En los últimos tiempos vemos un distanciamiento entre los intereses de las personas y la capacidad de las organizaciones para hacer una oferta de valor interesante. Las personas no se sienten identificadas con los objetivos corporativos.

Resumen:

Todos los directivos, y no sólo del de Recursos Humanos, tienen que asumir la responsabilidad de implicar a los trabajadores en el devenir de la empresa. Actualmente hay una cierta tendencia a distanciarse de los objetivos de la organización a la que estamos ligados. Existe un recelo observable entre los trabajadores del conocimiento que tiene que ser vencido con la práctica de un liderazgo eficaz. Ya dijo Drucker hace años que los jefes tienen la facultad de organizarse de la forma que estimen oportuno, pero siempre que traten de descubrir los puntos fuertes de sus colaboradores para sacarles el máximo partido.

Publicado en el número 206 de la revista, de enero de 2007

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.