Con el ascenso de la mujer a puestos directivos, muchas empresas organizan eventos para favorecer entre ellas el networking, con contenidos más femeninos y unos horarios que no perjudiquen la conciliación.

En España esta tendencia, más propia de otros países, empieza a instaurarse lentamente.

Recientemente, el diario británico Financial Times publicaba una noticia titulada El lado femenino de los eventos. En ella, Brooke Masters y Enriko Terazono hacían una radiografía de la práctica del networking en el mundo anglosajón. En Estados Unidos es muy habitual desde hace décadas que los directivos se reúnan, por invitación de alguna empresa, en unos grandes almacenes para hacer compras con fines benéficos, o en acontecimientos deportivos como el US Open de golf y la SuperBowl para pasarlo bien. La tarjetas de visita vuelan de mano en mano en estos actos, y se conservan como oro en paño, en un mundo en el que tejer una buena red de contactos profesionales no es importante, sino imprescindible.

Sin embargo, el ascenso de la mujer a puestos directivos, ha hecho que este tipo de eventos se multiplique, pero ahora diseñados por y para ellas. La oferta es variada: reuniones con escritores, sesiones de compras y maquillaje, así como veladas privadas con diseñadores de moda.

Hasta aquí todo bien, pero muchas mujeres directivas tienen problemas para atender a los hijos, la casa y el trabajo. Una noche fuera significa tener que organizar el cuidado de sus hijos y quizá no estén dispuestas a invertir tiempo extra en actividades relacionadas con el trabajo en lugar de pasarlo con la familia. Por eso, para los que convocan este tipo de eventos es muy importante organizar actos que merezcan mucho la pena para sus contactos, bien por el contenido o por una buena lista de invitados. Conseguir que sean personalidades importantes aumenta las probabilidades de asistencia. Según explica, Sara Wells, de la firma de cazatalentos Taylor Bennet, en el Financial Times: “Si la gente sabe que va a interactuar con mujeres interesantes e influyentes, aceptará la invitación”.

En nuestro país

Hace algunos años que la práctica del networking en eventos se realiza en España, sobre todo con el patrocinio de acontecimientos deportivos como el Master Series de Tenis, la Fórmula 1 o las carreras de motos; certámenes de moda como Gaudí o Cibeles; y fiestas de presentación o de entrega de premios, muchas veces en horario nocturno. Sin embargo, “todavía no parece que en nuestro país se haga el ejercicio de pensar en eventos sólo destinados al público masculino o femenino”, afirma Manuel Delgado, consultor de la agencia de comunicación y relaciones públicas Llorente y Cuenca.

Rocío Muñoz, coordinadora del departamento de eventos de la agencia de comunicación Ketchum Seis, cree que en España todavía no es muy común organizar actos destinados exclusivamente a mujeres. “Lo que sí intentamos es evitar, en la medida de lo posible, hacer eventos por la noche, porque suelen ir más hombres que mujeres, a no ser que sea destinado a un público joven e independiente” afirma Muñoz. De la misma opinión es Sonsoles Caro, organizadora de eventos especiales en Expansión Conferencias: “Nuestros actos siempre suelen ser por la mañana, en horario laboral, para no restar tiempo personal a los asistentes. Incluyen un desayuno o cóctel para que éstos puedan conocerse e intercambiar opiniones”.

Lo que si parece que empieza a copiarse de los países anglosajones son las veladas privadas con diseñadores de moda a las que antes hacíamos referencia. La firma David Delfín, por ejemplo, organiza mensualmente eventos en su espacio-tienda de Madrid, punto de venta único y exclusivo en España. A veces se presentan los avances de temporada pret a porter, pero otras se plantean actividades como un concierto acústico o una exposición de fotografías. “Invitamos a nuestros clientes más exclusivos. La idea es acercar el universo de la marca a nuestros compradores y crear espíritu de comunidad”, señala Déborah Postigo, directora de comunicación de la compañía.

Lo que también penetra en España es la tendencia de algunas compañías a organizar conciertos a medida. Deutsche Bank ha sido una de las pioneras. En 2005 invitó a sus ejecutivos a un exclusivo pase privado con la cantante estadounidense Mariah Carey y este año ha alquilado la Sala Oval del Museo Nacional de Arte de Cataluña para organizar una fiesta privada para sus mejores ejecutivos y clientes especiales con los mismísimos Rolling Stones. Tejer una buena red de contactos profesionales y, además, pasándolo bien, ¿quién no se apunta?

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.