Un estudio revela que la alta rotación, las extensas jornadas laborales y los bajos sueldos de los empleados del comercio de Barcelona provoca una caída del prestigio del sector y la desmotivación de los propios trabajadores. Representan el 78% de las empresas de la ciudad y dan empleo a más del 83% de los trabajadores, unas 200.000 personas. Es un sector altamente femenino (60,8% de mujeres) y joven. Más del 60% de los que trabajan en él tienen entre 25 y 44 años con un claro predominio de personas que sólo tienen estudios primarios (25%) y secundarios (34%). Es el comercio, un sector fundamental para la ciudad de Barcelona, que representa el 14% del PIB pero que no pasa por sus mejores momentos. Y no por cuestiones de crisis, que también. La alta rotación de empleados, las extensas jornadas laborales y los bajos sueldos han dado como resultado en los últimos años una caída del prestigio del sector y, como consecuencia, una falta de motivación por parte de los trabajadores que inevitablemente también se traduce en una caída de la atención de cara al cliente. Una situación que según los expertos sólo se combate con formación.

Es un círculo vicioso. Muchos empleados del sector comercial ven su trabajo como un mero trámite para entrar o seguir en el mundo laboral, no se implican, tienen un bajo nivel retributivo y no ven en el sector una salida profesional de prestigio. Como consecuencia, el empresario tampoco ve ningún tipo de implicación por parte del trabajador y no considera imprescindible invertir en la formación de sus empleados. Estos son a grandes rasgos los principales problemas que actualmente aquejan al sector comercial de Barcelona, según un estudio realizado por la consultora Beagle Consulting para el Ayuntamiento de Barcelona.

Un estudio que presentó ayer una de sus responsables, Mar Belmonte, y que también es especialmente crítico con los cursos formativos que actualmente se están impartiendo en la ciudad. Los principales problemas, según las conclusiones del análisis, es que se trata de una formación que está "muy diluida, hay problemas de acceso - por motivos de precio y de horarios-,no se percibe como necesario ni por parte del empresariado ni por muchos trabajadores, está poco adecuada a las necesidades del sector y muchos de los cursos no son homologables".

Ante todas estas cuestiones que el estudio identifica como retos y necesidades del comercio, el análisis concluye en sus recomendaciones que la administración difunda los casos de éxito en recursos humanos - que fomenten la conciliación, la carrera profesional y la formación-,y que colabore más con los comerciantes en materias como la formación. El concejal de Comercio y Pymes del Ayuntamiento de Barcelona, Roger Pallarols, explicó ayer que el informe, que se enmarca en el Pacto por el Empleo de Calidad, intenta adecuar el capítulo formativo del sector a las necesidades actuales y venideras: "Barcelona continua recibiendo visitantes pese a la crisis. Por lo tanto, necesita una oferta más especializada que sea capaz de atender residentes y gente que nos visita". Pallarols reconoció que el conocimiento de idiomas es un reto de toda España, incluida Barcelona, porque hay un bajo nivel en relación al resto de Europa, una carencia que muchos nuevos vecinos y jóvenes suplirían "si vieran en el comercio una salida profesional digna", según las conclusiones de Belmonte.

Al presidente de la Fundació Barcelona Comerç, Joan Mateu, no le han sorprendido los resultados, "aunque aporta cosas nuevas como el hecho de que no todo el mundo puede ser botiguer,un tema en el que debemos profundizar y más en un momento de crisis donde muchas personas han visto una salida laboral en el comercio y muchos han visto como fracasaba su negocio". Sobre todo no le ha sorprendido las conclusiones en materia formativa: "Ni el empresario ni el trabajador acaban de ver necesario formarse, y si no es un deseo personal, no lo harán", comenta. Y aunque se declara pesimista en este aspecto, considera necesario crear un lugar - "la casa del comercio"-"donde todo nos encontremos para hacer una estrategia común. Unificar toda la oferta formativa para que tenga fuerza, coherencia y credibilidad".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.