El informe PISA elaborado por la OCDE pone de manifiesto en una presentación simultánea en varios países la gran diferencia existente entre regiones españolas que hasta ahora apenas se había detectado porque no todas participaban.

El informe PISA elaborado por la OCDE, que analiza la compresión lectora y las capacidades matemáticas y científicas de los alumnos de 15 años en 65 países del mundo, puso de manifiesto ayer en una presentación simultánea en varios países la gran diferencia existente entre regiones españolas que hasta ahora apenas se había detectado porque no todas participaban. A falta todavía de incorporarse Castilla-La Mancha, Extremadura y la Comunidad Valenciana, se puede concluir que Murcia, Andalucía, Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla han sido las comunidades que más han lastrado los resultados de España y donde más deben incidir las políticas educativas.

Por el contrario, el norte, con Castilla y León a la cabeza, marca la diferencia en los tres bloques educativos analizados. Así, mientras que en comprensión lectora Castilla y León ocupa junto con Madrid y Cataluña, la sexta, séptima y novena posición del mundo, tan solo por detrás de Corea del Sur, Finlandia, Canadá, Japón y los Países Bajos, las comunidades del sur español y las islas se encuentran entre quienes arrojan peores calificaciones. Y algo similar ocurre con los conocimientos matemáticos y científicos.

Para Rosa Peñalver, directora general de Evaluación y Cooperación Territorial, "es cierto que existe una serie de comunidades autónomas que se encuentran en el primer nivel, pero también hay que destacar que las diferencias entre regiones españolas apenas llegan a un 4% y no son tan relevantes como parecen".

El sindicato de profesores independientes ANPE y CC OO, sin embargo, no lo ven así. El primero ha asegurado que estas diferencias regionales "anulan toda propuesta de equidad en el sistema", por lo que es preciso "intervenir con decisión" en el sistema educativo. CC OO va más allá y señala su "preocupación" por las diferencias que existen no solo entre las comunidades autónomas, sino entre centros y dentro de propio centro.

A pesar de ello, los estudiantes españoles han conseguido esta vez mejorar sus calificaciones globales, aunque todavía no lo suficiente como para situarse al mismo nivel de la media de la OCDE. Obtienen de media 481 puntos en la comprensión de los textos, en línea con algunos países europeos de su entorno, como Reino Unido (494), Portugal (489) o Italia (496), pero lejos de los 539 puntos de Corea del Sur o los 536 de Finlandia. Esto supone 20 puntos por encima de la evaluación anterior pero también 12 puntos por debajo de lo alcanzado en la media de la OCDE (493).

Algo parecido ocurre al observar la evaluación en matemáticas. Los alumnos españoles han mejorado en tres puntos en el último informe PISA, pasando de una puntuación de 480 en el ejercicio 2006 a 483 en esta edición, un nivel similar al que tienen Reino Unido (492), Estados Unidos (487), Portugal (487) e Italia (483), pero a la vez muy alejado de la calificación de Shanghái-China con 600 puntos. Además, la excelencia en matemática solo la tienen en España el 8% del alumnado frente al 13% de la OCDE.

En conocimientos científicos, los estudiantes españoles se han mantenido respecto al informe anterior. Ocupan el puesto 36 con una puntuación de 488 frente a los 496 de la media. También en este caso mantienen las mismas aptitudes que sus vecinos europeos, como Francia (498), Suecia (495), Austria (494), Portugal (493) e Italia (489).


Solo un 3% de los alumnos comprenden todo lo que leen

De los 27.000 alumnos que se presentaron a la prueba en España el año pasado, de 910 centros distintos, solo un 3% llegaron a los rendimientos más altos en comprensión lectora frente al 8% de la media de la OCDE.

Si tenemos en cuenta que algunos de estos textos no presentaban una gran dificultad, como el caso de un documento que explicaba cómo cepillarse los dientes y donde el estudiante debía señalar de qué trataba, la respuesta resulta preocupante.

Alarmante también es que en el nivel 1, donde existe un riesgo de no poder afrontar con suficiente garantía de éxito los retos formativos posteriores a la educación obligatoria, Cantabria, Asturias y Galicia tengan un 18% de su alumnado; Navarra, País Vasco y La Rioja, alcancen entre un 14% y 17%, y Castilla y León, Madrid y Cataluña solo tengan un 13%.


El 36% de los estudiantes ha repetido una o más veces

Otra de las conclusiones destacadas del informe PISA 2009 en lo que se refiere a España y que nos diferencia del resto de países es el alto número de estudiantes repetidores. El 36% de los alumnos que se examinaron para esta prueba estaban matriculados en segundo y tercero de ESO, por lo que habían repetido uno o dos cursos. Pero lo más llamativo es que a pesar de haber vuelto a cursar los mismos estudios, no presentaban ningún avance.

"Actualmente existe un 10% de alumnos que repiten una vez y un 16% que repiten más veces y que cuando cumplen 15 años no obtienen mejores respuestas que sus compañeros de menor edad, por lo que vemos que la repetición no es la solución", ha comentado Rosa Peñalver, directora general de Evaluación y Cooperación Territorial.

Acceso a más información en el portal del Ministerio de Educación: http://www.educacion.es/horizontales/prensa/notas/2010/12/informe-pisa.html

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.