Las empresas se quejan de que resulta muy difícil encontrar técnicos informáticos. Pero el Colegio de Ingenieros en Informática replica que el problema no es la falta de profesionales, sino que están mal pagados y tienen un escaso reconocimiento social.

Ausencia de regulación profesional, intrusismo laboral y un reconocimiento social más bien escaso. Éstas son algunas de las duras condiciones a las que deben enfrentarse los ingenieros informáticos en su práctica diaria. O, al menos, así lo denuncia el decano del Colegio Oficial de Ingeniería Técnica en Informática de Catalunya, Albano Sánchez-Ossorio. "No somos una profesión respetada. Teniendo en cuenta la responsabilidad que soportamos y todo el tiempo que dedicamos a nuestro trabajo, nuestros sueldos son pésimos".

Sánchez-Ossorio cree que "son excepcionales" los casos de empresas que recompensan con grandes sumas de dinero a los empleados que les recomiendan profesionales de la informática válidos, como sucede en Raona, una firma que puede llegar a pagar hasta 4.000 euros por un buen fichaje. "Eso pasa muy pocas veces", resume. Su argumento es que "si las empresas no encuentran empleados no es porque no los haya, sino porque este trabajo, en general, está mal pagado".

Albano Sánchez-Ossorio explica que, tras la licenciatura, los sueldos no suelen superar los 1.000 euros al mes durante el primer año. Con experiencia, el salario puede subir hasta los 1.500, pero para lograr este aumento, como mínimo, se requieren cuatro o cinco años de práctica empresarial. Y en algunos casos, ni el título de doctorado asegura cobrar un buen sueldo. "Dos amigos míos que son doctores están cobrando alrededor de unos 24.000 euros brutos al año", dice Sánchez-Ossorio.

La profesión es muy exigente, ya que los informáticos deben reciclarse constantemente. Los nuevos programas y los avances tecnológicos comportan que el estudio sea una obligación del día a día. Además, cuando un ingeniero diseña un programa específico para un cliente, también tiene que ofrecerle mantenimiento. "Si un servidor falla, la empresa no puede trabajar. Por eso debemos estar disponibles las 24 horas del día durante las 365 jornadas del año", apunta. "A eso hay que añadir que la gente asocia nuestra profesión a un grupo de freakies".

"La gente sabe que, para construirse una casa, debe acudir a un arquitecto. Sin embargo, nadie piensa que para diseñar una base de datos haya que contratar un ingeniero informático", se queja. Al regular una profesión, entre otros aspectos, se le asignan unas actividades exclusivas. La falta de regularización "nos lo pone más difícil", explica. Y añade: "Los errores informáticos son actualmente la excusa perfecta para empresas y organismos".

La única restricción para ejercer la ingeniería informática pasa por tener el título universitario. La carrera es relativamente nueva y no le faltan estudiantes. "Actualmente hay alrededor de 100.000 alumnos en todo el Estado. Sin embargo, los jóvenes no son tontos - advierte el decano-. Ven que la dificultad de la carrera y los sueldos a los que pueden aspirar no se corresponden".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.