La Comisión Europea pedirá a los socios de la Unión que eleven la edad de jubilación como medida para solventar los problemas económicos generados por la preocupante ratio de población activa y la jubilada.

La Comisión Europea atacará esta semana la abultada factura de las pensiones que amenaza las cuentas públicas de la Unión, para lo que el próximo miércoles emplazará a los socios a elevar la edad de jubilación y convertirá este asunto en el eje del debate sobre la viabilidad de las finanzas públicas.

"A menos que la gente, cada vez más longeva, no alargue también su vida laboral, no será posible mantener la nómina actual de las pensiones, o habría que elevar el gasto hasta hacerlo insostenible", señala la edición de este lunes 5 de julio del diario Financial Times.

El preocupante ratio de la población activa y la jubilada, dado el envejecimiento demográfico en el contienente hace necesario plantearse la necesidad de una reforma en profundidad del sistema de pensiones: Actualmente, por cada por cada ciudadano retirado de más de 65 años sólo hay cuatro personas trabajando, y se calcula que en el 2060 esta proporción se reducirá a la peligrosa proporción de uno de cada dos. "Sólo se podrían sostener los sistemas públicos de pensiones asegurando que el tiempo de la jubilación no aumente en comparación con el tiempo que se dedica al trabajo", señala el documento citado por FT, "lo que significa que la soluación es elevar la edad de jubilación".

Las pensiones europas son las más generosas en cualquier otro lugar del mundo, dado que los trabajadores tienden a retirarse cada vez más pronto: en Francia los trabajadores se jubilan antes de los 59 años, comparados con los 65 años de Estados Unidos y los casi 70 de Japón, a pesar de que la esperanza de vida es similar en los tres paíse, se acuerdo con informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

En parte por las tendencias demográficas adversas -baja natalidad y pensiones masivas en la generación del 'baby-boom '- y en parte por la crisis financiera, los fondos para pagar la jubilación de los europeos se están agotando, por lo que todos los países se están viendo obligados a instaurar políticas a largo plazo para asegurar la sostenibilidad de estos pagos.

Todos por igual

Así, en Francia, el presidente Nicolas Sarkozy quiere aumentar dos años la edad de jubilación legal, al igual que España, que además ha congelado la nómina de las pensiones contributivas para el año que viene como parte de su programa de austeridad para contener el déficit, mientras Grecia ha tomado medidas similares que han provocado la furia de los sindicatos de trabajadores.

El documento que se presentará pasado mañana reconoce que que los miembros de la UE están al cargo de sus políticas públicas en materia de pensiones, aunque recuerda que la crisis de la eurozona ha otorgado a Bruselas nuevas compentencias en "governanza económica" y tiene más capacidad y poderes para imponer leyes que afecten a todos los socios.

Asimismo, la CE critica que el marco legal que supervisa las pensiones está "fragmentado e incompleto", lo que abre la posibilidad de desarrollar e imponer una nueva legislación más homogénea que armonice todas las políticas del bloque en esta materia.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.