Los médicos de familia, ginecólogos, anestesistas y pediatras que ejerzan en centros sanitarios del Institut Català de la Salut (ICS) podrán ejercer en Catalunya hasta los 70 años, si lo desean y están en condiciones de seguir con su trabajo asistencial.

Así lo ha anunciado la consellera de Salut, Marina Geli, que ha especificado que la medida persigue el objetivo de paliar el déficit de profesionales en estas áreas.

La excepcionalidad de esta medida, que, según ha avanzado Geli, "no tendrá carácter retroactivo" y que se aplicará cuando se apruebe el plan de recursos humanos que prepara el Govern "para finales de año", se debe a la falta de médicos de estas especialidades, "que son las más deficitarias de todo el país".

Además, en algunas regiones sanitarias de Catalunya esta medida excepcional será aplicable solo a especialidades concretas, que serán aquellas en la que se detecten mayores necesidades. De esta medida, quedarán excluidos los cargos directivos, como los jefes de servicio, que se jubilarán obligatoriamente a los 65 años, si bien podrán seguir hasta los 70 en tareas asistenciales, aunque se les respetará el salario que tengan en ese momento.

Capacidad funcional

El Ejecutivo catalán jubiló en junio del 2004 a un total de 419 doctores del servicio público, de los que 83 eran médicos de familia y 47, pediatras, en aplicación de la ley española, que fija la jubilación forzosa a partir de los 65 años, en lugar de los 70.

No obstante, la norma deja abierta una puerta a que los médicos puedan prolongar su servicio hasta los 70 años "siempre que quede acreditado que reúnen la capacidad funcional necesaria para ejercer la profesión" y que la prolongación "sea autorizada por el servicio de salud correspondiente", en función de las necesidades.

Geli ha explicado que el Consell de la Professió Mèdica de Catalunya acordó por unanimidad en el último plenario que se estudiara de nuevo el tema de las jubilaciones, y que a partir del 2008, cuando se apruebe el nuevo estatuto del personal sanitario, ya se podrán aplicar estos cambios.

La figura del emérito

También se está revisando la vía de los eméritos, una distinción que se da a médicos jubilados que han acreditado una trayectoria especialmente relevante en el campo de la asistencia, la docencia y la investigación en el ámbito de las ciencias de la salud, y que les permite desarrollar actividades de consultoría y docencia.

Geli también ha explicado que se está estudiando, junto con el departamento de Treball y la Seguridad Social, flexibilizar la jubilación de las enfermeras para que las que trabajan con mayor carga asistencial, como las de planta de un hospital, puedan jubilarse a los 60 años.

También se quiere crear para este colectivo sanitario la figura de enfermeras eméritas, para que las que quieran y puedan sigan en activo a los 70 años, "porque dentro de la profesión hay muchos tipos de enfermería".

Mapa sanitario

La titular de Salut también explicó que se está haciendo un mapa para saber cuantos médicos y enfermeras se han incorporado en los últimos 10 años al sistema sanitario catalán, cuántos proceden de fuera de Catalunya, cuántos vienen de forma espontánea o se contratan en origen, para poder hacer un previsión real de las necesidades de la próxima década.

Además, se contabilizará el número de médicos que salen de las facultades catalanas y los que se marchan al terminar su formación, ya que, según asegura la consellera, ha crecido espectacularmente el número de estudiantes de medicina que vienen a Catalunya a formarse, pero luego regresan a sus lugares de origen.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.