El dominio del inglés continúa siendo una excepción en el currículum de la mayor parte de los españoles. En un mundo globalizado, los expertos critican el método de enseñanza y lamentan la ausencia de cine y televisión en versión original.

"En su currículum afirma que usted habla inglés… ¿Tiene algún título que lo certifique?" "Eh… Bueno, no, pero tengo un nivel medio. Ya sabe, lo entiendo, pero no lo hablo del todo bien" ¿Les es familiar esta escena? A la mayor parte de los departamentos de Recursos Humanos de empresas españolas, sí. Un 46% de los españoles asegura hablar inglés bien o muy bien; esta cifra se reduce al 33% si se trata de entender el idioma, y al 23% cuando se les pregunta si lo hablan con fluidez. De éstos, sólo el 16% podría certificarlo con un título, según el informe Ipsos-Océano Idiomas: El conocimiento del inglés en España. "Hay muchos mitos sobre el aprendizaje de una lengua. Mucha gente dice que sabe escribir, pero no hablar... Eso es imposible", asegura Gabriela Allmi, directora en España de ETS Europe, creador de Toefl y Toeic, las pruebas oficiales de inglés más utilizadas del mundo. Según Xavier Domenech, gerente de Oceáno Idiomas, aprender bien una lengua "es como construir un rompecabezas, donde con esfuerzo y constancia se deben reunir todas las piezas: realizar cursos, viajar al extranjero, ver películas en versión original o escuchar música en inglés".

En España cada vez viajamos más, las academias de idiomas son un negocio en auge y el Ministerio de Educación aumenta anualmente el presupuesto dedicado a fomentar el aprendizaje de inglés –este verano ha concedido becas a 53.000 jóvenes para que realicen cursos de inglés en el extranjero–. ¿Dónde está el problema? "La inmadurez, la falta de experiencia. La causa principal es que los españoles nos hemos dado cuenta demasiado tarde –a mediados de los ochenta– de lo importante que es hablar otras lenguas, con la entrada de nuestro país en la Comunidad Económica Europea (CEE) y la llegada de las grandes multinacionales", explica Ginés Méndez, director general del grupo Berlitz Idiomas.

Los datos avalan esta teoría: España fue el último país de la UE en introducir el aprendizaje de un segundo idioma en 1997, y limitado sólo a las comunidades autónomas que no tenían lengua vernácula. De ahí que en países como Luxemburgo, Dinamarca, Países Bajos o Suecia más del 80% de la población sea capaz de mantener una conversación en un idioma extranjero, según datos del último Eurobarómetro.

Pero no hay que perder la esperanza: el Informe Ipsos-Océano Idiomas incide en que la inmensa mayoría de los españoles considera básico el aprendizaje de inglés, y es el segmento de población entre 55 y 64 años el que más insiste en el aprendizaje de la lengua de Shakespeare. Las nuevas generaciones se lo toman en serio: los jóvenes entre 16 y 24 años son los que puntúan más alto en el conocimiento de inglés. Aun así, un 34% de ellos considera que lo habla "mal" o "muy mal".

Qué ocurre

Arturo Parada, director del departamento de Traducción y Lingüística de la Universidad de Vigo, explica que "los españoles estamos acostumbrados a estudiar idiomas de una manera pasiva, a copiar apuntes, sin poner nada, o poco, de nuestra parte. Para el aprendizaje de una lengua extranjera es una actitud fatal". En su opinión, el método de enseñanza tampoco es el más adecuado: "Persisten usos que corresponden a estadios anteriores en la enseñanza de idiomas, o que están determinados para el estudio de lenguas clásicas, de objetivos muy distintos". Parada contrapone nuestro sistema al utilizado en los países nórdicos, donde los alumnos son prácticamente bilingües en inglés. "Se enseña desde muy temprano de forma casi exclusivamente práctica", explica. También cita a Portugal, "donde el inglés que se habla suele ser magnífico".

Otro de los factores que incide en la baja puntuación de los españoles en idiomas es el doblaje de películas y series de televisión, habitual en España. "Todos los países europeos, excepto España e Italia, ven las películas y la televisión en versión original. Esto ayuda muchísimo, sobre todo al oído. Pero en España es muy difícil de cambiar, especialmente porque los canales de televisión se guían por los índices de audiencia", señala Méndez.

Lo que falla en el aprendizaje

- La carencia de medios técnicos y la insuficiente carga lectiva que tienen los idiomas en los currículos escolares.

- Los profesores de inglés en los colegios han sido, en numerosas ocasiones, reciclados con cursos rápidos de este idioma.

- El método de enseñanza no es el más adecuado, según los expertos: "Persisten usos que corresponden a estadios anteriores en la enseñanza de idiomas o que están determinados para el estudio de lenguas clásicas".

- Elevada ratio de alumnos en las clases.

- El doblaje de películas y series de televisión: Todos los países europeos, excepto España e Italia, ven los filmes y la televisión en versión original.

- El español es un idioma con un sistema fonético sencillo que dificulta la adquisición de nuevos sonidos y, por lo tanto, la correcta pronunciación de los idiomas correspondientes.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.