Los trabajadores preferimos el correo electrónico al teléfono a la hora de contactar con otros colegas y con los clientes en el entorno laboral, sobre todo si podemos utilizarlo desde el móvil. Para la mayoría, va ligado a una mejora de la productividad.

A la hora de comunicarse con sus colegas y clientes, ¿prefiere el correo electrónico o el teléfono? Si ha respondido con la primera opción, sepa que no está solo. La mayoría, sorprendentemente, prefiere el e-mail. El correo ha sobrepasado al teléfono como método preferido de conversación en el mundo empresarial, según una encuesta realizada por la compañía Dimension Data a 524 empresas de Europa, Estados Unidos y Oriente Medio. Prácticamente, la totalidad de los encuestados —el 99,6 %— preferían los mensajes a otras formas de comunicación como las llamadas desde teléfono fijo o móvil o la mensajería instantánea. Por orden de preferencia, el e-mail ocupa la primera posición, seguido del teléfono fijo, el teléfono móvil, la mensajería instantánea y los blogs.

La clasificación se centra exclusivamente en el uso profesional de estas herramientas y difiere en la preferencia expresada en el ámbito personal. Rob Lopez, uno de los responsables del estudio, asegura que «en estos días hay una enorme variedad de formas de comunicación en los entornos empresariales, pero la mayoría de los trabajadores prefiere los medios electrónicos».

Los motivos son variados, aunque el 70% considera que, en general, el uso del e-mail supone un aumento de su productividad. Algunos creen que les posibilita centrarse mejor en las prioridades de los trabajos, otros consideran que su principal ventaja frente al teléfono es que permite volver sobre una conversación para comprobar un dato o que ofrece seguridad en la toma de decisiones cuando se trabaja en grupo, ya que queda constancia de qué empleado dijo qué y los motivos por los que lo hizo. A cambio, el correo tiende a considerarse como una forma de comunicación susceptible de ser interceptada y con propensión a los fallos de seguridad. El spam sigue considerándose como la principal molestia de esta herramienta, a pesar de que los filtros han mejorado de forma perceptible en los últimos años.

Las nuevas formas de comunicación emergentes, como la mensajería instantánea o los blogs, son consideradas mucho menos efectivas a la hora de facilitar el dialogo entre los compañeros de trabajo ya que a menudo se usan con propósitos no profesionales, tienden a ser intrusivos y pueden demandar —en el caso de la mensajería instantánea— una atención constante.

Las bondades del correo electrónico aumentan si se independizan del ordenador sobremesa y se asocian al teléfono móvil o a la agenda electrónica. Las soluciones de correo móvil push, que permiten recibir los mensajes en el teléfono en el mismo momento que llegan al buzón, son, según los trabajadores encuestados, la mejor forma de estar en comunicación tanto con la empresa como con los clientes. Así, según un estudio de la firma Brockmann & Company, instalar una solución de correo electrónico móvil en la empresa aumenta la satisfacción del empleado en un 55% y la del cliente en torno a un 21%. Sólo uno de cada cinco trabajadores considera que el correo móvil no aporta ventajas frente al correo electrónico tradicional y no mejora su productividad de forma significativa.

El estudio, para el que se consultaron medio millar de empresas de todo el mundo, concluye afirmando que, en general, la gran mayoría de los empleados considera la integración del móvil con el teléfono como una de las mayores mejoras que se pueden realizar en el entorno del trabajo. Se estima que un usuario que cuenta con una solución de correo electrónico push es capaz de recibir y contestar a un 16% más de mensajes que un trabajador que necesite estar delante de la pantalla de un PC.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.