El Estatuto que entrará en vigor el próximo enero, introduce beneficios significativos tanto para empresas como para trabajadores y sindicatos chinos. Pero lo más importante es que uniformizará las prácticas laborales de esta economía en plena expansión.

La nueva ley laboral china ha sido preparada para dar más derechos a los trabajadores, aunque también da algunas ventajas a las empresas. Podría ser de ayuda para que ambas partes saliesen ganando.

En el camino hacia la ley, que se aprobó el pasado mes de junio y entrará en vigor el próximo enero, los grupos empresariales advirtieron que el Estatuto podía terminar dañando la economía china al proteger demasiado a los trabajadores. Según algunos analistas, la versión final de la ley, restringe la autoridad de los dirigentes empresariales. Pero la ley también incluye algunos puntos que no parecen ser tan malos para las empresas. Por ejemplo, los despidos masivos podrían facilitarse y los trabajadores con salarios altos tendrán restricciones en las indemnizaciones por despido.

Más allá, algunos analistas creen que la nueva ley será beneficiosa para todo el mundo. Jill Malila, directivo en China de Mercer HR Consulting, afirma que la Ley viene a proporcionar una claridad muy necesaria en las relaciones laborales de China.

Agitación económica

El mercado laboral chino es aún joven para los estándares occidentales. El gobierno comunista solo lleva experimentando con el capitalismo desde hace tres décadas. La nueva ley laboral es parte de un esfuerzo gubernamental más amplio para equilibrar el vertiginoso crecimiento económico con el objetivo de conseguir una “sociedad socialista armoniosa”. Las reformas en el mercado han generado una gran riqueza y han reducido los niveles de pobreza, pero han venido acompañadas de un gran crecimiento de la desigualdad y de muchas noticias de explotación laboral.

China ha afrontado decenas de miles de protestas durante los últimos años, muchas de ellas relacionadas con el ámbito laboral: bajos salarios, impago de atrasos, falta de seguro para la jubilación o compensaciones inadecuadas por los despidos, son citados como los principales motivos de conflicto. Algunos expertos afirman que la mayor parte de abusos laborales se dan entre las empresas de propiedad china y no entre las de capital extranjero. De cualquier modo, la ley se aplicará para todos.

A diferencia de Norteamérica, donde tanto la empresa como el trabajador pueden dar por terminada una relación laboral sin dar motivo alguno, el sistema chino se basa en los contratos. La nueva legislación quiere mejorar ese sistema así como “especificar los derechos y obligaciones de las partes en los contratos laborales, para proteger los derechos e intereses lícitos de los trabajadores y construir y desarrollar unas relaciones laborales armoniosas y estables”.

Entre las 98 provisiones de la Ley se encuentra el requerimiento para crear un contrato por escrito durante el primer mes desde el día en el que un empleado empiece a trabajar en su puesto. Las empresas que no lo hagan a tiempo serán castigadas a pagar a dicho trabajador el doble de su salario mensual.

Se detallan bien los elementos necesarios para todos los contratos: la descripción del puesto, la compensación y las horas de trabajo. El nuevo decreto también especifica las condiciones limitadas con las que se pueden terminar los contratos, como la incompetencia o una violación seria de las normas, por ejemplo.

Se contemplan protecciones para los trabajadores temporales, como su derecho a ganar el mismo sueldo que los que trabajadores fijos. Cuando haya despidos masivos, la ley indica a las empresas que deben priorizar la retención de los trabajadores que sean el único sustento de sus familias o que tengan menores o ancianos a su cargo.

También incluye medidas para ayudar a los trabajadores que hayan perdido su empleo: en determinadas situaciones será obligatorio el aviso de despido con treinta días de antelación y el pago de el salario de un mes por año trabajado.

Poner freno al abuso laboral

“Solamente la obligación de los contratos por escrito con el plazo de un mes ayudará mucho a detener los abusos que se cometen con millones de trabajadores emigrantes”, afirma Tim Costello, Codirector de Global Labor Strategies. Según él, muchos trabajadores, huidos en masa de las zonas rurales para trabajar en fábricas, no reciben ningún contrato con el que poder reclamar sus derechos si su empresa no les paga.

También opina que las normas sobre la indemnización por despido serán de gran ayuda para los trabajadores, dado el alto nivel de rotación laboral chino y las pocas ayudas que se dan a los trabajadores desplazados.

En la redacción del Estatuto, las autoridades chinas han tomado muchas cosas prestadas de Alemania y otros países europeos, explica Andreas Lauffs, Jefe para China de la firma multinacional de abogados Baker & McKenzie. Por ejemplo, comenta que la ley otorga bastante responsabilidad para los sindicatos y los congresos de representantes de los trabajadores, estos últimos similares a los comités de trabajadores europeos.

La cuestión de la autoridad sobre la normativa laboral ha estado continuamente en discusión durante el último año. Un borrador de la ley indicaba claramente que los empleados o sus representantes podían bloquear las normas de las compañías. Sin embargo, en la versión final de la ley, el lenguaje se ha suavizado con respecto al poder de los empleados para poder bloquear normativas, dando una serie de ejemplos de normas que no se pueden cuestionar de ningún modo.

El proceso de aplicación

La aplicación de reglas laborales y otras regulaciones en China ha sido históricamente accidentada. El sindicato de trabajadores oficial, la Federación de Sindicatos de China, ha sido criticada por conspirar con las empresas y ayudar poco a los trabajadores.

Pero hay motivos para creer que las cosas están cambiando en el frente laboral, según Lauffs. Con el impulso de los más importantes líderes chinos, el sindicato oficial se ha organizado también en las compañías con capital extranjero. Por ejemplo, se han establecido sindicatos en las tiendas Wal-Mart de China. Los sindicatos pueden jugar un papel importante en asegurar la aplicación de la ley en todos los sectores.

Por otro lado existe la reivindicación nacional de conseguir una sociedad más equilibrada. La necesidad de mayor protección laboral se puso de manifiesto recientemente por las alegaciones contra el trabajo en condiciones casi de esclavitud de las fábricas de ladrillos. Según noticias recientes, las autoridades rescataron centenares de personas que habían sido obligadas a trabajar durante muchas horas seguidas en los hornos. Entre los rescatados había docenas de niños, aunque este último dato fue obviado por los medios chinos.

Despidos e indemnizaciones más sencillos

Parece ser que la nueva legislación no solo se preocupa de los trabajadores. Lauffs explica que una cláusula facilita nuevas bases legales para el despido masivo (definido como la reducción de fuerza de trabajo de una empresa en 20 personas o de un 10% o más del total de empleados). Además de los supuestos lógicos como la quiebra o dificultades serias en la producción, otro motivo para el despido puede ser que un “cambio importante en las circunstancias económicas objetivas, haga irrealizables los contratos durante su tiempo de duración.”

El Estatuto también pone límites a las indemnizaciones por despido de los trabajadores con salarios más altos. Si el salario mensual de un empleado es más del triple de la media salarial de la región en la que vive, su indemnización queda restringida a esa cifra a razón de una mensualidad por año trabajado. Por otro lado, el cálculo de la indemnización por antigüedad también queda restringido a un máximo de 12 años. Lauffs cree que esta normativa afectará sobretodo a los ejecutivos chinos que ganan más dinero, incluyendo a los expatriados que trabajan en el país.

Relajar la ley sobre los despidos masivos puede que no sea una bendición para las empresas chinas, según Teresa Woodland, una consultora empresarial que trabaja en Beijing. Ella cree que las empresas generalmente siguen creciendo con el boom del país y que los mayores despidos deberán seguir siendo pactados con los líderes gobernantes locales. Aún así, Woodland es optimista con que la nueva ley ayude a las empresas en China. También permite a los trabajadores de las empresas más abusivas, la posibilidad de protegerse sin tener que recurrir a las protestas.

Costello, de Global Labor Strategies, desea que la ley vaya más lejos y autorice la creación de sindicatos independientes. También teme que las excepciones que contempla la ley para los trabajadores a tiempo parcial puedan llevar a nuevos abusos. De todas formas, en líneas generales, él cree que es una “buena ley”. Costello cree que la nueva norma finalmente beneficiará tanto a las empresas como a los trabajadores. Desde su punto de vista, unos trabajadores más dignamente pagados y con mayor seguridad laboral, se convertirán en buenos consumidores. “Puede hacer aflorar un enorme mercado en China. Esta ley es un buen paso en esa dirección”, concluye.

Acceso a la noticia: http://www.workforce.com/section/09/feature/25/09/64/index.html

* Frauenheim, Ed. “China’s Contract Law: Something for Everyone”. Workforce Management Online, 20/08/2007. (Artículo consultado on line: 18/09/2007)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.