Cualquier gran compañía que se precie tiene ya un centro de formación corporativo. El fenómeno refleja el interés de las grandes del Ibex por la preparación de sus líderes del futuro. La mitad de las empresas del Ibex tienen ya su universidad corporativa.

Las empresas españolas tienen verdaderos problemas para cubrir las plazas de ingenieros en el exterior ', explica José Ángel Fernández Izard, director de la universidad corporativa de Unión Fenosa. La compañía eléctrica se enfrenta con frecuencia a la contratación de empleados de alto nivel que deben pasar tres años en Egipto o cinco en Colombia. 'La formación que ofrece una empresa con universidad corporativa se ha convertido en un valor atractivo a la hora de fichar '. Fernández Izard explica así la ventaja competitiva que les proporciona en su caso el campus de Puente Nuevo (Ávila). 'Es el elemento que decanta la balanza. El ingeniero, con toda seguridad, escogerá trabajar con quien se comprometa con su desarrollo profesional '.

La mitad de las empresas del Ibex tienen ya su universidad corporativa. Banesto, BBVA, Endesa, Ferrovial, Santander, Unión Fenosa, Iberdrola, Telefónica, NH y Fnac son algunas de las que cuentan con estas entidades, aunque en diferentes fases de desarrollo. Los proyectos son tan diferentes entre sí que cuesta definir de qué estamos hablando. Algunas compañías han centralizado en ella la formación que han impartido siempre, mientras que otras la utilizan como una especie de centro de preparación de los que ha identificado como sus directivos del futuro.

Las primeras universidades corporativas surgieron en EE UU hace unos 20 o 30 años, según explica Antonio Núñez, profesor de la escuela de negocios IESE y responsable de los programas in-company (hechos a medidas de las empresas). 'Empezaron a hacerlo por puro problema de volumen de formación, era más practico centralizarla toda en un campus, y a la vez aprovechaban a los altos mandos como profesores a la hora de transmitir sus conocimientos '. Pero este esquema está en revisión, 'en cierta manera se han dado cuenta de que lo que ellos saben hacer es su negocio y que la formación no es lo suyo, y están volviendo a externalizar algunos departamentos '.

En España la primera universidad corporativa fue la que Unión Fenosa creó en el año 2000. La mayoría de las surgidas desde entonces corresponden a un modelo mixto, que combina la formación impartida por profesores que son empleados o directivos de la compañía con la que proporcionan los profesores de escuelas de negocios contratados especialmente.

La mayoría de las empresas ligan el concepto de universidad corporativa a un espacio físico, a un campus. 'A esta decisión también se llega por cuestiones de volumen y de economía de escala ', explica Núñez, 'acaba siendo más barato tener un campus que estar continuamente pagando hoteles a los directivos y empleados desplazados que reciben formación '.

Pero tener un espacio concreto destinado únicamente a la formación no garantiza un compromiso serio con ésta. 'Si al departamento de formación le pones la etiqueta de universidad y continuas haciendo lo mismo que siempre, no sirve para nada ', afirma Joan Rovira, responsable de Universitas Telefónica. 'Nosotros no consideramos que la preparación que necesita un trabajador para desempeñar su trabajo de cada día tenga que incluirse, eso es formación operativa, que es otra cosa. ' En su opinión sólo los conocimientos estratégicos son objetivo del nuevo departamento. Aunque la compañía no tendrá su campus de La Roca del Vallés (Barcelona) listo hasta finales del año que viene, los cursos han empezado este año. Alrededor de 1.000 trabajadores (de los 23 países en los que está presente la operadora) han recibido clases en un hotel de Barcelona. Entre esos 1.000, se encuentran, presumiblemente, los que en el futuro dirigirán las riendas de la compañía.

Los profesores, en el caso de Telefónica, no son internos, 'contratamos a los mejores de las mejores escuelas de negocio del mundo ', explica Rovira. Las materias estrella en los programas hechos a medida son el liderazgo, la manera en que se puede conseguir que la innovación circule por la empresa y conocimientos estratégicos para el futuro. El campus de La Roca será la única sede de Universitas Telefónica en todo el mundo. 'La integración es una de las claves de nuestra estrategia futura. Hemos suprimido las divisiones por tecnologías, hemos unido móviles, fijos, Internet y, por eso, la clave en la formación de nuestros futuros directivos tiene que ser la misma: integración '.

Otra de las claves que permite valorar la seriedad de una universidad corporativa es si la formación es un asunto que depende del consejo de administración o del departamento de recursos humanos. 'Por encima de las modas, o del empaquetado que le quieran poner, hay que ir más allá y ver si estos temas preocupan al primer nivel de dirección, si se trata de una apuesta decidida, porque puedes tener una universidad corporativa y no creer en nada de esto ', explica Núñez.

Selección y retención de talento

Las universidades corporativas se están convirtiendo en muchos casos en un espacio físico y conceptual en el que formar a los directivos del futuro. Las experiencias de Unión Fenosa y de la distribuidora FNAC sirven para ilustrar este modelo. En el caso de la primera, la compañía ha elaborado un mapa de sucesión. Se trata de identificar al 10% de la plantilla compuesto por los mejores empleados, 'los que en un plazo de cinco años podrían ser directivos ', especifica Fernández Izard. 'Hay un trabajo de identificación, y después una apuesta por su desarrollo '. Es en fondo, una manera de cuidar a la plantilla, 'si el profesional se siente apoyado, es difícil que escuche otras ofertas '.

Fnac España ha puesto en marcha otro proceso de identificación del potencial de sus empleados que le permite seleccionar a los que asumirán más responsabilidades. La distribuidora, que no cuenta con un campus propio para el desarrollo de los cursos, se ha asociado con el colegio universitario Cardenal Cisneros. Una treintena de empleados, los futuros responsables de departamento, reciben un curso de 14 meses del que salen con el título de técnico universitario en gestión y desarrollo comercial por la Universidad Autónoma de Madrid.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.