Eso de que las personas estén atadas de por vida a la misma empresa ya no se lleva, cada vez se tiene menos miedo a cambiar de trabajo y la gente busca empleos que les permitan desarrollarse felizmente como personas.

En un mercado cada vez más competitivo, saber sacar lo máximo de uno mismo es imprescindible.

El programa 'Reinvéntate en siete pasos ', impartido por la firma de recursos humanos Reskilling, ha sido diseñado para saber venderse como el mejor.

El programa consiste en conocerse uno mismo, en saber explotarse. Eso de que las personas estén atadas de por vida a la misma empresa ya no se lleva, cada vez se tiene menos miedo a cambiar de trabajo y la gente busca empleos que les permitan desarrollarse felizmente como personas".

Salvador Martín tiene el discurso bien aprendido. No en vano, el programa al que se refiere, 'Reinvéntate en siete pasos ', es una de las joyas de la empresa de la que es Socio Director, Reskilling, y apenas lleva un año impartiéndose. Un procedimiento metodológico que resume en "desaprender todo lo aprendido para poder aprender cosas nuevas".

Cambio de rumbo

Reinvéntate en siete pasos es el nombre con el que Reskilling, compañía de recursos humanos del Grupo BLC, ha bautizado este curso dirigido a profesionales que quieran cambiar o reorientar el rumbo de su carrera. Es una más de las armas de esta empresa, de capital español, dedicada al negocio del outplacement.

Aún no ha soplado las velas de su primer aniversario, pero por Reinvéntate… han pasado cerca de 75 personas. Los alumnos tienen perfiles directivos o financieros, con un nivel salarial elevado pero que quieren dar un giro a su trayectoria profesional, sobre todo porque su empresa no les valora o quieren dedicar más tiempo a su familia.

El primer paso que tiene que hacer alguien que quiera apuntarse al curso es solicitar una entrevista. "Allí se le explica detalladamente en qué consiste el proceso y le dejamos una semana de reflexión", explica Salvador Martín. Días después se firma el contrato… y a desaprender lo aprendido. Revisada la disponibilidad horaria del candidato, se le suele ceder un box en Reskilling para su reinvención.

La red de contactos

A pesar de ese nivel de detalle, existe una base común para todos los candidatos. El primer paso es siempre elaborar un balance competencial, ver qué competencias tiene el alumno. También se trabaja con él su currículo, se le prepara para futuras entrevistas de trabajo y se analiza su red de contactos.

"Un punto muy importante a trabajar son las networkings. En Reskilling le vendemos entre contactos nuestros pero también exploramos su red de contactos, que con frecuencia está muy desaprovechada", explica Martín. Preparan al candidato para el mercado visible, que es el que conforman los medios de comunicación, pero también para el mercado oculto, esa amalgama indefinida compuesta de las relaciones sociales, los contactos, el networking, los headhunters… "Los candidatos olvidan que conocen a mucha gente y no saben cómo abordarles adecuadamente".

Pero el último paso es en el que Salvador Martín pone más hincapié: redefinir la marca personal. "El recurso más importante de toda empresa es la persona. Y cada vez se lleva más lo de Yo, S.A.", afirma. Es decir, que los alumnos empiezan a verse como productos en sí mismos, y aprenden a pulir y sacar brillo a las cualidades que les caracterizan. "Se trata de explotar su capacidad de liderazgo".

No son pocos los directivos que tienen que desempeñar una labor profesional para la que nadie les ha preparado. Reinvéntate... también sirve para enseñarles ese tipo de habilidades. Y para trabajar en determinados aspectos de la personalidad que pueden llegar a ser determinantes.

También para empresas

Este curso dura entre 4 y 6 meses y cuesta 3.000 euros. Las clases se imparten en una hora y media a la semana, dependiendo de la disponibilidad del candidato. Si el alumno interrumpe el curso porque antes de que éste finalice encuentra un trabajo acorde con sus exigencias, se firma una garantía que le permite volver si ese empleo no satisface sus expectativas.

Pero no sólo prestan sus servicios a los trabajadores, en Reskilling también hay hueco para las empresas. Las apoyan y asesoran en procesos de movilidad interna, en procesos de desvinculación o de outplacement. Según datos de Adecco, el 15% de los 2.900 expedientes de regulación de empleo acometidos por las empresas en el año 2006 desarrollaron un programa para reorientar la carrera de los trabajadores salientes.

La filosofía que inspira empresas como Reskilling nació en los años 60 en Estados Unidos, para llenar el hueco que dejaba el Estado a un trabajador cuando era despedido. En la actualidad, es un plus que las empresas contraten los servicios de otras como Reskilling para que gestionen las carreras profesionales de empleados que dejan de serlo. Pero no hace falta llegar a una situación extrema para ponerse manos a la obra y dar un buen empujón al perfil profesional.

Según Accenture, el 30% de los directivos españoles reconoce que quiere cambiar de trabajo. "Tanto el mercado laboral español como el europeo están en un buen momento", analiza Salvador Martín. "Es muy fácil cambiar de trabajo, ya que por determinadas circunstancias hay talento que empieza a escasear. Las empresas tienden a no despedir a sus directivos, pero a la vez éstos cada vez más exigen un empleo ideal".

En ese equilibrio radica la clave. Y, para Martín, factores como el dinero están cediendo parte del peso en beneficio de otros componentes de la ecuación: "Algunos directivos están dispuestos a sacrificar hasta 6.000 euros brutos al año por un trabajo en el que sean más felices".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.