Los países en vías de desarrollo están perdiendo a los trabajadores que debían cimentar su sociedad empresarial. Países y organizaciones por igual deberían implementar políticas para retener la fuga de una riqueza tan poco valorada como son las personas.

Extracto del contenido:

...

A España llegan ingenieros de la Universidad de Varsovia que hablan tres idiomas, economistas de la Universidad de Santiago de Chile o psicólogos bonaerenses. Todos ellos con elevada preparación académica, idiomática y actitudinal.

El problema surge cuando los países de origen no se preocupan en retener al factor humano que ellos han formado. La pérdida del factor humano en estos países en vías de desarrollo se caracteriza por la falta de retención de los intelectuales formados, la ausencia de ayudas a los jóvenes emprendedores, la búsqueda de una mejora en la calidad de vida de los que emigran, las dificultades legales para crear nuevas empresas, el nepotismo, la inestabilidad política o las elevadas expectativas generadas tras los estudios que no se ven respondidas en ese mercado laboral.

Es decir, que por diferentes motivos, los países en vías de desarrollo están perdiendo a los trabajadores que debían cimentar la sociedad empresarial del futuro de estos países. La calidad de las Universidades latinoamericanas la podemos contrastar apoyándonos en las facilidades que recientemente el Ministerio de Cultura Español está dando para las homologaciones, convalidaciones y compulsas de títulos y estudios en esos países. Por tanto, esos jóvenes presentan en España currícula a las empresas cuyos títulos universitarios, posgrados, másters y doctorados, a priori y sobre el papel, compiten en igualdad de condiciones que los españoles.

...

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.