El incendio de 1994 supuso un giro en el modelo de gestión del Gran Teatre del Liceu. En todo el proceso de reconstrucción física y organizativa, las personas han desempeñado un papel fundamental que ha permitido al Liceu garantizar su continuidad.

Resumen:

El Gran Teatre del Liceu es una de las instituciones más emblemáticas de Barcelona y uno de los más prestigiosos teatros de ópera del mundo. Con más de siglo y medio de historia el incendio de 1994, que destruyó la sala y el escenario, obligó a modificar la estructura de la propiedad pasando a tener titularidad pública. La nueva Directora General del Liceu, Rosa Cullell i Muniesa se incorporó hace dos años y medio con el objetivo de lograr un teatro sostenible económicamente y consolidar el prestigio artístico ganado a pulso durante muchos años. Para lograrlo se ha apoyado en una gestión de las personas que ha tratado de optimizar las capacidades y conocimientos disponibles en la organización afianzando la gestión del talento y el orgullo de pertenencia.

Publicado en el número 214 de la revista, de octubre de 2007

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.