El mercado reunió ayer en Ciutat Vella a personas sin trabajo y empresas con vacantes. El objetivo de la muestra es dinamizar la red de recursos laborales del distrito.

El concepto mercado laboral fue ayer más tangible que nunca en Ciutat Vella. Allí, en la avenida de Francesc Cambó, frente al mercado de Santa Caterina, se organizó la primera Fira del Treball, un punto de encuentro entre personas que buscan un empleo, empresas que pueden ofrecérselo y entidades sociales, con la colaboración del ayuntamiento y de la Generalitat. La iniciativa, que nace con el objetivo de celebrarse cada dos años, atrajo a numerosas personas, jóvenes en su mayoría, que dejaron centenares de currículos.

Organizada por la Fundació Comtal, que trabaja desde hace 13 años conjuntamente con entidades del Casc Antic y la empresa municipal Barcelona Activa en diversas iniciativas en favor de la inserción laboral, la feria albergó una treintena de expositores. Los más visitados, aquellos que aceptaban currículos, como el grupo catalán de supermercados Bon Preu (donde solo en las primeras dos horas de jornada ya contabilizaban medio centenar de peticiones), o las empresas de trabajo temporal Manpower y Adecco.

Y entre los que buscaban empleo, los había que iban por libre o en grupos de diversos talleres ocupacionales. En el primer caso, Pilar Bonillo, una joven de 25 años, estudiante de Trabajo Social y residente en Granollers, que quiere trabajar por las tardes. No será ni mucho menos su primer empleo. En su currículo (llevaba una decena para repartir entre los diversos estands) constan trabajos de dependienta, cajera, animadora, camarera, teleoperadora... "Vengo a lo que salga, en principio es para poder compaginarlo con los estudios, aunque preferiría un empleo relacionado con personas mayores o con jóvenes", dijo.

PRIMER EMPLEO

Quien sí buscaba ayer un primer empleo era Rafa Carrasco, que acudió con dos grupos de formación ocupacional de Santa Coloma de Gramenet, de los barrios de la Ginesta y Serra d 'en Mena. "Me gustaría trabajar como electricista, es lo que he estado estudiando en el taller", explicó este joven de 17 años que definió como su mejor valor "las ganas de trabajar y la responsabilidad". Otros compañeros suyos, como Raquel Martín y Verónica Alonso, también formadas en talleres de inserción de Santa Coloma, cruzaban ayer los dedos para que alguien se interesara en sus conocimientos de diseño de páginas web.

La feria tiene como objetivo dinamizar la red de recursos laborales de Ciutat Vella. Es por ello que la mayoría de entidades participantes trabajan en el campo de la inserción y la formación laboral del barrio del Raval y del Casc Antic. Pero también hubo espacio para otras propuestas, como el programa ocupación Incorpora, de la Obra Social La Caixa, desde cuyo estand se promocionaba a las empresas esta iniciativa destinada a la contratación de jóvenes, inmigrantes y discapacitados.

A lo largo de la jornada, que transcurrió de once de la mañana a siete de la tarde, los visitantes también tuvieron la oportunidad de participar en talleres para aprender a elaborar un currículo, acceder gratuitamente a una sala de informática, conocer técnicas para buscar trabajo por internet, resolver dudas jurídicas sobre la contratación de personas inmigrantes, o aprender a responder ante una entrevista de trabajo. Un paso, este último, que los centenares de personas que acudieron ayer a esta feria esperan no tarde demasiado en producirse.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.