¿Cómo acceder a una vivienda propia? ¿Podrán mis hijos comprar una casa? Los empleados de Asepeyo han encontrado respuesta a estas preocupaciones: crear su propia cooperativa que, actualmente, cuenta con 150 socios todos empleados o familiares directos.

El euribor no para de subir, los alquileres no bajan, la concesión de hipotecas se endurece y el precio de la vivienda está por la nubes. ¿Cómo conseguiremos tener una vivienda?, se preguntaban los empleados mileuristas de la mutua Asepeyo, los trabajadores más jóvenes de la plantilla. ¿Cuándo podrán comprar una casa propia nuestros hijos?, pensaban los más veteranos.

Estas preocupaciones formaban parte de las pausas para el café y de las comidas en la oficina, como en muchas otras organizaciones del país, en la sede central de la firma en Madrid. Hasta que unos cuantos pioneros se atrevieron a dar una respuesta poco común: crear una cooperativa propia de viviendas. Y se pusieron manos a la obra.

Tenían la idea, pero ni contaban con los conocimientos ni con los medios necesarios para comenzar a hacerla realidad. Pero, como las casas hay que comenzarlas por los cimientos y no por el tejado, su primer paso, hace ya tres años, fue hacer una encuesta entre los 950 empleados de la mutua en Madrid: ¿Estáis dispuestos a convertiros en socios de una cooperativa de viviendas de protección oficial, para tener acceso a pisos que oscilen entre los 150.000 y 180.000 euros? Unos 300 contestaron que sí.

Ante esta respuesta, se decidió constituir la cooperativa, bautizada como Jardín de los Arcos. Contrataron los servicios de una gestora profesional, pero con la implicación directa en cada paso que se da del consejo rector, formado por cinco de los pioneros que impulsaron este proyecto. Actualmente, la cooperativa cuenta con 150 socios, todos empleados o familiares directos de la mutua en Madrid, que sólo tienen que desembolsar una cuota de 30 euros hasta que se compran los terrenos para edificar, momento en el que se estudian las posibilidades de financiación de cada caso.

Ya se adquirió la parcela para comenzar dentro de un par de meses la construcción de su primer complejo residencial. Estará situado en el PAU de Carabanchel, a las afueras de Madrid, y contará con 23 viviendas en altura que serán entregadas dentro de dos años. ¿Su precio? Unos 240.000 euros. "El objetivo es conseguir un coste que esté como mínimo un 20 por ciento por debajo de los precios de mercado para una vivienda similar", explica Enrique Román, coordinador de márketing de Asepeyo en el territorio centro y uno de los inspiradores del proyecto.

José García, que trabaja en el área de gestión de la mutua y es el actual presidente de la cooperativa, añade que "el precio disminuye mucho, porque una parte importante del coste se debe a los intermediarios, que nos ahorramos a través de la cooperativa. Aunque otra parte significativa se debe a los impuestos, el principal coste es el precio del suelo".

Los responsables de Jardín de los Arcos siguen buscando suelo a un coste razonable para edificar viviendas para el resto de los socios y no descartan constituir la cooperativa a nivel nacional, para construir fuera de Madrid, probablemente en zona costera, complejos que sirvan como segundas residencias. Sus compañeros de Cataluña ya se han interesado por la iniciativa.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.