El Informe CYD 2009 señala que en apenas dos años se ha duplicado la tasa de paro entre los titulados superiores. Sin embargo, la reducción de puestos de trabajo de alta cualificación no ha sido tan intensa como la de los de baja cualificación.

El fuerte embate de la crisis ha acabado afectando también a los profesionales con estudios universitarios: entre el último trimestre del 2007 y el tercero del 2009, la tasa de paro en este colectivo prácticamente se ha duplicado, al pasar del 4,8% al 9,4%. Se trata de uno de los principales desajustes que padece el sistema universitario, según recoge el Informe CYD 2009. La contribución de las universidades españolas al desarrollo.

Sin duda, los titulados universitarios han sufrido la falta de empleo con más crudeza que sus homólogos del resto de los países europeos. Entre el 2007 y el 2009, la tasa de paro para los universitarios ha subido poco más de un punto en la UE-27, del 3,4% al 4,6%. Esta diferencia con respecto al comportamiento medio europeo tiene que mucho que ver, según el director y coordinador del informe, Martí Parellada, con "características propias del mercado laboral en España". En todo caso, este estudio destaca que, en contra de lo que había pasado en los últimos años, "la reducción de puestos de trabajo de alta cualificación no ha sido tan intensa como la de los de baja cualificación". La tasa de paro crece a medida que baja el nivel educativo.

La sombra de la crisis planeó ayer en la presentación del sexto estudio anual de la Fundación CYD (Conocimiento y Desarrollo). Su presidenta, Ana Patricia Botín, recalcó "la necesidad de evolucionar para competir con éxito en este nuevo entorno". "Para afrontar el futuro - insistió-la universidad española debe extremar la búsqueda de la excelencia y sustentarla en la eficiencia". Todos los intervinientes insistieron en que la universidad debe ser protagonista a la hora de salir de la crisis económica.

El presidente de la comisión ejecutiva de la fundación, Javier Monzón, destacó los avances que ha experimentado el sistema universitario, aunque lo calificó de "insuficientes". Reclamó además "exigencia máxima" en este contexto de crisis, para advertir a renglón seguido: "Hay que actuar con celeridad. Si no son eficientes y competitivas, algunas universidades no van a sobrevivir".

El estudio hace hincapié en la importancia de revisar los órganos de gobierno en la universidad. Apuestan por seguir el camino emprendido por otros países europeos y que haya más representantes externos en los consejos de gobierno, órganos que deberían intervenir en la designación del rector. Por su parte, el ministro de Educación, ÁngelGabilondo, respondió que estaban debatiendo la mejora de la gobernanza, pero que cualquier decisión respetaría "los procesos democráticos de participación".

El informe muestra también la escasa presencia de alumnos internacionales (estudian en universidades españolas pero mantienen su residencia en el extranjero): en España apenas representan el 1% de los estudiantes de grado y el 9,9% de los de posgrado, muy lejos de la media de la OCDE, situada en el 7,3% y 16,3%. La CYD defiende incrementar las becas así como flexibilizar la oferta académica y los requisitos de admisión para potenciar la diferenciación y eficacia.


Las universidades mediterráneas se unen

La conferencia de rectores de la Unión por el Mediterráneo acordó ayer en Barcelona impulsar un espacio común de educación superior y fomentar el intercambio de estudiantes universitarios e investigadores de la zona. Un total de 43 universidades firmaron esta propuesta, que incluye siete puntos estratégicos para avanzar hacia este espacio.


Apuesta por un ranking multidimensional

Los responsables del último informe de la Fundación CYD adelantaron ayer que están trabajando en el diseño de un ranking con el que analizar la actividad de las universidades españolas. Esperan ponerlo en funcionamiento "en breve", aseguran. Como otros modelos ya existentes, prometen que este sistema de información evitará hacer una lista meramente jerárquica. En cambio, han optado por un ranking "de carácter multidimensional", construido con un conjunto de variables que evalúan las áreas de conocimiento de cada centro. Por lo pronto, y por tercer año consecutivo, el informe reproduce el ranking actualizado de las universidades españolas, elaborado a partir de la metodología de la de Shanghai. Esta lista aparece encabezada por la Universitat de Barcelona, seguida de la Autónoma de Madrid, Valencia, la Complutense y la Autònoma de Barcelona. En el octavo puesto aparece la Universitat Pompeu Fabra, mientras que la Politècnica de Catalunya figura en el 12 º . En el conocido ranking de Shanghai las universidades españolas siguen teniendo una escasa representación: sólo hay 11 entre las 500 mejores del mundo.

Acceso a Informe CYD 2009, de Fundación CYD: http://www.fundacioncyd.org/wps/portal/WebPublica/General?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/WebCorporativa_es/webfcyd_es/InformeCYD/InformeCYD2009/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.