Un informe prevé que, debido a la incertidumbre enconómica, para el año próximo habrá un incremento salarial promedio del 3,5% frente al crecimiento del 4,05% registrado en el presente.

La vuelta del verano nos ha pillado a todos con el paso cambiado. El horizonte se ha ensombrecido considerablemente y han empezado las rebajas en las previsiones de crecimiento de la economía. Pero el bombazo nos llega con el IPC de octubre - del que ya sabíamos algo por el avance- que ha pasado de una tasa interanual del 2,9% al 3,6%, lo que visto su comportamiento de los meses de noviembre y diciembre del 2006 - fundamentales para el cálculo de la tasa interanual- apunta a que podemos cerrar el año por encima del 3,5%, algo impensable unos meses atrás.

¿Cómo puede condicionar este dato las remuneraciones de los directivos para el 2008? Para Primitivo Valldeperes, socio de Delta Recursos Humanos, "la inminencia de la aplicación de los incrementos salariales hace difícil que estos cambios de última hora se recojan. Hay una inercia muy importante en este campo". En su Informe de remuneraciones de España: 2007-2008 (directivos, jefes y personal cualificado) prevé para el año próximo un incremento promedio del 3,5% - con una dispersión de unos dos puntos- frente al crecimiento del 4,05% registrado en el presente. "La experiencia nos dice que cuando se barrunta una desaceleración económica junto a un IPC al alza - como sucede de cara al 2008- hay un freno en el aumento de los salarios de los directivos. Históricamente, la dependencia acaba siendo siempre mayor del PIB que del IPC en este segmento". De todos modos, si el IPC diera todavía más sustos antes de acabar el año, no descarta que "pudiera situarse la media alrededor del 4%, como este año, pero me inclino por mantener, en principio, la orientación del 3,5%".

"Ciertamente, los aumentos están más ligados a la previsiòn de resultados de la empresa que al IPC y para el 2008 las previsiones son complicadas - sobre todo en nuestro sector- dado el fuerte incremento de las materias primas alimentarias que nos está afectando mucho", comenta Cristian Rodríguez, director de recursos humanos de Bimbo Martínez y profesor de Esade. "Si el IPC de este año acaba muy alto, genera un problema adicional. Existe una dotación para posibles variaciones del IPC, ¡pero no se podía prever el 3,6%! El coste salarial ya de por sí es importante en nuestra estructura y si añadimos el pago de las cláusulas de revisión al alza de las materias primas, nos lleva a un punto de obligada moderación de cara a los salarios del 2008".

"Los incrementos que perciben los directivos y personal más cualificado están en función de las proyecciones de lo que va a ganar la empresa, no de lo que ha sucedido el año anterior... y ante la incertidumbre actual del sector financiero, la tendencia de los aumentos para el 2008 es claramente conservadora. Siempre manda la coyuntura económica...", apunta por su parte Josep Manel Ventosa, director de desarrollo de RRHH del Banc Sabadell. En su sector, explica que, de todos modos, puede haber algunas anomalías alcistas debidas a que "siempre hay áreas en las que por cuestiones coyunturales se desarrolla una actividad superior y dónde la competencia hace acto de presencia para tratar de hacerse con personal. En estos casos, no hay más remedio que revisar al alza la norma".


Nuevas contrataciones con remuneración a la baja

A pesar de que la economía española lleva 14 años creciendo a un ritmo superior al de la UE, lo cierto es que las rentas salariales en este período han perdido peso en el PIB. Eso se debe principalmente a que el patrón de crecimiento registrado se ha basado en la construcción y el consumo. El desarrollo de este modelo permite a muchas empresas registrar importantes beneficios a costa de la creación de empleo de baja calidad y de salarios también bajos. Primitivo Valldeperes considera que "esta situación está influyendo también en los salarios de los niveles de mando de las pymes. En los tres últimos años he observado en muchas pymes una oferta salarial inferior a la media del mercado en las nuevas contrataciones que hacen". Insiste en lo de las pymes y en que el fenómeno se da en personal cualificado y de mando. Y alerta, "el gap salarial y los precios de la vida están minando la capacidad barcelonesa para atraer talento y satisfacer las ambiciones de los que vienen, al tiempo que expulsan a muchos hacia otros lugares".

Cristian Rodríguez añade y matiza que "los jóvenes licenciados están cada vez más preparados y son más. Muchas veces ello les obliga a aceptar un puesto inferior a su capacidad. En aquellas empresas en que se ofrece una carrera profesional clara, muchos están dispuestos a tener unos salarios de entrada bajos.

Éste es un fenómeno que se da también en las grandes empresas. En realidad, los salarios de entrada están al mismo nivel en los últimos 6 ó 7 años". Josep M. Ventosa, por su parte, explica que esta situación no se da de forma tan clara en el sector financiero. "Tenemos dificultades para encontrar gente para algunas funciones, como la comercial, por ejemplo. Por ello, en estos casos, insistimos más en el perfil competencial que en los estudios".


Mujeres y marketing

Según el Informe de Delta, sobre una muestra de 4.000 empresas, el total de mujeres que desempeñan puestos ejecutivos - directivos o mánagers- es del 16%. Hubo un incremento notable de 1996 a 2004 (9 puntos), pero desde este año permanece estable. Las áreas en que las mujeres siguen teniendo una mayor proyección siguen siendo marketing (29%), recursos humanos (28%) y administrativo-financiera (26%). Marketing es el área donde su crecimiento es mayor. "Ello es debido a las competencias que muestran y a su propia motivación", dice Valldeperes.

En el gráfico adjunto se presentan las diferencias existentes en la remuneración por puestos directivos en el 2007. En tres de los puestos analizados, la distribución resultante es menos simétrica, dadas las diferencias existentes entre la media y la mediana (50% de puestos por arriba y 50% de puestos por abajo). Se trata de los puestos de director general, director de unidad de negocio y director de producción/ industrial. Valldeperes explica que ello se debe a la heterogeneidad de la muestra. "Así, la mediana queda muy condicionada por el hecho de que más del 90% de empresas españolas son pymes". Y prosigue, "por otra parte, el tamaño grande de las empresas del tramo superior que han participado en la encuesta hace que suba ostensiblemente la media, ya que pagan salarios superiores".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.