Seat está impulsando la creación de un centro de formación de excelencia en Martorell para suplir las "deficiencias" del actual sistema de formación profesional (FP) y adecuar la oferta laboral a las necesidades de las empresas.

Seat está impulsando la creación de un centro de formación de excelencia en Martorell para suplir las "deficiencias" del actual sistema de formación profesional (FP) y adecuar la oferta laboral a las necesidades de las empresas, avanzó ayer el vicepresidente de recursos humanos de Seat, Ramón Paredes.

El centro, cuyo boceto se presentará a la Generalitat a principios de 2008, aboga por un modelo de financiación pública -del Gobierno catalán- y gestión privada. Es un calco del centro que hace dos años creó el consorcio Volkswagen en Palmela (Portugal), junto a Siemens, Bosch y varias empresas de componentes medianas y pequeñas. "En menos de tres años, los jóvenes encuentran un puesto de trabajo cualificado. Ha tenido tanto éxito que se va a impulsar otro en Oporto", explicó Paredes.

El de Martorell también contará con la participación de la industria auxiliar. "En estos momentos ya tenemos a 40 proveedores comprometidos", entre ellos Ficosa, Gestamp y el grupo Antolín.

Están de acuerdo igualmente los tres departamentos de la Generalitat implicados: Innovación, Universidades y Empresa, Educación y Trabajo. El Gobierno catalán costeará el centro -la inversión todavía está por determinar- y aportará parte del cuerpo docente. Las empresas, el material de trabajo (maquinaria y tecnología) y la otra parte del profesorado, ingenieros de las propias empresas, "que son los que saben".

"Hace falta reciclar a ciertos profesores porque algunos de ellos no pisan una empresa desde hace 20 años", sentenció Paredes, quien añadió: "No será un centro más de FP, formaremos al personal que de verdad necesita el sector". Con todo, el centro también podría ampliar su actividad a otros sectores industriales, como el químico, aprovechando la amplia presencia en el municipio de Solvay.

El centro, que Paredes calcula que podría estar en marcha dentro de dos años -requiere unas instalaciones de 10.000 metros cuadrados-, acogerá a unos 500 jóvenes al año, una vez hayan terminado la ESO, en tres tipos de formación: básica, continua y ocupacional, de manera que también pueda servir a trabajadores que han perdido el empleo y necesitan reciclarse para otro puesto de trabajo, obligados por los cambios tecnológicos. "En el futuro nos vamos a pelear por los trabajadores cualificados", sentenció Paredes, tras su intervención en el encuentro de empresarios de automoción, que organiza cada año la escuela de negocios IESE.

Críticas a la Generalitat

Los sindicatos aprovecharon el mismo foro para suspender el actual sistema de formación, y muy especialmente la FP, por su "falta de atractivo para los jóvenes", según el secretario general de CC OO de Cataluña, Joan Coscubiela, Tanto él como su homólogo en la UGT, Josep Maria Álvarez, criticaron duramente a la Generalitat por su intención de crear otro grupo de trabajo de apoyo al sector del automóvil. "No se puede decir que la mesa de la automoción ha fracasado, en todo caso, porque la Administración no ha querido potenciarla", se indignó Álvarez. "La capacidad de la Generalitat para hacerse escuchar en las empresas industriales es ninguna", remachó el líder de CC OO.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.