La Generalitat ha presentado el nuevo servicio, que se pondrá en marcha en octubre como prueba piloto en once municipios, para que los padres con niños de 0 a 3 años puedan dejarles fuera del horario escolar.

El servicio, que ha sido presentado por la consellera de Acción Social y Ciudadanía, Carme Capdevila, se denomina "Minuts menuts" (Minutos menudos) y tiene por objetivo ofrecer "un respiro" a las familias con niños pequeños, además de ser un "eje central" de las políticas para conciliar la vida laboral, personal y familiar.

La iniciativa se pondrá en marcha en colaboración con las administraciones locales y se utilizarán espacios ya habilitados para la primera infancia, en los que los padres podrán dejar a sus hijos pequeños de lunes a viernes entre las 12.00 y las 14.00 horas y las 17.00 y las 20.00 horas. Sin embargo, la consellera ha apuntado que los horarios son "flexibles" y podrían adaptarse a las particularidades de cada municipio.

La secretaria de políticas familiares y derechos de ciudadanía, Carme Porta, ha aclarado que el nuevo programa "no es una guardería alternativa", sino un espacio lúdico para ayudar a las familias. Por este mismo motivo, los niños podrán estar en los espacios habilitados para el nuevo servicio un máximo de tres horas seguidas y dos días a la semana como máximo. Capdevila ha explicado que cada centro contará con un total de diez plazas para niños y dos profesionales de referencia, y ha indicado que, generalmente, no se reservarán plazas, puesto que se entiende como un espacio para dar respuesta a necesidades no previstas o a gestiones que los padres deben realizar sin ir acompañados por los hijos.

Los padres deberán pagar un euro por cada hora de estancia del menor en estos nuevos espacios y deberán llevar las comidas o las cosas que los pequeños necesiten, como pañales o ropa para cambiarles. La prueba piloto comenzará en Castellvell del Camp, Reus y El Vendrell (en Tarragona); Celrà ( n Girona); en Esplugues de Llobregat, Manlleu, Sabadell, Terrassa, Vilanova i la Geltrú (en Barcelona), y La Seu d 'Urgell y en el Pallars Jussà (en Lleida).

Además de estos once espacios, la consellera ha apuntado que su departamento está pendiente de cinco ayuntamientos más puedan implantar en breve el servicio, mientras que otros siete consistorios que lo están valorando, con lo que, a finales de año, el programa se podría desarrollar en 23 municipios.

El departamento de Acción Social y Ciudadanía pretende implantar la prueba piloto entre octubre y diciembre de este año, periodo tras el que se analizarán los resultados y se estudiará ampliarlo a otros municipios catalanes. Con la finalidad de dar difusión al servicio, la Secretaría de Políticas Familiares y Derechos de Ciudadanía editará un folleto genérico explicando su iniciativa. El presupuesto previsto para cada unidad de servicio es de 42.893 euros, que, globalmente, se repartirán entre los ayuntamientos (25%), la Secretaría de Políticas Familiares y Derechos de Ciudadanía (25%) y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (50%).

La consellera ha recordado que, en el caso de que en un futuro se amplíe el servicio, se deberá "renegociar su financiación" entre las administraciones implicadas.

Accés a Departament d 'Acció Social i Ciutadania de la Generalitat: http://www.gencat.net/benestar/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.