Las empresas incrementan el compromiso de sus empleados y los convierten en embajadores de su marca. Esta tendencia pretende ver hasta qué punto los profesionales son capaces de identificarse con los productos y servicios que vende la organización.

Imagine que su empresa le recomienda usar la ropa que fabrica, utilizar el coche que vende o comprar los alimentos que distribuye. Muchas lo hacen, aunque desde la sutileza que permite incentivar su uso mediante promociones y descuentos para empleados porque de lo contrario, resulta difícil alcanzar ese nivel de compromiso.

Pero, ¿hasta que punto están obligados los empleados a asumir esta responsabilidad? Hace apenas una semana, los trabajadores de Fiat en España se convirtieron en los auténticos protagonistas de la campaña de lanzamiento del último utilitario de la compañía. También el pasado 29 de noviembre miles de empleados de Baileys en todo el mundo salieron a las calles con el objetivo de convertirse en abanderados de la crema irlandesa y acercar de manera directa a los consumidores el producto para el que trabajan.

En definitiva, se trata de iniciativas que, mediante el uso de herramientas de márketing, pretenden incrementar el nivel de compromiso de los empleados y ver hasta qué punto son capaces de identificarse con los productos y servicios que vende su empresa, al tiempo que proyectan la mejor imagen corporativa al exterior. Son acciones puntuales que marcan un cambio de tendencia en la relación entre la empresa y los empleados y que van más allá de incentivar el compromiso mediante políticas salariales o medidas de conciliación.

Voluntad

"En el caso planteado por Baileys se trataba de una actividad voluntaria en la que ha participado el 70% de la plantilla, incluido el equipo directivo", dice Clarissa Nunes, directora de recursos humanos de la compañía. Los profesionales salieron a la calle con el objetivo de vender el producto, conocer de cerca a sus consumidores finales y recabar información sobre las peculiaridades de la venta. Algo que sin duda sale rentable a la firma, pero que ayuda al empleado a comprender el entorno en el que desarrolla su actividad. Para terminar, la empresa sorteó días de vacaciones entre los participantes. Según Nunes, los empleados deben ser los primeros en conocer todos los productos y han de convertirse en embajadores del consumo responsable frente a clientes, consumidores y conocidos y la empresa tiene que facilitarles los medios. "Por eso, a lo largo del año la compañía realiza otra serie de acciones dirigidas a alimentar la pasión por las marcas, que es uno de nuestros valores", explica Nunes.

Agustín Vivancos y José María Prieto, presidente y vicepresidente de la agencia Dommo Creative Center respectivamente, son los artífices de la campaña de presentación del Fiat 500 a los empleados de la compañía en España. "La idea, que culminó con la realización de una fotografía corporativa de toda la plantilla con el nuevo coche, se basa en lo importante que es vivir una marca desde dentro. Muchas veces las campañas publicitarias salen a la calle sin que se conozcan internamente", explican.

Implicación

Para Vivancos, con estas ideas los trabajadores ganan en motivación e implicación porque si sabes qué hace tu empresa y por qué lo hace, percibes que formas parte de ella. Dejas de ser un mero espectador para convertirte en partípe, lo que provoca inevitablemente cambios en el modo de trabajar. De hecho, Fernando Destefanis, director de recursos humanos de Fiat, asegura que "con esta iniciativa ha aumentado el orgullo de pertenencia y se ha logrado una mayor cohesión del equipo". Destefanis reconoce que forma parte de la cultura empresarial y que en cada lanzamiento se busca la colaboración de los trabajadores para que sean embajadores de la marca.

En el caso de Coca Cola, sus responsables reconocen que la mayoría de sus acciones de comunicación están dirigidas a incrementar el conocimiento de los productos y el orgullo de pertenencia. Así, la filial española de la compañía ha desarrollado el programa Fit for the Future Academy, que persigue convertir a los trabajadores en verdaderos expertos en nutrición y hábitos de vida saludable. Mediante la puesta en marcha de un juego online, Coca Cola, busca que los empleados realicen mejor sus funciones, promuevan una imagen determinada de la compañía y se conviertan en portavoces de las prácticas de la empresa y de su estrategia. Silvia Prado, responsable de la iniciativa, reconoce que son programas que deben incentivarse con algún premio. "Es la forma de garantizar una participación activa", señala.

Fidelizar al empleado

Descrubrir qué aspectos sonlos que comprometena los empleados conlas organizaciones es un reto permanente para las empresas porque, además, son factores que evolucionan en función de la etapa profesional en la quese encuentren. `En busca del compromiso´, de la consultora Peoplematters investiga las claves y dimensiones de este reto:

  • El compromiso es voluntario y recíproco entre el empleado y la empresa.
  • Tiene resultados positivos para el desempeño de la organización.
  • Incide en la voluntad de permanencia y en el esfuerzo discrecional.
  • Es variable a lo largo del tiempo, debido a factores como la antigüedad, las experiencias vividas y a una serie de circunstancias específicas que pueden ser de índole personal o de la organización.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.