Asepeyo y Telefónica marcan tendencia como precursores de los campus empresariales en Internet. Los empleados de la primera, por ejemplo, tienen establecidos una serie de créditos que cuentan para desarrollar una carrera profesional dentro de la firma.

Dentro de unos años será moneda corriente que los empleados tengan en su ordenador un gran campus universitario virtual a su disposición, en el que puedan entrar en cualquier momento y consultar dudas, asistir a clases y conferencias en las aulas abiertas y contactar con sus tutores. No serán ya las habituales plataformas de e-learning para empresas, cargadas de contenidos de texto embutidos y propias de la etapa arcaica de Internet, sino experiencias educativas cada vez más parecidas a las que se producen en el mundo físico. Empresas como la mutua Asepeyo y Telefónica empiezan a marcar el camino y a crear tendencia con sus universidades corporativas virtuales.

"No queremos que sea un mero campus de contenidos, sino hacerlo lo más atractivo posible para evitar las reticencias que genera el e-learning entre los empleados, de manera que éstos tengan en todo momento una tutoría detrás y se sientan como si estuvieran en un aula". Ricardo Alfaro, director de Recursos Humanos de Asepeyo, pone entusiasmo en la descripción de la universidad corporativa virtual que su compañía abrió hace algo más de un año. Se trata de un proyecto precursor en España, puesto que, sin eclipsar los dos campus presenciales con que cuenta la mutua en Madrid y Barcelona, ha permitido que muchos contenidos de éstos migrasen a las nuevas aulas de Internet.

Proceso formativo

"Somos una empresa muy dispersa, con 4.000 empleados distribuidos en 160 centros de trabajo diferentes", señala el directivo. "Antes", prosigue, "para explicar algún nuevo contenido, desde cómo realizar una artroscopia con técnicas recientes hasta un producto renovado o un cambio legislativo, teníamos que recorrer toda España, de centro en centro, o bien reunir a los empleados en Madrid, algo que es rápido pero caro. Ahora lo que hacemos es poner esos conocimientos inmediatamente en nuestra universidad virtual, a ser posible en píldoras de pequeño tamaño y corta duración, a disposición de todos".

Un total de 170 personas, entre autores de contenidos, tutores-formadores y dinamizadores, forman el equipo de la universidad virtual de Asepeyo. Los empleados tienen establecidos una serie de créditos que, al igual que en cualquier universidad, computan para desarrollar una carrera profesional dentro de la firma. Cada puesto de trabajo tiene asignado un proceso formativo específico. "Dar más créditos a los estudios virtuales, es una manera de priorizarlos y de vencer las reticencias que aún existen en algunos colectivos a estudiar en Internet", expone Alfaro.

"Con Asepeyo estamos empujando el concepto de universidad corporativa virtual", afirma Antonio Hernández, director gerente de Meta4, firma de creación y gestión de software de recursos humanos que se ha encargado de implantar la plataforma formativa online de la mutua, un proceso no cerrado, al que van incorporando novedades y mejoras.

"Están marcando una tendencia y pueden ayudar a que otras compañías reflexionen y se sumen a ella", añade Hernández, para quien disponer de una universidad de empresa en Internet que sirva para una formación continuada a lo largo de toda la vida profesional, uno de los requisitos del Espacio Europeo de Educación Superior, que debe estar completado en 2010, "no sólo da una imagen de marca avanzada hacia el exterior, sino que también crea una imagen de marca interna, reteniendo y atrayendo personal con talento". En su opinión, tecnológicamente ya no hay ningún obstáculo, pero en España "culturalmente hay que dar todavía un salto importante" para que más firmas se animen.

Eso es lo que proyecta hacer Telefónica, dando un paso más y adentrándose en las tres dimensiones virtuales. Su nueva universidad corporativa presencial, cuya apertura en el parque de Belloch en La Roca del Vallès (Barcelona) está prevista para finales de 2008, se combinará con una apuesta educativa, por lo que los expertos denominan Mundos Virtuales Persistentes (MVP), puestos de moda por Second Life y basados en avatares convertidos en dobles digitales del internauta. Como exponen en el sitio web de la operadora Alfonso Jaime Casado, de Telefónica Servicios Audiovisuales, y Juan Jordá, de Telefónica I+D, "con la recreación del campus físico de Belloch en Second Life, la universidad corporativa pretende explorar las posibilidades de los MVP en el campo del e-learning".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.