En la función de Recursos Humanos, encontramos a los departamentos dedicado a la selección de nuevos empleados. Todos ellos tienen algo en común: hacen mucha selección y poco reclutamiento, pero ¿cuál es la diferencia?

Selección, como su nombre indica consiste en elegir, entre un número variable de posibles opciones, la mejor para cubrir las necesidades de la empresa; diferentes técnicas como tests de personalidad, pruebas de conocimientos, entrevistas personales, etc. Se utilizan para identificar esa mejor opción.

Reclutamiento, incluye todas aquéllas actividades encaminadas a atraer a los posibles candidatos a participar en las pruebas de selección.

Durante los últimos 20 años, se han desarrollado tremendamente todas las técnicas relativas al proceso de selección, desde filtrado de curricula hasta diferentes metodologías de entrevista.

El motivo porque durante este período se ha puesto el énfasis en la selección es muy simple: los candidatos llegaban a centenares y, en ocasiones, miles. La tasa de paro en España de 1994 era del 23,9%; la de 2006 es del 8,3% ( Catalunya 6,6%, Madrid 5,9% y País Vasco 3,4%).

Por supuesto hay gente con trabajo que busca alternativas profesionales, no solo buscan trabajo los parados, y seleccionan las ofertas que les parecen interesantes. El resultado es la temida frase “no hay candidatos”; muchas empresas están teniendo serios problemas para cumplir sus planes de crecimiento por falta de personal adecuado, incluso, mantener sus operaciones normales.

La cuestión, sin embargo, no es SI hay candidatos; la cuestión es DONDE están los candidatos y COMO atraerlos. Es cierto que cada vez hay menos buscadores de empleo activos y aquí es donde adquiere importancia el reclutamiento para incrementar las candidaturas con buscadores de empleo pasivos.

Hace falta una pequeña revolución en la forma en que las compañías se presentan ante el mercado, la calidad de los puestos de trabajo que ofrecen, los canales que utilizan, etc. Muchos creen que las páginas de empleo de Internet han sido esa revolución, pero no es así.

Los portales de empleo, que son y seguirán siendo necesarios, son una versión electrónica de las páginas de empleo de los periódicos de los domingos. Aportan más accesibilidad y mejor funcionalidad pero en esencia son puntos estáticos de publicación de anuncios donde acuden los que buscan un empleo.

Para tener éxito en este nuevo período de “escasez de candidatos” hay que desarrollar otros conceptos, ideas y canales; hay que ser más dinámico en la búsqueda de canales especializados, mejorar la imagen de las propuestas, proporcionar información de mayor calidad a los posibles candidatos, etc. No olvidemos que ahora ellos, también hacen su selección.

Como siempre imaginación e innovación nos darán la clave del éxito. Aquéllos que las apliquen conseguirán contratar a los más adecuados a sus necesidades, el resto tendrá que conformarse con lo que quede.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.