“Para conseguir un ascenso, tienes que ser de los que no vaya a causar problemas”. Muchas veces hemos oído expresiones de este tipo pero ¿por qué, en el mundo actual, querría nadie trabajar para una organización con esa forma de pensar?

En vez de esa premisa, para conseguir el trabajo en el que quieras invertir todas tus energías, hay algunos aspectos clave en los que te puedes centrar: expandir tu red de contactos, tomar responsabilidad por los problemas que surgen más allá de tu esfera habitual y afrontar el asunto de la diversidad. Todo ello te ayudará para transformarte de alguien ordinario en alguien extraordinario y significará que eres capaz de afrontar el futuro y no únicamente el presente.

Como profesional de RH, estos pasos no sólo te ayudarán a asegurar tu propia promoción, sino también a dar apoyo a otros compañeros del resto de la organización pendientes de algún ascenso.

1.Establecer confianza

Cuando llegas al fondo de la cuestión, el éxito de las organizaciones radica en las relaciones. Una investigación llamada Trusting Times (“Tiempos de confianza”) realizada por Common Purpose, una organización británica dedicada al desarrollo directivo, indica que más de la mitad de los directivos no trabajarían con personas en las que no confían. Por ello, si quieres desarrollarte profesionalmente, mejora y aprende a ganarte la confianza de los demás porque, si te mantienes en tu pequeño círculo propio, de ahí no te vas a poder mover.

2.Hacer una mirada hacia fuera

Reevalúa tu red de contactos fuera de la organización. ¿Se limita esa red externa solamente a la familia, amigos y a aquellos que trabajan en tu misma profesión? Si es así, ¿por qué no implicarse en una organización local? Incluso si ya estás implicado en alguna desde hace tiempo, ¿crees que sigues aportándole valor o te sientes estancado en ella? Entonces deberías buscarte otra, con nuevos retos para dedicarle tus energías, ¿quizás de otro sector? Encuentra una organización que te permita renovar tu red social con personas y experiencias nuevas.

3.Ampliar tu red de contactos

Desarrolla una mayor y diversa red conectándola con el mayor número posible de personas de toda la organización y de fuera de ella. Aprende a moverte a lo largo de toda la organización y entre diferentes organizaciones y sectores. Construye “redes turbulentas” que incluyan a personas que vean el mundo de manera diferente a la tuya y que te supondrán un reto y, al mismo tiempo, una ayuda.

Una red extensiva significa tener una perspectiva real sobre lo que está ocurriendo en toda la organización y fuera de ella. Te ayudará tanto a reconocer oportunidades donde puedas hacer una contribución importante fuera de tu rol tradicional, como a ver las ocasiones que se presentan para emprender nuevas iniciativas empresariales. Aún más importante, un horizonte amplio te permitirá reconocer problemas como, por ejemplo, el aumento de la insatisfacción entre los empleados antes de que este hecho pueda convertirse en una amenaza mayor.

Puedes construir esta red de contactos saliendo de tu zona de confort en el trabajo. Ve a una reunión o un evento a la que tú (y para otras personas que te conozcan) considerarías poco probable asistir. Márcate objetivos de nuevas ideas a desarrollar y nuevos contactos a hacer, y cúmplelos.

4.Sal de tu esfera habitual

Sobresale en tu trabajo propio pero también interésate en problemas de los que no eres directamente responsable, aquellos que preocupen a toda la organización y no sólo a tu esfera limitada. No tengas miedo de meterte en problemas complejos porque estén siendo tratados de solventar por parte de los jefes. La función de RH es central para el funcionamiento eficiente de cualquier organización y estarás en una buena posición para saber qué es lo que no está funcionando aunque no esté dentro de tu terreno habitual de responsabilidades.

No siempre es fácil levantar la cabeza para ver más allá y responsabilizarse de grandes problemas. Puede que te sientas inseguro, especialmente si son cuestiones fuera de tu área habitual de trabajo. Habrá personas que cuestionarán tu legitimidad e, irremediablemente, preguntarán: ‘¿qué derecho tienes?’ Puede resultar incómodo pero debes conservar la fe en ti mismo y en lo que puedes ofrecer.

Por supuesto, hay momentos en los que debes centrarte en tus propias prioridades pero si los directivos hicieran eso todo el tiempo, la organización nunca lograría desarrollar todo su potencial. Recuerda también que los principales líderes en la mayoría de organizaciones necesitan tener a personas preparadas para unirse al frente de la organización y para conseguir que el conjunto dé mejor resultado que la suma de las partes.

5.Trabajar con la diversidad

La diversidad es normalmente responsabilidad del profesional de RH, asegurando que se promueva la diversidad de género, raza y edad. El mundo actual es mucho más diverso y los equipos deben provenir de orígenes distintos y tener opiniones, actitudes y perspectivas diversas.

Esta diversidad es una fuente de creatividad y resolución de problemas, un recurso que la función de RH debe aprovechar. Haciéndolo no sólo se beneficiará tu organización y todos los que en ella trabajan, también dejará patente tu capacidad para gestionar las resistencias y las diferencias.

Revisa tus prejuicios particulares (todos los tenemos) y busca enfrentarte a situaciones donde puedan ser cuestionados, quizá entornos en los que tú seas el que forma parte de una minoría.

6.Ser exigente

Esto nunca es fácil. La diversidad, por ejemplo, puede conllevar desacuerdos y desafíos (de hecho, debería traerlos). Estas tensiones y desacuerdos pueden traer un gran recurso de inspiración y de resolución de problemas, del mismo modo que un equipo donde todo el mundo piensa igual y está de acuerdo con los demás es poco probable que aporte ideas laterales para proyectos creativos. Demuestra liderazgo sin tratar de evitar las tensiones causadas por equipos diversos. Aprovecha las oportunidades para la creatividad y la innovación que esas tensiones presentan porque te permitirán destacar como alguien capaz de lograr la excelencia, no sólo en tu propio trabajo sino también en el hecho de ayudar a los demás a conseguirla.


Puntos clave:

  • Desarrolla una amplia y diversa red relacional conectando con el mayor número posible de personas de toda la organización y de fuera.
  • Mejora y aprende a ganarte la confianza de más personas.
  • No tengas miedo a enfrentarte a problemas complejos. Son aquellos que tus jefes están tratando de solucionar.
  • Aprende a aprovechar los beneficios de la diversidad. No temas las tensiones que puedan causar los equipos diversos; pueden ser una fuente de inspiración.

Acceso a la noticia: http://www.peoplemanagement.co.uk/pm/articles/howtogetyourselfpromoted.htm?name=how+to&type=section

Acceso al estudio “Trusting Times” de Common Purpose: http://www.commonpurpose.org/home/about/research/research03.aspx

* Middleton, Julia. “How to... get yourself promoted”. People Management Online, 13/12/2007. (Artículo consultado on line: 20/12/2007)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.