Los métodos de siempre para encontrar trabajo resisten bien el embate de internet. Aunque los portales de búsqueda de empleo tienen cada vez más usuarios, el primer sistema para hallar trabajo sigue siendo preguntar a los familiares y amigos.

El recurso a contactos personales ha aumentado en España hasta el 71,8% en los últimos 8 años. El uso del sistema público pasó del 85% al 53%, y las ETT y agencias privadas, del 3% al 29%.

Los métodos de siempre para encontrar trabajo resisten bien el embate de internet. Aunque los portales de búsqueda de empleo tienen cada vez más usuarios, el primer sistema para hallar trabajo sigue siendo preguntar a los familiares y amigos si conocen alguna vacante. Según la última encuesta realizada por la oficina estadística europea (Eurostat), el 71,8% de los parados o los trabajadores que quieren cambiar de empleo recurren a los círculos familiares y de amistades, frente a un 52% que envían el currículo a alguna web especializada.

PAÍS MUY TRADICIONAL

España es uno de los países más tradicionales en cuanto a los sistemas de búsqueda de trabajo. Solo en Grecia, Irlanda, Austria e Italia se recurre aún más a los amigos y parientes.

En el lado contrario se encuentran países como Suecia, con un 22% del sistema tradicional, y Bélgica, con un 32%, según los datos recogidos en un estudio realizado por Joan Antoni Alujas, profesor de la Facultad de Económicas de la Universitat de Barcelona.

Curiosamente, la tendencia de los últimos ocho años ha sido la de incrementar el recurso a las personas más próximas, un sistema que en España ha pasado de tener una aceptación del 51,8% en 1998 al 71,8% en el 2006. Esta subida se ha producido de forma simultánea a la consolidación de la red como canal de intermediación laboral, que ha pasado de ser usado por el 19% de los trabajadores en 1998 al 52%.

LAS COMISIONES INFLUYEN

Alujas destaca en su estudio que "el canal más utilizado para buscar empleo sigue siendo el entorno más próximo a cada persona, a lo que se une la pérdida de peso del servicio público". A su juicio, la extensión del uso de internet y el precio que cobran las operadoras es un factor importante para explicar por qué varía tanto el recurso a la red para la intermediación.

El nivel de estudios también influye en el canal que se utiliza. Mientras que solo el 5% de los inscritos en Infojobs.net tienen el equivalente a la ESO, el 35% son licenciados o técnicos superiores.

Otro factor es el sesgo que tienen los portales de internet para captar ofertas relacionadas con empleos cualificados y, en muchos casos, con las tecnologías de la información y las comunicaciones. Según el portal Infoempleo.com, el 87% de las empresas de ese sector recurren a la red para reclutar personal. En cambio, únicamente el 36% de las pequeñas empresas busca candidatos en internet. En general, el canal de los contactos personales es el segundo más utilizado para colocar las ofertas, después de los anuncios en la prensa, otro métodos tradicional. Las estadísticas recogen el reparto de las cuotas de mercado de los canales de búsqueda de trabajo después de la pérdida de monopolio del Inem. El servicio público atraía al 85% de los demandantes de empleo en 1998, un porcentaje que cayó al 53% en el 2006. De forma paralela, las empresas de trabajo temporal y otras agencias privadas han pasado de tener un 3% al 29%.


Las empresas suelen ser más fieles que los empleados

La estadística también refleja la utilización simultánea de diferentes canales o sistemas para encontrar trabajo. "Es lógico que los demandantes de empleo recurran a varias vías para acelerar la búsqueda", asegura Mireia Ràfols, responsable de la red de oficinas del Servei d 'Ocupació de Catalunya (SOC).

En cambio, las empresas son más fieles a un solo sistema. "Las compañías que prueban nuestros servicios para buscar candidatos, no suelen picotear, y repiten con más ofertas" en nuestros canales, añade Ràfols.

El SOC se encuentra en pleno proceso de lavado de imagen, con una media de renovación de seis o siete oficinas por año de las 70 de que dispone. El último avance es el gestor inteligente de colas, que distribuye a los usuarios para reducir los tiempos de espera. Otro paso será un uso más a fondo de internet por parte del antiguo Inem, de tal manera que el portal oficinadetreball.cat pase de ser un escaparate de ofertas a convertirse en un verdadero canal de intermediación on line, un cambio que está previsto que sea operativo a finales de este año que acaba de comenzar, según la responsable del SOC.

El Servei d 'Ocupació de Catalunya había gestionado unas 40.000 ofertas para cubrir 83.000 puestos de trabajo entre enero y noviembre del año pasado. A finales de año contaba con 366.000 demandantes de trabajo, de los que 259.170 eran parados y los otros 106.000 querían cambiar de empleo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.