El banco francés anuncia un fraude que supuestamente llevó a cabo un empleados de unos 30 años que no se ha beneficiado "directamente" y que actuó solo. La entidad hace frente además a una depreciación de sus activos por la crisis hipotecaria en EE.UU.

El banco francés Société Générale (SG) ha anunciado hoy que ha sido víctima de "un fraude excepcional" que le va a costar 4.900 millones de euros, a lo que se suma una depreciación de activos de 2.050 millones en las cuentas del cuarto trimestre de 2007 por la crisis de los créditos hipotecarios en Estados Unidos.

Para reforzar sus fondos propios tras el fraude la entidad va a lanzar un aumento de capital de 5.500 millones de euros.

El Banco de Francia investigará el fraude informó hoy el organismo en un comunicado recogido por la prensa francesa. La institución considera "diligente" la apertura de una investigación "con el fin de examinar las condiciones en las que se produjo el fraude".

El presidente de Société Générale, Daniel Bouton, dijo hoy que el fraude no se puede atribuir a un fallo de los sistemas de control, sino a la "inteligencia" de un solo operador que asumió posiciones de riesgo extremo en los mercados bursátiles. "Sus motivaciones parecen incomprensibles", explicó Bouton en rueda de prensa, al referirse al presunto defraudador, un hombre de unos 30 años que no se ha beneficiado "directamente" y que actuó solo.

Bouton presentó su dimisión al consejo de administración reunido ayer, que lo rechazó y "le renovó toda su confianza, así como al equipo de dirección". Hoy ha insistido ante la prensa en el mensaje de que SG es "tan sólido que el ejercicio de 2007 se cerrará con un beneficio neto de entorno a los 700 millones de euros".

Del operador cuyas acciones fueron descubiertas por el banco a última hora del, dijo que "construyó una empresa de disimulo", que le permitió "eludir todas las capas de control".

El presidente del banco justificó el no haber llevado el caso inmediatamente ante la justicia después de descubrirlo por la magnitud del riesgo financiero que hubiera supuesto para SG cualquier filtración y asumió las posibles responsabilidades que se deriven de esta actuación.

"La pérdida podría haber sido un múltiplo de lo que hemos perdido", advirtió antes de remachar que como "no somos especuladores" SG decidió cerrar todas las posiciones de este operador entre el lunes y el miércoles de esta semana. "Por una mala suerte extraordinaria", ese cierre de las posiciones se produjo en pleno derrumbe de las bolsas mundiales.

Precisó que las posiciones asumidas por el presunto defraudador eran positivas al terminar el ejercicio de 2007 y que sólo en los primeros días de este año habían pasado a ser "débilmente perdedoras".

La cotización de SG, que estuvo suspendida toda la mañana en la Bolsa de parís, se reanudó justo después del mediodía y bajó más del 5% en veinte minutos escasos, mientras que el índice líder del parqué parisiense subía más del 4%.

SG ha relevado de sus funciones al empleado responsable, que ha revisado y analizado en detalle sus operaciones, lo que ha confirmado "la naturaleza aislada y excepcional de este fraude".

En cuanto al impacto de la crisis de los créditos hipotecarios de alto riesgo en Estados Unidos ( 'subprime '), el banco señaló que los 2.050 millones de euros que se van a contabilizar en el último trimestre del pasado ejercicio se descomponen en 1.100 millones por riesgos del sector inmobiliario residencial, 550 por la exposición a los aseguradores "monolines" de EE.UU. y 400 millones de "provisiones adicionales relativos a esos dos elementos.

A este respecto, la entidad señaló que su cartera de 'subprime ', que estaba valorada en 550 millones a fecha del pasado 30 de septiembre, se ha cubierto, depreciado o vendido, de forma que a finales de año mantenía una "exposición residual" de unos 35 millones de euros.

Société Générale, que publicará sus cuentas definitivas de 2007 el próximo 21 de febrero, subrayó que el resto de sus actividades "deberían exteriorizar buenos resultados", y así por ejemplo los ingresos de su red bancaria en Francia aumentarán en torno al 4,7%.

Además de la ampliación de capital de 5.500 millones de euros, el consejo de administración tiene intención de proponer el pago de un dividendo a cuenta del ejercicio de 2007, "en línea con el objetivo del grupo de una tasa de distribución del 45%".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.