Desde la pasada primavera en China, algunos productos básicos se han encarecido un 50%. El Gobierno ha pedido a los empresarios que aumenten los sueldos de sus empleados, y tratar de disminuir así la presión sobre los trabajadores.

El Ministerio de Trabajo chino ha solicitado a los empresarios que suban el sueldo de sus empleados para compensar la presión que sufren los ciudadanos como consecuencia de la subida desorbitada del IPC en los últimos meses. Según informa hoy la prensa oficial, el ministerio está elaborando una circular, que hará llegar a los empresarios muy pronto, con el propósito de "desarrollar un mecanismo que propicie un aumento saludable de los salarios de los empleados".

A la hora de poner en práctica esta "recomendación" ministerial, que será revisada por el Consejo de Estado (gabinete) próximamente, se marcará como pauta el índice de precios al consumo (IPC).

"El Gobierno no puede forzar a las empresas a que suban los sueldos. Esperamos encontrar un sistema en el que participen todas las partes por medio de una regulación", declaró un responsable del ministerio citado por "Shanghai Daily".

Según señalaba una encuesta realizada a principios de año en 14 ciudades y sus áreas rurales circundantes, la subida de los precios se situaba como la mayor inquietud de los consultados (un 66,5% en el caso de los habitantes urbanos y un 57,5% en el caso de los rurales), adelantando así a preocupaciones "tradicionales" como el hecho de ser despedido y poder encontrar otro trabajo o los problemas de cobertura social.

Los precios de la cesta de la compra se han disparado especialmente desde la pasada primavera, lo que ha hecho que productos como la carne, los huevos o el aceite se hayan encarecido en un año en torno a un 50%. La inflación en diciembre pasado se colocó en un 6,5%, tras el máximo histórico (el mayor en más de una década) de noviembre, con un 6,9%.

Un total de 12 de las 30 provincias y regiones con que cuenta China han anunciado ya que podrán en marcha leyes para buscar una salida al problema de los bajos salarios.

De estas provincias, 27 obligan ya a los empleadores a que depositen una cantidad no determinada de dinero, que sirve como garantía de que el pago de los salarios no se retrasa indefinidamente, como ocurría en algunos sectores, como el de la construcción, hasta hace no tanto.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.