La gestión de personas en empresas multinacionales pasa por un estricto sistema de jerarquía que procura un equilibrio entre el director de la división internacional, el responsable en destino y la matriz de RH en la sede central de la compañía.

Se pueden utilizar la mismas herramientas para gestionar personas en Turquía que en España? La respuesta es sí pero con una larga serie de matices. Las diferencias culturales y legales dificultan la implantación de sistemas de gestión homogéneos, aunque toda la plantilla trabaje bajo el paragüas de una misma organización. Los directores de recursos humanos, participantes en la II Tertulia E&E de multinacionales -organizada con la colaboración de Manpower- reconocen que es clave mantener un equilibrio entre las funciones del director general de la división en destino y las directrices que diseña la matriz en la gestión de profesionales, por ejemplo, desde el punto de vista del reclutamiento y, sobre todo, la formación y el desarrollo de carrera.

Juntos pero no revueltos

En Avon, que cuenta con una plantilla de cuarenta y cinco mil personas distribuidas en más de cien países, consideran muy importante conocer la legislación laboral y la capacidad de interactuar de las personas en el extranjero para que la gestión sea eficaz. Susana Gómez, directora de recursos humanos de la multinacional en España, explica que desde el país se apadrina la gestión de recursos humanos: "Antes de incorporar al responsable de personas en el país de destino se le hace un tour por otras divisiones internacionales para que se impregne de la cultura. El reporte jerárquico de este profesional se realiza por dos vías: al director general de Avon en ese país y a la función de recursos humanos en la central". Matiza Gómez que el diseño de herramientas de gestión se realiza en el cuartel general de Nueva York, "pero es el responsable de cada unidad de negocio el que se ocupa del desarrollo del talento".

José Luis Manso, director de recursos humanos de Banco Popular, comenta que en la entidad es su departamento el que selecciona a los responsables del área de personas en el extranjero, con el apoyo de los máximos representantes del negocio allí. "El reporte se hace por territorios, de manera que al final nos llega a la central", afirma Manso. Banco Popular tiene una plantilla de 15.000 personas, más de dos mil fuera de España.

La estructura es diferente cuando se trata de organizaciones más dispersas como NH, diecinueve mil personas en veinticuatro países. "El setenta por ciento de la plantilla no está en España. Para su gestión diseñamos un sistema homogéneo en cada estructura de negocio", apunta Íñigo Capell, director de recursos humanos internacional y compensación de la cadena hotelera. Las empresas del ámbito de energía funcionan de forma similar pero... con matices. Es el caso de Red Eléctrica de España (REE). Su director de recursos humanos, José García Moreno, apunta que trabajan como grupo y con cuadros de mando similares en la organización pero, puntualiza que "el director de recursos humanos en destino recibe el apoyo de la central para implantar políticas globales en su región".

Parece claro que en cuestión de personas en las grandes organizaciones la integración de la cultura global y local es definitiva. José Luis Relea, director de recursos humanos de Altadis, sentencia que, "el responsable de personas tiene que ser local; es el que mejor conoce la realidad del país. En nuestro caso, procuramos que la relación funcional sea muy directa para transmitir la cultura". Uno de los aspectos que, según Relea, se deben de tener en cuenta para acertar en la selección de ese directivo es que su perfil conjugue el origen local, que le permite conocer a fondo el país, con una formación internacional. Álvaro Delgado, de Iberdrola Renovables, añade que, "es importante que no se produzca un choque cultural. Nosotros optamos por un esquema en el que prime un proceso de integración".

Formación, un pilar clave

En esta tarea una de las cuestiones cardinales es que al margen de las particularidades locales, deben existir ciertas reglas comunes que sean el pilar sobre el que se edifica la organización. Entre las primeras se encuentran las relaciones laborales y, entre las segundas, se impone la formación. "Tiene que ser única", afirma Ana Villacañas, directora de recursos humanos de Cintra. Por su parte, Javier Arribas, responsable de recursos humanos internacional de OHL, apunta ua evolución: "Antes las empresas se trasladaban de forma temporal a otros países, pero ahora lo hacen con intención de quedarse. Esto ha obligado a cambiar el modelo de gestión apostando por la diversidad. Para conseguirlo en cada línea de negocio contamos con un responsable de recursos humanos, pero siempre es el corporativo el que marca las pautas".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.