La Conselleria d 'Innovació, Universitat i Empresa pretende que las universidades alcancen acuerdos con el profesorado para recolocarlos en puestos afines a los que deban suprimirse por los cambios en la oferta de estudios.

Las universidades que logren redimensionar la plantilla de profesorado para adaptarla a las necesidades cambiantes de su oferta de estudios recibirán, a partir de este año, una financiación adicional. La Conselleria d 'Innovació, Universitats i Empresa ha previsto destinar 10 millones de euros a ese concepto en el 2008, una cantidad que crecerá hasta los 15 millones el próximo año y se situará en los 20 millones en el 2010.

Este estímulo económico figura dentro de los 89 millones de euros que, en el 2008, se dedicarán a la financiación variable por objetivos, una cantidad que se quiere doblar en dos años hasta colocarse en los 175 millones. El dinero que reciben ahora las universidades públicas catalanas en función del cumplimiento de determinados parámetros no alcanza al 15% de las transferencias corrientes.

ACUERDOS CON EL PROFESORADO

La medida que ahora se inaugura para racionalizar las plantillas de determinados estudios pretende que las universidades, a pesar de las limitaciones que impone, por ejemplo, la regulación laboral del funcionariado, sean capaces de reasignar puestos de trabajo a partir de la búsqueda de acuerdos con el profesorado al que se pueda recolocar en estudios afines.

El profesorado de las universidades públicas catalanas ha crecido un 17% desde el curso 2001-2002 al 2005-2006, pasando de los 11.625 docentes a 13.694. Durante el mismo periodo el ingreso de nuevos alumnos a las aulas universitarias ha caído alrededor de un 1%. Los desajustes más graves se detectan en unos pocos estudios que vienen siendo demandados por muy pocos alumnos de forma ininterrumpida durante los últimos años.

La Conselleria d 'Innovació, Universitats i Empresa ha comenzado a exigir a las nuevas propuestas de estudios presentadas por las universidades que prevean establecer "mecanismos que permitirán eventualmente una revisión de la titulación si se produjeran cambios significativos en la demanda social o de matrícula por parte de los estudiantes". Se tratar de concretar fórmulas que posibiliten la reducción de plazas de oferta, propuestas de diversificación de los estudios o incluso para abordar cómo se elimina la titulación si fuera preciso, todo ello para evitar en el futuro los desajustes entre los recursos humanos de que disponen los centros y las necesidades que surjan.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.