Según una encuesta, el 66% de las empresas prevé subir el sueldo a sus profesionales, aunque el resto cree que habrá falta de dinamismo laboral. Pero lo que más preocupa es lo difícil que resulta encontrar talento e idear nuevos métodos de retención.

Cuando todos los indicadores apuntan a que la economía pasa por un momento delicado y que se avecinan nubes en el horizonte, los salarios en España se mantienen. O al menos, eso es lo que parece. Según una encuesta elaborada por la consultora Hays, el 66% de las empresas españolas tiene contemplado un incremento salarial para 2008. 'Existe una gran confianza, por parte de los empresarios y profesionales españoles, en cuanto a las políticas salariales ', afirma Chris Dottie, director general de la organización. Optimismo es lo que se desprende del citado estudio. 'Tanto empresarios como ejecutivos creen que el problema puede afectar a la macroeconomía, pero sus negocios van adelante. Por tanto, no ven motivo de preocupación, de momento '.

Tan sólo el 12% está preocupado y cree que habrá un decrecimiento económico. El 38% habla de rigidez de la economía y el 34% cree que habrá una falta de dinamismo del mercado laboral. Pero sobre todo lo que más les preocupa es que cada vez es más difícil encontrar talento. 'Eso es una realidad, han de buscar nuevos métodos para retener a los profesionales con los que cuentan porque hay escasez de ellos ', señala Dottie.

Un ejemplo de que las empresas están interesadas en mantener en sus filas a los mejores lo corrobora el siguiente dato: en la encuesta del año pasado, la retribución variable sólo alcanzaba al 37% de los profesionales, mientras que en el actual estudio este porcentaje ya asciende al 50%. 'La tendencia es que estos porcentajes se incrementen, porque vamos hacia una remuneración ligada a lo emocional, a la que tiene en cuenta los pequeños detalles, como regalar la tarde de los viernes. Son esos gestos los que hacen que el profesional se sienta más implicado que si le subes el sueldo mil euros al año ', señala Dottie, que recuerda los inicios de implantación del vale de comida, 'se pensaba que no iba a tener aceptación y ahora mismo ya está generalizado '. De hecho, el 78% de los empleados ya cuenta con algún tipo de beneficio social.

La satisfacción de los empleados, 'cada vez más sofisticados e informados ', también cuenta. El 37% de los profesionales considera que su remuneración es insuficiente. 'Todos creemos que merecemos más, pero también es verdad que las empresas cada vez pagan mejor ', afirma el consultor.

Según el estudio de Hays, el incremento medio de los salarios en 2007 para el 24% de las empresas fue de más del 6%; el 40% subió los sueldos hasta un 6%, y el 28% no sufrió ningún tipo de incremento. Sobre lo que ocurrirá a lo largo de 2008, nadie sabe nada: 'Todo dependerá del entorno económico, pero no tenemos ningún dato que nos indique que no se producirán subidas salariales, aunque sí es probable que haya en algunos sectores algún estancamiento con subidas en torno a la inflación media anual ', afirma Dottie, que añade que, aunque vengan mal dadas, el mercado, sobre todo en algunos sectores, no puede desatender a los buenos profesionales. 'De ellos dependerán los resultados de la compañía, y eso es algo que no pueden desatender '.

Como consecuencia directa de este ciclo, en Hays creen que el mercado seguirá demandando controllers de gestión, analistas de negocio y directores financieros, para obtener un mayor análisis y detalles de la competencia y controlar de forma exhaustiva los márgenes de sus negocios, especialmente en el sector de la construcción y plataformas logísticas.

El departamento financiero sigue siendo uno de los más importantes dentro de la estructura de una empresa y ante cualquier estrategia, bien de expansión, de reducción de costes o de no inversión, las organizaciones siguen contratando profesionales altamente cualificados, dado que las finanzas de una compañía son siempre una prioridad.

Los sectores farmacéutico e informático disponen de elementos que indican que tendrán crecimiento económico. En cuanto a la demanda de puestos, los consultores de herramientas y los programadores serán de los más beneficiados. 'Hay minisectores, como los anteriores, que se pagan muy bien ', afirma Chris Dottie.

En su opinión, es difícil generalizar, pero el sector de la banca, 'que ha tenido grandes incrementos de salarios en los últimos años, debido a los buenos resultados obtenidos por el sector en general, puede que se esté ralentizando '. Otros que también pueden ver cómo disminuyen sus ingresos son los directivos y profesionales de la construcción, 'que también han vivido años de crecimientos por encima de la media '. Este experto vaticina que se dará un nuevo enfoque al sector inmobiliario, 'y no habrá unos incrementos salariales elevados porque viven un momento delicado '.

En las grandes multinacionales, en el año 2007, se observó una mayor demanda del perfil de director financiero en los sectores farmacéutico, banca, construcción y promoción inmobiliaria, así como el tecnológico, ya que son los mercados que gozan de mayor internacionalidad.

Por sectores y funciones

El gran consumo se vuelca en los departamentos de personal

Gran parte de las empresas, fundamentalmente nacionales, que no cuentan con una cultura profunda en recursos humanos, decidieron el año pasado invertir recursos profesionales en esta área, considerada clave dentro de su organización. Los sectores que más han apostado por este departamento han sido las empresas pertenecientes al gran consumo, ya que existe, dice el estudio de Hays, una mayor necesidad de manejar negociaciones con sindicatos laborales. Por lo tanto, los perfiles solicitados tienden a ser más técnicos, perteneciendo al área de compensación y beneficios y de relaciones laborales.

En cuanto a la selección de perfiles administrativos, existe una necesidad creciente en profesionales cada vez más cualificados, realidad que se refleja directamente en los salarios de este segmento laboral. Se observa, además, la existencia de dos figuras clave en este nuevo perfil altamente cualificado. Por un lado, los office managers en empresas multinacionales con funciones tanto de soporte como de responsabilidad, pudiendo percibir alrededor de 40.000 a 50.000 euros brutos al año.

Por otro, los puestos de secretarias de dirección, también con funciones de responsabilidad dentro de la organización, que han llegado a subir su salario hasta los 40.000 euros brutos al año. La función de secretaria de dirección ha cambiado en los últimos años. Ahora asume una creciente importancia, pues es vista como la persona que puede aliviar, en gran medida, la carga de trabajo de la dirección, tomando decisiones importantes en el día a día de la compañía. Además de esta capacidad de toma de decisiones, el perfil deseado es el de un profesional con dominio de más de un idioma y un excelente nivel de interlocución.

Ausencia de fidelidad en los abogados jóvenes

Cabe advertir que en 2006 se produjo una verdadera revolución en la contratación de perfiles jurídicos, como consecuencia de la nueva norma por la que se equiparan los servicios de abogados a una relación laboral de carácter especial. Esta implementación, llevó a que gran parte de los abogados que ejercían como colaboradores pasaran a cotizar directamente a la Seguridad Social y vieran descender su liquidez salarial en un porcentaje bastante elevado. En un intento por evitar esta situación, cuenta el informe de Hays, muchos de estos profesionales trataron de negociar contratos laborales con los despachos para los que trabajaban y estos cambios estructurales produjeron a inicios de 2007 controversias en cuanto a la selección.

Por el contrario, desde mitad de año, el mercado legal se observa algo más tranquilo. Aun así, se produjeron movimientos estratégicos individuales destinados a cubrir puestos como abogados internos en las empresas. Estos profesionales buscan disfrutar de un mejor horario laboral.

Al mismo tiempo, algunos profesionales pretendían cambiar de despacho para especializarse aún más en las áreas en las que trabajaban. El perfil de los reclutados demanda dominio de idiomas, tan o más importante que el historial profesional que posean los candidatos.

Uno de los mayores cambios que se han producido en el mercado nacional es respecto a la contratación de perfiles júnior, ya que los jóvenes cada vez tienen mayor poder de decisión a la hora de escoger un empleo, al que exigen un horario laboral más flexible. Respecto de los abogados más jóvenes, existe por su parte poca fidelidad con las firmas en las que trabajan y en no pocas ocasiones rotan en función del mejor salario ofrecido.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.