A partir del 15 de febrero dejará de estar en vigor el programa temporal de protección por desempleo e inserción (Prodi). Es decir la ayuda de 426 euros para parados de larga duración que no cobran subsidio de desempleo.

A partir del 15 de febrero dejará de estar en vigor el programa temporal de protección por desempleo e inserción (Prodi). Es decir la ayuda de 426 euros para parados de larga duración que no cobran subsidio de desempleo, según explicó ayer el Gobierno y confirmó el Ministerio de Trabajo. La ayuda, sin embargo, podrá ser concedida hasta el mes de abril, en el caso de que los solicitantes reúnan los requisitos exigidos. Y quienes la tengan concedida podrán agotar los seis meses que dura la prestación.

Hasta septiembre de este año, se habían beneficiado de la prestación casi 700.000 desempleados de larga duración. Según Trabajo, la desaparición de esta medida, que se puso en marcha en julio del 2009 y se ha prorrogado en dos ocasiones, llevará aparejada la potenciación de la figura de los orientadores de los servicios públicos de empleo. Se trata de técnicos cuya función es guiar a los desempleados en la búsqueda de trabajo. Esta figura se puso en marcha en agosto del 2008 y el ministerio cuenta en estos momentos con 1.500 técnicos. La plantilla se doblará en los próximos meses y llegará hasta los 3.000. Hasta finales de septiembre los orientadores habían atendido a 900.000 parados, lo que no significa que les hayan encontrado empleo, aunque desde el ministerio se subraya su eficacia.

CONFLICTIVIDAD SOCIAL / Pese a la voluntad de Trabajo de quitar hierro al efecto de la supresión de la medida, los sindicatos coincidieron en que puede provocar «conflictividad social». El secretario de acción sindical de UGT, Toni Ferrer, aseguró que las medidas van «en la dirección contraria a lo que requiere el país».

Ferrer advirtió de que esa decisión tendrá un efecto «muy negativo». «Cerca de 600.000 personas van a quedarse sin nada, lo cual se vendrá a añadir al millón cien mil desempleados que ya no tienen ningún tipo de cobertura económica en este momento», expuso.

En términos similares, CCOO lamentó que Zapatero siga planteando la salida de la crisis a través del recorte de derechos, en vez de intentar obtener más recursos a través de una fiscalidad más justa y con la persecución del fraude fiscal. «Las recetas de la recuperación las está marcando el mercado y tienen una orientación excesivamente liberal. Se priman los intereses del sector financiero por encima del interés público», comentó Dolors Llobet, portavoz del CCOO de Catalunya.

Ese planteamiento fue secundado por ERC. Su portavoz en el Congreso, Joan Ridao, consideró que la supresión de la ayuda de 426 euros supone una «nueva concesión» del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «ante la sobreexcitación de los mercados».

MUTUA DE FUNCIONARIOS / Entre las iniciativas anunciadas ayer para incidir en el recorte del gasto, figura la extinción del Régimen de Clases Pasivas y la Mutualidad de Funcionarios de la Administración Civil del Estado (MUFACE) para lo nuevos funcionarios. Se trata de una recomendación que ya se recogía en el Pacto de Toledo de 1995, donde se recomendaba la supresión de los regímenes especiales para fomentar el régimen general de la Seguridad Social. Los sindicatos de la enseñanza, uno de los colectivos laborales que se benefician de ese régimen especial, se mostraron contrarios a la iniciativa.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.