Hay una previsión de 250.000 aspirantes para 35.895 plazas, aunque la cifra podría ser mayor por la desaceleración. Como novedad, este año se podrán presentar jóvenes de 16 años y habrá una atención especial a la integración de personas con discapacidad.

El número de la suerte es esta vez el 35.895. En España, nunca en la historia había salido ninguno tan alto. 35.895 es el número de plazas convocadas por la oferta de empleo público correspondiente a 2008. Los destinos laborales de quienes las obtengan, entre los más de 250.000 aspirantes previstos, serán la Administración General del Estado y sus organismos, Cuerpo Nacional de Policía, Cuerpo de la Guardia Civil y Fuerzas Armadas. La convocatoria general parte del Ministerio de Administraciones Públicas y fue publicada en el Boletín Oficial del Estado del pasado 30 de enero. Las bases específicas de cada convocatoria por separado deberán hacerse públicas antes del 1 de mayo.

Una de las principales novedades reside en que, por vez primera, podrán presentarse jóvenes de 16 y 17 años, acogiéndose a la modificación introducida el año pasado en el Estatuto Básico del Empleado Público. Así se recoge en la orden de 14 de noviembre de 2007, en la que se establecen las bases comunes que regirán los procesos de selección para el ingreso y acceso en cuerpos y escalas de la Administración General del Estado. Su artículo noveno (dedicado a los requisitos que deben cumplir los aspirantes) establece: "Tener cumplidos 16 años y no exceder, en su caso, de la edad máxima de jubilación forzosa. Las bases específicas podrán exigir la edad mínima de 18 años para el acceso a los cuerpos y escalas que impliquen el ejercicio de autoridad o cuyas funciones supongan riesgo para la salud".

Requisitos mínimos

Según fuentes del Ministerio de Administraciones Públicas, es conveniente hacer hincapié en que, pese a abrirse el abanico de edad, la presencia de candidatos menores de 18 años en los exámenes será probablemente exigua. El motivo reside no sólo en que habrá convocatorias -todas aquellas que impliquen el manejo de armas, por ejemplo- en las que por motivos evidentes se impedirá la presentación de menores, sino también en la introducción de requisitos mínimos de titulación y formación académica adquirida que serán un freno a su presencia.

Desde el centro de estudios Adams, una de las principales empresas de preparación de oposiciones en España, por cuyas aulas pasaron en 2007 más de 28.000 alumnos, confirman este dato. A estas alturas del año académico, apenas hay menores de 18 años en sus centros. Estefanía Córdoba, con 17, es una de esas pocas excepciones, aunque en su caso se prepara para acceder a la Administración autónoma catalana, que ya en 2007 fue la primera que dio vía libre a menores de 18 en sus convocatorias de empleo público. La preparación a la que se somete esta joven barcelonesa está enfocada al nivel laboral más bajo, el de subalternos, con un destino previsible como conserje, recepcionista o en tareas de información pública.

Estefanía Córdoba reconoce que se siente algo extraña en el aula, rodeada de personas "casi todas mayores de 40 años, incluso alguna de más de 50". También se ve a sí misma con ventaja respecto a muchos de sus nuevos compañeros de estudios, debido a los conocimientos frescos que posee por el hecho de seguir cursando la educación secundaria.

"Falta publicidad sobre la reducción de la edad mínima para presentarse", se lamenta Félix Pérez, consejero delegado de Adams. "Es una medida que apenas se ha dado a conocer, que necesita más divulgación y que, en nuestro caso, hará que antes de que acabe el actual curso escolar empecemos una campaña en diferentes institutos para que los alumnos de 16 y 17 años sepan que ya cuentan con la opción de presentarse a oposiciones a las administraciones públicas".

Sectores prioritarios

Tráfico y policía, políticas sociales (inmigración y vivienda, entre ellas), investigación, medio ambiente, instituciones penitenciarias, Hacienda pública, lucha contra el fraude fiscal y control del gasto público, estadística, servicio exterior, seguridad del transporte y tecnologías de la información y, en especial, todo lo relacionado con la promoción de la atención a las personas en situación de dependencia son, según fuentes del Ministerio de Administraciones Públicas, otros de los sectores prioritarios en las diferentes convocatorias que se sucederán a lo largo de 2008. Entre las novedades se contempla también una atención especial a la integración de personas con discapacidad en el empleo público -subiendo el anterior cupo de reserva de plazas del 5% al 7% en determinados supuestos-, así como la introducción de pruebas menos memorísticas y más prácticas.

Para Félix Pérez, este último aspecto no supone sino una profundización en algo que ya viene produciéndose desde hace algunos años. Según el consejero de Adams, la previsión oficial de 250.000 aspirantes al conjunto de toda la oferta de empleo público podrá verse superada por la desaceleración económica, "que seguramente conllevará la presencia de más candidatos, sobre todo procedentes del sector de intermediación inmobiliaria".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.