Después de tres meses de protestas que han hecho historia en Hollywood, los escritores logran compensaciones por las películas distribuidas en la red. Nunca antes la industria cinematográfica se había sentido tan amenazada por un colectivo.

Los 10.500 guionistas que trabajan para el cine y la televisión en Hollywood volverán a sus puestos entre hoy y mañana, después de tres meses de conflictos.

La presión que ejercía este colectivo en la industria -considerado como primer eslabón de la cadena del cine-, ha empujado a las partes enfrentadas (líderes del sindicato de guionistas de EE.UU. y los estudios de producción) a llegar a un principio de acuerdo, que muy probablemente se ratificará esta semana por todos los miembros.

El texto recoge compensaciones económicas para los escritores de guiones por la distribución de las películas escritas por ellos en internet. Este punto ha sido el principal escollo entre las partes durante la negociación, ya que los productores no querían ceder nada en este terreno, y los guionistas se negaban a suprimirlo de sus reivindicaciones por ser uno de los más importantes.

'Éste es el mejor acuerdo que este sindicato ha firmado en los últimos 30 años, después de la huelga más exitosa de este gremio en los últimos 35 años ', dijeron ayer en el sindicato.

Sin embargo, los guionistas no han logrado nada referente a los formatos de animación o de reality en televisión, que era otra de las reivindicaciones más sólidas en este conflicto.

El final de este paro supondría la vuelta al trabajo para miles de personas involucradas en películas, series y programas de televisión suspendidos, además, facilitará la celebración de la esperada gala de los Óscar, que se librará de la presencia de los piquetes.

Nunca antes la industria cinematográfica se había sentido tan amenazada por un colectivo. Durante estos tres meses, la suspensión de producciones de películas ante la falta de guiones ha traído miles de despidos de actores y personal técnico, a la vez que ha significado pérdidas millonarias para los estudios.

Pérdidas

Y es que esta larga huelga ha hecho historia en Hollywood. Se estima que la economía local de Los Ángeles ha sufrido pérdidas de más de 1.000 millones de dólares (alrededor de 680 millones de euros). Más de 60 series y programas de televisión, muchos de ellos establecidos en horarios de máxima audiencia, se han visto forzados a suspender la producción diaria.

A esto hay que añadir el ruido mediático y su efecto en eventos tan emblemáticos como la convocatoria de los Premios Globo de Oro, que no se pudieron celebrar por esta huelga.

Después de llegar a un principio de acuerdo el sábado, el presidente de la zona oeste del sindicato de guionistas, Patric Verrone, pidió a los miembros del gremio que ratifiquen el nuevo contrato por tres años de duración, con el propósito de aprobar el final de la huelga, decisión que podría darse en el día de hoy.

Según la prensa estadounidense, los guionistas podrían acudir a sus puestos de trabajo al tiempo que se celebrará la votación entre todos los miembros que componen el sindicato para ratificar el acuerdo.

Protegerse de nuevos medios

El acuerdo entre guionistas y productores, pendiente de firmarse esta semana, protege en primer término los derechos de los creadores de guiones en los nuevos medios.

Si el creador impulsa un programa para internet que llega a ser una serie de televisión o futura película, se aplicarán los derechos separados tradicionales.

Si el guionista escribe una historia original para un programa de internet y la productora quiere usarlo para series de televisión o películas para ser escritas por alguien más, la productora debe pagar los derechos al creador.

La productora puede adquirir lo derechos en cualquier momento, pero las compensaciones económicas deben ser abonadas de forma independiente. Si el escritor quiere vender esos derechos a otro estudio, la productora con la que ha acordado previamente, cuenta con el derecho preferente de rechazarlos.

Si el escritor crea un programa de internet que es el equivalente a una serie de televisión tradicional (sobre 25.000 dólares por minuto y 20 minutos de duración), el guionista cuenta con los mismos derechos que en el caso anterior pero, además, podrá recibir compensaciones por cada uno de los episodios de internet basados en el programa inicial.

Las cifras

680 millones de euros de pérdidas por la escasez de producciones en esta huelga

10.500 guionistas afectados por este conflicto que dura desde el 5 de noviembre

60 series de televisión suspendidas en estos tres meses de protestas

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.