En una primera fase la destrucción de empleo -que se ha cobrado ya 2,7 millones de puestos de trabajo-afectó a los contratos temporales; luego llegó al empleo fijo y ahora ha empezado a afectar a los trabajadores profesionales.

La crisis ha empezado a llegar a los trabajadores de cuello blanco. En una primera fase la destrucción de empleo - que se ha cobrado ya 2,7 millones de puestos de trabajo-afectó a los contratos temporales; luego llegó al empleo fijo y ahora ha empezado a afectar a los trabajadores profesionales. Según un informe elaborado por Adecco Profesional, la oferta de empleo cualificado hasta el mes de julio ha caído un 58%. Como le gusta explicar a ÁngelLaborda, director de estudios de Funcas, la evolución del desempleo en esta crisis se comporta como en el Titanic. Los pasajeros fallecían ahogados mientras los tripulantes de primera clase bailaban un vals y brindaban con champán.

La fiesta se acabó. El informe de la consultora realizado a través del análisis de 8.600 ofertas indica que más de la mitad del empleo cualificado ha sido generado por el sector sanitario, la informática y las nuevas tecnologías. La mitad de este tipo de empleos se genera en Madrid y Catalunya - donde el descenso interanual ha sido del 33%-.Como consecuencia del origen financiero de la crisis, el sector que más ha reducido sus ofertas ha sido la banca - pasa del 9% al4%-,mientras que la industria registra una evolución inversa. De acuerdo con el análisis de Adecco, los puestos más demandados son el de analista, técnico informático con formación profesional, ingenieros de telecomunicaciones o industriales, enfermeros y médicos especialistas, comerciales, abogados, contables y auditores.

El informe pone de manifiesto otro de los graves problemas del mercado laboral español: la intermediación. Tal como se explica en el estudio, el 80% de las ofertas laborales permanecen ocultas. Es decir, las empresas prefieren no hacerlas explícitas y recurrir a sus propias vías de reclutamiento, intermediarios o referencias de personas de confianza.

Este análisis coincide exactamente con el que hacen los expertos del Ministerio de Trabajo, que reconocen que uno de los principales problemas para reducir el desempleo que afecta ya a 4,645 millones de personas (según la EPA) es la ineficacia de los servicios públicos de empleo. Según explican, apenas encuentran trabajo a un 2% de los desempleados inscritos (menos de cuatro millones). Esto se explica en buena medida porque el grueso de su tarea es gestionar prestaciones. Trabajo se defiende recordando además que la búsqueda de empleo es una competencia autonómica. El resultado es que la intermediación no funciona.

Esta situación se modificará ligeramente con la nueva regulación de las empresas de trabajo temporal. Sin embargo, se ha dejado fuera a las agencias privadas de colocación. Además, Trabajo no quiere introducir cambios en la gestión del antiguo Inem hasta que no se empiece a superar realmente la crisis. Esto explica que la reforma laboral, que la Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados aprobará definitivamente el próximo jueves, apenas incluya cambios en esta dirección. La eficacia de esta nueva legislación se apreciará en los próximos meses. Como explica Florentino Felgueroso, profesor de la Universidad de Oviedo, va a depender en buena parte de la interpretación que hagan de ella los jueces. Los primeros datos indican que no está funcionando. En agosto se hicieron un millón de contratos y el 93,4% de los mismos fueron temporales.

Precisamente ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó a España recortar la protección a los trabajadores con contratos indefinidos para estimular la reducción de los temporales, los más afectados por la destrucción de empleo en las crisis. "En España, rebajar los niveles de protección a los trabajadores fijos hasta los niveles mínimos de la eurozona reduciría la proporción de temporales un 13,5%". De este modo, la tasa de temporalidad bajaría del 25% al 11,3%, según los cálculos del FMI recogidos en un informe sobre los desafíos para el empleo elaborado con la Organización Internacional del Trabajo (OIT).


Una de cada cuatro ofertas es en Catalunya

Catalunya es la segunda autonomía que más profesionales demanda. De hecho oferta una de cada cuatro empleos (un 33%). El sector sanitario encabeza la lista, seguido de la informática, electrónica y telecomunicaciones. Por el contrario la construcción, el inmobiliario, el farmacéutico y el biotecnológico prácticamente han dejado de ofrecer empleo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.