¿Ha oído la historia sobre un aspirante a un puesto de trabajo que se peinó durante un entrevista o sobre el candidato que se olió las axilas? Puede sonar a broma pero un portal ha recopilado las 10 peores meteduras de pata en entrevistas de trabajo.

¿Ha oído la historia sobre un aspirante a un puesto de trabajo que se peinó durante un entrevista o sobre el candidato que se olió las axilas en el camino hacia la sala de la prueba?.

Puede sonar como una broma pero el portal de Internet CareerBuilder.com recopiló en un lista las 10 meteduras de pata en entrevistas detrabajo durante el último año.

La lista se basa en una encuesta a 3.061 personas encargadas de contratar personal para las empresas y a profesionales de recursos humanos de la compañía Harris Interactive y determinó que los errores más vergonzosos fueron:

  • Un aspirante que dejó la sala de reuniones debido a que su móvil sonaba y la conversación era "privada".
  • Un candidato que aseguró al entrevistador que no se quedaría mucho tiempo en el puesto de trabajo ya que esperaba recibir una herencia de su tío, quien "no tenía buena pinta".
  • Una persona que aprovechó la entrevista para pedirle al seleccionador que lo acercara a su casa.
  • Un postulante que olió sus axilas en el camino a la sala de reuniones.
  • Una persona que se negó a entregar una muestra de su caligrafía debido a que todo su grafismo era para la CIA y estaba considerado como "información clasificada".
  • Un aspirante que dijo haber sido despedido de su último trabajo por haber golpeado a su último jefe.
  • Un candidato que rechazó la oferta de comida antes de la entrevista debido a que no quería llenar su estómago de grasa antes de salir a beber.
  • Una persona que se presentaba a un puesto de contable que aseguró ser una persona fuerte en "relaciones sociales" y no en "números"
  • Un aspirante a un puesto de trabajo que tiró de la cadena del váter durante una conversación telefónica con el entrevistador.
  • Una persona que sacó un cepillo y comenzó a peinarse el pelo durante la reunión.

Los empleadores también respondieron a la pregunta de cuales eran los errores más comunes que hacen los entrevistados.

Un 51 por ciento de los entrevistadores aseguraron que vestir de una forma inadecuada era el error más grande que podía cometer un aspirante durante una prueba.

Referirse en forma negativa a su empleador, actual o pasado, fue catalogado como el segundo peor error, por un 49 por ciento y en tercer lugar, con 48 por ciento, se situó el parecer desinteresado.

Otros errores incluyeron parecer arrogante, no responder de forma directa y no hacer buenas preguntas.

"Si un candidato es demasiado negativo, se agota con facilidad o no viene preparado, las alarmas suenan para los empleadores", afirma la portavoz de CareerBuilder.com, Rosemary Haefner.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.