Los movimientos de conocimiento libre promueven una producción y distribución del saber abierta y colaborativa, fácil de compartir y mejorar. Su intención es hacer que el progreso científico, cultural y los recursos educativos sean más accesibles.

¿Y si el interior de una máquina que se estropea sólo fuera accesible para las manos del fabricante? ¿Y si la continuase siendo un clero-nobiliario? ¿Y si las notas musicales fuesen propiedad de un único intérprete? La creación, la innovación, incluso las posibilidades de negocio, se podrían resentir si se encadenaran el acceso y la transmisión de conocimientos. Tomando esta idea como base, los movimientos Free Knowledge (conocimiento libre) han ido surgiendo en los últimos años para promover una producción y distribución del saber más abierta y colaborativa, una información que se puede compartir y mejorar sin trabas. Su intención es hacer que el progreso científico, tecnológico, cultural y los recursos educativos sean más accesibles. Un ejemplo reciente es el del grupo Platoniq, que ha organizado un taller de intercambio de conocimientos estos días dentro del ciclo Now del Centre de Cultura Contemporània de Barcelona.

El fenómeno avanza rápido y este año ha pisado el acelerador. El próximo julio se celebrará en esta misma ciudad el primer congreso internacional de Free Knowledge y Free Technology - como actividad paralela del Foro Europeo de la Ciencia-, en el que participarán universidades, organizaciones sin ánimo de lucro y otras entidades para debatir líneas de actuación.

El motivo por el que aparecen estos movimientos está asociado con la "excesiva privatización" de todos los ámbitos de la vida, en opinión del abogado especialista en nuevas tecnologías David Bravo, miembro además de la plataforma Copyleft - en defensa de un tipo alternativo de derechos de autor-. "Se ha creado un sistema donde todo se ha convertido en mercancía", explica. David Jacovkis, secretario del recién creado Free Knowledge Institute (FKI), comparte esta visión y añade que el conocimiento libre refleja una tendencia inherente al ser humano, la de poner el saber en común. "En esta tendencia se basa prácticamente todo el progreso científico, tecnológico y artístico, ya que cada nuevo descubrimiento, invención o estilo creativo aprovecha el conocimiento acumulado hasta ese momento", dice. Facilitar el acceso a los contenidos es uno de los principales objetivos de estos grupos, que se inspiran en el software libre puesto en marcha por Richard Stallman en 1984. Hasta entonces era normal que todos los programas de ordenador facilitasen su código fuente, una especie de ADN informático que explica cómo están construidas y cómo funcionan las aplicaciones. Así, cualquiera podía estudiar esos códigos y experimentar con ellos, favoreciendo el perfeccionamiento de los programas. Cuantos más cerebros implicados, más calidad del producto final. Pero llegó un día en que la transparencia se acabó y las grandes compañías decidieron guardar ese valioso código fuente para sí.

Stallman se rebeló contra ello mientras trabajaba como profesor en el MIT y así creó la Free Software Foundation, dando pie al sistema GNU/ Linux. Creó un tipo de derecho de autor distinto, que permite acceder al interior de los programas creados con GNU/ Linux, distribuir copias y hacer nuevas versiones. Aun así, mantiene una cláusula por la que nadie se puede proclamar propietario de un programa basado en esta tecnología.

Grandes compañías como IBM o Sun Microsystems apoyan el software libre y patrocinan su investigación pagando a ciertos programadores para que se dediquen por completo a ello. "Les interesa porque también utilizan sus servicios, ya que entre un 70% y un 80% de los sitios webs están basados en programario abierto", explica David Megías, director del máster en programario libre de la Universitat Oberta de Catalunya. También se han creado negocios en torno al mantenimiento y la prestación de servicios de software libre, como el de la empresa Red Hat, que protagonizó una de las entradas más espectaculares en bolsa. Y todo gracias a una creación de carácter altruista como es el GNU/ Linux.

Los grupos que defienden el conocimiento abierto toman como punto de partida esta experiencia, pero pretenden sacarla de la pura programación y aplicarla, aunque con algunos cambios, a cualquier ámbito intelectual. La educación es, después de la tecnología, el sector que más conocimientos abiertos está generando. En el libro de la OCDE Conocimientos gratis: la aparición de recursos educativos abiertos,editado el año pasado, esta organización defiende el Free Knowledge. Según explica, los recursos educativos abiertos (REA) están revolucionando la educación: "democratizan el acceso al conocimiento, levantan fronteras, crean sinergias entre la educación formal e informal y permite la formación continuada". Los REA se difunden a través de internet, la plataforma que ha acelerado "un proceso de divorcio entre los ciudadanos y los propietarios de la producción" que viene de lejos, dice Bravo.

Los REA pretenden aplicar la ecología del conocimiento. Aprovechar trabajos ya realizados para mejorarlos y volver a colgarlos en la red para que se reutilicen. Se trata de la filosofía que encierran tras de sí muchas redes sociales y la famosa Wikipedia. El grupo Platoniq pretende aplicar estos mecanismos de colaboración propios de la red en el espacio físico creando encuentros entre ciudadanos. En definitiva, se acercan a la idea del físico danés Niels Borh de que la mejor arma de una dictadura es el secretismo y la mejor arma de una democracia es la apertura. Pues eso.


MÁS ALLÁ DEL ´COPY RIGHT ´

Un nuevo tipo de licencias

El término libre o abierto no es sinónimo de gratis, sino que aboga por una nueva forma de entender los derechos de propiedad, ya que entre "todos los derechos reservados" y "ningún derecho reservado" hay una buena gama de grises. Para que el conocimiento libre pueda desarrollarse, el acceso a los trabajos intelectuales debería ser menos restrictivo. Por este motivo surgieron, entre otras, las licencias Creative Commons (CC), que reconocen los derechos de autor, pero facilitan que se compartan los contenidos. "Esto genera transparencia", afirma Ignasi Labastida, responsable de la Oficina de Difusión del Conocimiento de la Universitat de Barcelona y miembro de la rama española de CC. La UB publica sus trabajos bajo licencias CC.


"El programador tiene el poder sobre ti"

Richard Stallman, creador de la Free Software Foundation.

Ha inspirado a los movimientos que promueven un conocimiento libre. ¿Demasiada responsabilidad? No lo siento como una responsabilidad, sino como un deber. También se trata del deseo de ser libre. El trabajo que yo tuve que hacer para ser libre ofrece a todo el mundo la oportunidad de conseguir esta libertad, porque los que usan un ordenador con software privativo la pierden. Por eso, a partir de enero de 1984 organicé el desarrollo de software libre.

¿Por qué se pierde libertad con el software propietario y qué ventajas se supone que ofrece el software libre?

El software libre respeta la libertad del usuario y respeta la solidaridad social de su comunidad. Debe cumplir las cuatro libertades esenciales: la 0, ejecutar el programa como quieras; la 1, estudiar el código fuente del programa y cambiarlo para que el programa haga lo que quieras; la 2, ayudar al prójimo distribuyendo copias a los demás, y la 3, contribuir a tu comunidad. Si el programa te niega una de las cuatro libertades, se trata de software privativo. El desarrollador del programa tiene el poder sobre ti. Si no quieres vivir bajo el poder de desarrolladores de software, hay dos opciones posibles: no usar ordenadores o rechazar el software privativo.

El software libre ha alcanzado cierto éxito en las administraciones públicas y las compañías, pero parece que cuesta más que llegue a los usuarios particulares...

No sé si es verdad. Sí es cierto que hay empresas y agencias publicas que lo usan, al igual que individuos particulares. Pero la mayoría de todos estos agentes no lo utilizan aún. No hemos hecho más que comenzar nuestro camino hacia la liberación del ciberespacio.

Cada vez existen más negocios en torno al software libre, ¿va esto en contra de la filosofía del proyecto?

No, porque no hay contradicción entre la libertad de cada uno y la existencia de negocio. Si alguien hace un negocio, le deseo éxito siempre que respete la libertad de los demás. Un negocio de software privativo no respeta la libertad. Es malo y debe fracasar cuanto antes mejor. Es posible distribuir software libre y hacer otra cosa inmoral. El hecho de desarrollar software libre, por sí solo, no garantiza que sea ético.

Esta semana Microsoft ha conseguido que Microsoft Office sea aceptado por la Organización Internacional de Estandarización (ISO).

Es algo triste. Cuando Microsoft compra gobiernos o personalidades para que usen su formato restringido, el nombre de estándar de ISO servirá de excusa para estos vendidos. Podrán decir que usan un formato estándar. La Comisión Europea está investigando la corrupción de este proceso.

¿Esto dificulta su misión?

Puede ser un obstáculo más.

¿Ha tenido problemas con las grandes compañías de software propietario?

No. Quizás incluso Microsoft tiene algunos escrúpulos. Quizás reconocen que yo no soy tan importante actualmente en el movimiento. Hay tantos activistas de software libre que eliminar a uno no derrotaría al movimiento. No recibo amenazas personales.


PERFIL

El excéntrico gurú de la informática

Richard Stallman, estadounidense de 56 años, dio a luz el software libre para evitar que el control de los ordenadores, herramientas sobre las que se construye la sociedad actual, quedaran en manos de unas pocas grandes compañías. Su discurso sobre la programación sirve como ejemplo del poder de la inercia social, como él dice. Cuesta rebelarse e ir contra corriente, pero para Stallman es imprescindible si se quiere conservar su palabra preferida: libertad, de elección y de actuación. Esta tarde dará una de charla en el CCCB.

Acceso al Free Knowledge Institute (FKI): http://freeknowledge.eu

Acceso a la Fundación Copyleft: http://www.fundacioncopyleft.org/es

Acceso a Platoniq: http://www.platoniq.net

Acceso al ciclo NOW, Encuentros en el Presente Continuo (CCCB): http://www.cccb.org/now/cat

Acceso a la Oficina de Difusión del Conocimiento de la UB: http://www.bib.ub.edu/es/servicios/odc/

Acceso a Creative Commons: http://es.creativecommons.org/

Acceso a la OCDE con acceso al resumen de Coneixement de Franc: l 'Aparició de Recursos Educatius Oberts (en catalán): http://www.oecd.org/LongAbstract/0,3425,en_2649_35845581_39706988_119699_1_1_1,00.html

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.