Los recortes afectaron a 26.612 personas hasta junio en Catalunya, un 66% menos. La patronal alerta de la demora de los ajustes ante la expectativa de facilitar el despido de 20 días.

La afluencia de empresas al registro de expedientes de regulación de empleo (ERE) ha descendido en los últimos meses. Después de alcanzar un récord de afectados en el 2009, la cifra de trabajadores despedidos o suspendidos de empleo temporalmente sumó 26.612 personas en Catalunya en el primer semestre, un 66% menos que en el mismo periodo del año anterior. En el conjunto de España, el descenso fue del 56% hasta mayo. Sin embargo, los empresarios alertan del retraso de algunos ERE hasta la aprobación definitiva de la reforma laboral.

En los seis primeros meses del 2010, la Generalitat aprobó 1.641 ERE, lo que supone un 25% menos. El director general de Relacions Laborals de Treball, Salvador Álvarez, destaca que la reducción es más intensa en los ERE de rescisión, con un 38% menos. De los 26.612 afectados, 6.289 fueron despedidos.

«El descenso –dice Álvarez– es un termómetro real de la mejora de la actividad económica, que es más clara en Catalunya que en el conjunto del Estado». Los afectados por ERE en toda España sumaron 122.980 trabajadores en el periodo de enero a mayo, de los que 21.872 fueron de extinciones de contratos.

EXPECTATIVAS DE CAMBIO / La tendencia, iniciada en febrero, a la reducción de la intensidad de los ERE puede verse alterada después del verano. La negociación parlamentaria para convertir en ley el decreto de reforma –que concluirá en septiembre– ha despertado la expectativa en las compañías de que, si esperan, podrán pagar la indemnización mínima de 20 días de sueldo por año.

«Ante un cambio legislativo, los afectados acostumbran a esperar y en este caso hay muchas posibilidades de que se modifique la causa económica de despido», aseguró Manel Hernández, director del bufete Sagardoy en Barcelona.

Foment también ve lógico que, si es posible, las empresas retrasen un recorte de plantilla «por si se clarifican las causas objetivas y la reestructuración resulta menos costosa», según fuentes de la organización.

El responsable del área laboral del bufete Baker & McKenzie, Àlex Valls, asegura que el retraso en la presentación de ERE se puede dar especialmente en empresas pymes de capital local que «pueden aguantar el coste salarial durante unos tres meses». Según Valls, algunas multinacionales han realizado consultas sobre el efecto de la reforma laboral en vigor sobre el coste de las reestructuraciones en España.

AHORRO DEL 55% / Para UGT, las empresas pueden ahorrar un 55% gracias a la entrada en vigor de la reforma. Despedir a un empleado con seis años de antigüedad y un sueldo de 1.500 euros costaba 33.700 euros si la empresa pagaba una indemnización de 45 días. Con los 20 días de un despido objetivo, la compensaión baja a 15.000 euros. Camil Ros, responsable de política sectorial de UGT, considera que la reforma laboral «reforzará la apuesta de las empresas por los ERE por causas económicas» con el fin de pagar 20 días.

Treball quita hierro a un posible repunte de los ERE después del verano, aunque reconoce que algunas empresas retrasan los ajustes para evitar el parón de la Administración en agosto. En todo caso, Álvarez considera que la proximidad de las elecciones autonómicas catalanas no tiene ningún efecto en las decisiones empresariales sobre reestructuraciones.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.