Entrevista de "La Contra" de La Vanguardia a Hannah Jones, vicepresidenta de Nike: "Si quieres cambiar lo que te disgusta del sistema, métete dentro e intenta cambiarlo. Querer cambiarlo desde fuera es ineficaz."

Tengo 40 años. Nací en Brighton y vivo en Portland (Oregón). Soy licenciada en Humanidades y Filología Francesa. Soy vicepresidenta de Nike, encargada de responsabilidad corporativa. Estoy casada y tengo dos hijos, Leah (4) y Zacheray (7). Soy de izquierdas e irreligiosa

Vicepresidenta de Nike... ¿y de izquierdas?

Sí. ¿Se lo explico?

¿Cuánto factura Nike?

Dieciséis mil millones de dólares al año.

Bien, explíqueme ahora...

Nuestros 700.000 empleados por todo el mundo producen 225 millones de zapatillas al año… ¿No es mejor luchar desde dentro para que se hagan bien las cosas que estar fuera chillando?

¿Acaso ha chillado usted mucho?

¡Durante toda mi juventud! Fui muy contestataria, me manifesté mucho, estuve en varias ONG... Hasta que un venerable pariente me dio un gran consejo...

¿Cuál?

"Si quieres cambiar lo que te disgusta del sistema, métete dentro e intenta cambiarlo. Querer cambiarlo desde fuera es ineficaz".

Y le hizo caso.

Sí. Por eso he trabajado en Microsoft. Y en la BBC. Y, desde 1998, en Nike.

Una multinacional que cada año querrá ganar más dinero, supongo.

Sí, claro..., pero no de cualquier modo. Velo por que las cosas se hagan correctamente.

¿Cosen niños sus balones y zapatillas?

Eso se conoció en 1996 por unas fotos de la revista Life, y velo por que no suceda más.

¿Puedo comprar un producto Nike con la conciencia tranquila?

Hemos pactado con el resto de la industria de productos futbolísticos unos criterios laborales que destierran abusos y crean condiciones justas y dignas para todo trabajador subcontratado en esa industria. Esto conlleva una merma de beneficios para Nike.

¿Qué garantías tengo de que se cumplen estos acuerdos?

Una garantía del 100% nunca podremos tenerla..., pero hoy somos tan exigentes con nosotros mismos ¡que el resto de la industria se asombra!: el anuario de Nike publica el listado de subcontratados, para que se conozcan, para que haya plena transparencia.

¿Qué control ejerce para estar tranquila?

Auditorías, y despidos de proveedores si traicionan estas pautas. Hemos impuesto pagar a los trabajadores por horas y jornales, y no por balones cosidos, que antes favorecía la explotación clandestina de niños.

¿Viste usted alguna prenda Nike?

Estas zapatillas Nike Considered. Es una línea que fabricamos con materiales no tóxicos y 100% reciclables. Me ocupo de que esta empresa respete el medio ambiente.

Sus hijos, ¿visten Nike?

Sí, claro.

¿No le inquieta que nuestros niños sean hoy tan marquistas?

Como madre, me inspiran más confianza las marcas de primera fila que las otras. Me garantizan calidad y respeto a unos códigos de conducta en su fabricación.

¿En qué se basa para afirmarlo?

Las primeras marcas están sometidas a un mayor control social. Y esto resulta benéfico: redunda en una mayor autoexigencia.

Total, que prefiere pagar más a cambio de ciertas garantías...

El consumidor tiene que aprender que la última palabra la tiene siempre él, que puede elegir, con conciencia y responsabilidad. Cada vez que compras, determinas el futuro de las marcas. ¡Cada compra es un voto!

¿Qué objetivos se marca usted como vicepresidenta de Nike?

Mejorar cada día las condiciones laborales de nuestros trabajadores, producir sin dañar el medio ambiente, minimizar el cambio climático y cooperar en la integración social de los jóvenes.

Sea algo más precisa, por favor.

De aquí al 2011 destinaremos 230 millones de euros para la inclusión de colectivos jóvenes, vía deporte. Y reduciré en un 80% nuestras emisiones de CO2 para el año 2015.

¿Es muy diferente trabajar en Nike de hacerlo en la BBC o Microsoft?

Estar en Nike es más divertido, más creativo, más arriesgado... Aquí hay pasión por la innovación y por la responsabilidad, y eso me encanta.

¿Practica usted algún deporte?

Corro..., y cuido de mis niños.

¿Qué mundo le gustaría legarles?

Todo lo que hago, lo hago pensando en ellos. En mi vida aplico el viejo lema de los indios nativos norteamericanos: "En cada decisión que tomes, piensa en las siete generaciones venideras".

La Tierra no es el legado de nuestros padres, sino herencia para nuestros hijos.

Eso es. Y yo quiero influir en ese futuro, aportar mi granito de arena. Puede sonar paradójico decirlo desde una multinacional, pero alentar que los negocios no contravengan la ética es un buen modo de hacerlo.

¿Cuánto dinero dedica Nike a publicidad?

El 10% de su facturación.

Eso son... 1.600 millones de dólares. ¡Mucho dinero!

Contratamos a muchos deportistas que, por su actitud personal y profesional, encarnan los valores de nuestra marca.

Recuérdeme algunos nombres.

Pau Gasol, Rafa Nadal, Sergio Ramos, Ronaldinho, Fernando Torres, Cannavaro, Federer, Carles Puyol, Cesc Fàbregas, Rudy Fernández, Juan Carlos Navarro… Pero este negociado de la compañía no me compete.

Si le dejasen contratar a una persona para publicitar a Nike, ¿a quién elegiría?

A Nelson Mandela.


Fichajes

Hannah Jones es vicepresidenta de Nike y la única persona autorizada para hablar en nombre de esta compañía fundada en 1972 por Bill Bowerman y Phil Knight (entrenador y atleta de la Universidad de Oregón) y que hoy trabaja con 700 factorías en todo el mundo. Fabrican material para la práctica de varios deportes, aunque fútbol, baloncesto y tenis son los principales. Tienen fichados a los principales deportistas del planeta para publicitar su marca. Mientras posa ante un cartel gigante de Rafa Nadal, pregunto a Jones qué le haría dejar Nike: "Hemos tomado decisiones importantes, todas conforme a mis principios. Si no, me habría ido. No busco dinero ni galones, sólo mejorar las cosas".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.