La cifra de ocupadas en España ha crecido de manera exponencial desde el inicio de la democracia, aunque acumulan el 75% de los contratos precarios y su presencia en los niveles más altos de responsabilidad en las empresas es escasa.

A finales del año pasado había en España algo más de 9,5 millones de mujeres activas, es decir, dispuestas a trabajar, mientras que en 1977 apenas si esta cifra superaba los 3,5 millones. Esto supone que, desde el inicio de la democracia, casi se ha triplicado el número de mujeres que se han incorporado al mercado laboral español.

El interés y las posibilidades de trabajar de este colectivo ha provocado que la cifra de ocupadas en España haya crecido de manera exponencial. Si hace 30 años trabajaban unos tres millones de mujeres, en diciembre del 2007 tenían empleo más de 8,5 millones. Incluso, y a pesar de la desaceleración económica, se siguen contratando más mujeres que hombres, lo que está permitiendo estrechar poco a poco la brecha laboral que persiste entre ambos colectivos. En España trabajan casi 12 millones de hombres.

200 MILLONES MÁS

Aunque el aumento de la ocupación femenina sigue subiendo, su tasa de paro es aún del 11% mientras que la de los hombres estaba en diciembre pasado en el 6,8%, muy cerca ya del pleno empleo. El potencial femenino en el mercado laboral es aún muy grande. En este momento seis de cada diez mujeres tienen o demandan un empleo mientras que en 1977 solo les interesaba el mercado laboral al 33,5%. Al sobrepasar la tasa de actividad femenina el 60%, España ha cumplido tres años antes de lo previsto los objetivos fijados por la Cumbre Europea de Lisboa celebrada en el 2000.

El crecimiento del empleo femenino no solo ha sido muy elevado en España. Los incrementos también han sido espectaculares en el resto del mundo. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la participación de las mujeres en el mercado laboral mundial es el más alto de la historia. En la última década se han contabilizado 200 millones más de trabajadoras con contrato y alcanzan ya la cifra de 1.200 millones, frente a los 1.800 millones de trabajadores varones. La tasa de desempleo femenino en el mundo es del 6,4% frente al 5,7% de los hombres, según la misma fuente.

Aunque la entrada de la mujer en lo que hasta ahora era un coto cerrado masculino es evidente, lo ha hecho de manera precaria y desigual tanto en lo que se refiere a las condiciones laborales como al salario. Iniciativas como las del Europarlamento de designar el 2007 como el año europeo de la igualdad de oportunidades están dando sus frutos muy despacio. En el mundo, la precariedad laboral afecta más a las mujeres que a los hombres y el 51,7% de las trabajadoras tiene un empleo vulnerable, asegura la OIT. Según sus datos, el 36,1% trabaja en la agricultura y el 46,3% en los servicios. De hecho, solo el 17,6% tiene un empleo en el sector industrial.

En España, la mayor parte de los contratos temporales y a tiempo parcial (75%) los firman mujeres. En materia salarial se ha mejorado bastante desde las épocas en que una trabajadora podía cobrar hasta un 33% menos que un hombre pero las diferencias de sueldos en muchos casos alcanzan todavía al 20% y la media se sitúa en el 13%.

CONCILIACIÓN FAMILIAR

La ley de igualdad aprobada en la pasada legislatura y que ha recogido el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva firmado por los agentes sociales debería servir para terminar con algunas discriminaciones laborales, aunque los sindicatos son algo pesimistas. Junto a la precariedad, el otro problema que afecta a la decisión de las mujeres de entrar en el mercado laboral es la conciliación del trabajo con la vida familiar.

Pero el reto está asimismo en un cambio de mentalidad social, apuntan las organizaciones sindicales. El último barómetro que publicó el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa señalaba que, a pesar de que la mujer ha adquirido un alto grado de preparación profesional y su número es cada día más elevado, su presencia en los niveles más altos de responsabilidad en las empresas es "todavía testimonial".

EL 6% DE CONSEJERAS

De los 1.472 consejeros de las empresas españolas que cotizan en bolsa solo 89 son mujeres, el 6% del total. En EEUU este porcentaje llega al 17,6%; y supera el 12% en Reino Unido y en Holanda. En las 35 empresas del Ibex hay 29 consejeras lo que tampoco supone más del 5,8% del total, y 23 altas directivas, un número que representa el 5,1% de los cargos ejecutivos de estas compañías. Trece de las firmas más importantes del país no tienen ni una sola mujer en sus consejos de administración.

Esta realidad choca cuando ya en las profesiones asociadas a titulaciones de segundo y tercer ciclo universitario hay más mujeres que hombres. Y se hace más grave cuando una reciente encuesta entre 16.750 directivos se revela que el salario medio de los directores generales es el 16,5% superior que el de mujeres con la misma responsabilidad.

Acceso al estudio de la OIT Tendencias mundiales del empleo de las mujeres 2008: http://www.ilo.org/global/About_the_ILO/Media_and_public_information/Press_releases/lang--es/WCMS_091104/index.htm

Acceso al Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa: http://www.observatoriorsc.org

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.