Entrevista de "La Contra" de La Vanguardia a Ignacio Bao, elegido el 2º cazatalentos más influyente del mundo: "Testamos tanto al candidato que es difícil errar. Es importante captar su psicología para que encaje con la del consejo de administración."

Tengo 42 años. Nací en Vigo, tengo casa en Madrid y vivo en aviones. Soy cazatalentos. Estoy casado y tengo dos hijos, Iñigo (4) y Willy (8). Soy liberal. Soy católico, y no practico lo que debería. Me apasiona la caza mayor de animales peligrosos y conducir ferraris, porsches...

Así que cazador...

De animales peligrosos. He A cazado un leopardo, un león de melena negra en el Kalahari, un búfalo en el 2006, un rinoceronte en el 2007...

Pobres bestias.

¡La caza evita su extinción! Es tanto el dinero que pagamos los cazadores, que los nativos hoy se desviven por preservarlas en vez de cargárselas porque les pisan sembrados.

Prefiere cargárselas usted.

Pero les dejo acercarse, que me vean, que me huelan, equilibrar fuerzas: ¡me gusta tomar riesgos, soy competitivo! Luzco una cicatriz en el brazo por una carga de búfalo.

¿Le sirve esto para ser cazatalentos?

Es como cazar fieras, es un trabajo para mí.

¿En qué consiste?

Surgió hace 60 años en Estados Unidos, cuando un consultor de MacKinsey decidió rentabilizar su rica red de contactos: decidió cobrar a empresarios por facilitarles al ejecutivo idóneo para sus necesidades.

Y a usted se le da bien esto, me dice.

Me enorgullece que la revista norteamericana Business Week me señale en su ranking como el segundo headhunter (cazatalentos) más influyente del mundo.

¿Cuántos talentos lleva usted cazados?

Unas 260 personas en todo el mundo, durante los trece años que llevo en esto.

¿Qué hay que tener para ser un buen cazatalentos?

Conocer el negocio del cliente mejor que él mismo. Así se le puede aconsejar bien.

¿Qué tipo de empresas le contratan?

Las del sector financiero y profesional (abogados, consultores): hay que especializarse.

Una vez cazado el ejecutivo idóneo, ¿cómo cobra usted su servicio?

La empresa que ficha al talento me paga una cantidad equivalente a un tercio de la primera retribución completa anual del talento, con un techo de 250.000 euros.

¡Eso son casi 42 millones de pesetas...!

Es el techo. He cerrado operaciones en las que el talento ha sido fichado por un millón y medio de euros anuales.

¡Eso sí es un sueldo!

Cierro un par de operaciones así al año en España, pero en Gran Bretaña se paga más.

¡Más!

Goldman Sachs acaba de pagar a un ejecutivo marroquí ¡75 millones de libras (94 millones de euros)!: 50 millones de libras en cash más 25 millones en acciones, en tres años.

Qué barbaridad, ¿no?

No: este talento les hace ganar 200 millones de libras como responsable de derivados.

¿Qué es eso?

Comprar un valor futuro con acierto: pagas por él menos de lo que valdrá. ¿Cómo? Hay genios matemáticos que, cruzando estimaciones muy diversas, te diseñan fórmulas. ¡Se pagan fortunas por esas fórmulas!

Al final, eso es como jugar a la lotería.

Sí.

¿Qué sucede si sale rana un talento que usted ha cazado?

Si eso sucede antes de transcurrido un año, me comprometo a suplirlo con otro talento, sin cobrar por el nuevo servicio. Pero me esmero mucho para que no suceda eso.

¿Cómo evitarlo?

Testamos tanto al candidato que es difícil errar... Es importante captar la psicología del candidato para que encaje bien con la psicología del consejo de administración.

Póngame un ejemplo.

Era un ejecutivo técnicamente buenísimo... pero muy individualista: previne al consejo, para evitar sorpresas cuando un día pretendiese teledirigirlo y no pudiese.

¿Lo ficharon?

Sí. Otro ejemplo: una corporación buscaba a un directivo con instinto asesino, un auténtico bastard (hijo de puta) obseso sólo por los beneficios. Lo encontré, lo ficharon: fue un bastard despiadado, se rodeó de hijos de puta ¡y aquella corporación creció lo que no está en los escritos!

Vaya con sus clientes, señor Bao...

Lo clásico era buscar rainmakers,pero ahora se cotizan más los starmakers:el primero es quien logra que sucedan cosas, el segundo es quien sabe crear equipos brillantes.

¿Qué tal se mueve un español en el mundo global de las multinacionales?

Hace trece años me miraban como a un bicho raro. Hoy es espectacular el respeto que nos tienen fuera: "¡Sois conquistadores!", me halagan.

Ah, pero ¿no estábamos en una crisis?

El año pasado ha sido el mejor de toda la historia de mi profesión, y creemos que el 2008 será mejor. Las entidades financieras españolas dan envidia en el mundo. Crecerán los créditos a las pymes. Habrá integración de compañías.

¿Qué planes tiene usted?

Me han elegido presidente de Signium, federación de firmas cazatalentos. Estoy haciéndola crecer más y más. ¡Me enorgullece ser el único no norteamericano que preside una de las 25 mayores firmas del mundo!

¿Cómo lo ha logrado?

Me he movido. ¡Y han aceptado mi condición de no instalarme en Chicago, la sede! Eso sí, tomo 220 vuelos al año...

¿Qué prefiere, Obama o Clinton?

Déjese: el próximo presidente será otro republicano. Eso sí, desde Signium hacemos donaciones a ambos partidos, ¿eh?

Un cazatalentos ¿puede ser cazado?

Yo sólo me iría si Signium renunciase a seguir creciendo. No me muevo ya por dinero: me interesa el proyecto. Y ya estoy en él.

 


 

Ávido

Su reloj de muñeca marca el horario de Estados Unidos, con el que vive. Vuela más horas que un piloto de línea comercial y luce ropa cortada a medida, cutis rozagante, el aspecto pulido y torneado del dinero bien metabolizado. Se declara competidor nato, amante del riesgo, cazador ávido y conductor de coches deportivos. Si no fuese cazatalentos se dedicaría a "comprar y fusionar compañías", dice. El fundador de Bao & Partners (www. partners. com) confiesa su talento: "Motivo a la gente, transmito energía". Que una empresa con sede en Estados Unidos, Signium International, acepte ser dirigida por un europeo con domicilio en Madrid es insólito, y así es con Bao. El mundo es su tablero.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.