España ocupa el puesto 12 en el Índice sobre situación de las madres, por debajo, entre otras, de Suecia, Noruega, Alemania o Francia debido principalmente a la menor duración de las bajas maternales y a la diferencia de ingresos con los hombres.

España ocupa el puesto 12 en el Índice sobre situación de las madres, por debajo de Suecia, que ocupa el primer lugar, Noruega, Islandia, Nueva Zelanda, Irlanda, Alemania o Francia debido principalmente a la menor duración de las bajas maternales y a la diferencia de los ingresos económicos con respecto a los hombres, según informó la ONG 'Save the Children ' durante la presentación en España del informe anual sobre el Estado Mundial de las Madres.

Mientras que en España la duración de las bajas maternales asciende a 16 semanas, en Eslovenia las madres gozan de 28 semanas, en Reino Unido de 16, y en Italia o Portugal de 21 y 18 semanas respectivamente, aunque en algunos de estos países las pagas por maternidad se reducen al 80 por ciento mientras que en España se realizan al 100 por cien.

En lo referente a indicadores infantiles, España sobresale en las tasas de escolarización preescolar, superada únicamente por Bélgica y de escolarización de enseñanza secundaria, la más alta tras Dinamarca y Australia.

En cuanto a la situación infantil, las Comunidades Autónomas del norte de España son las que registran un menor número de muertes, siendo Cantabria la que cuenta con menos, con 2,29 muertes por 1.000 niños. En el extremo opuesto se encuentra Ceuta, con 12,5 por 1000, debido principalmente a la renta más baja de las mujeres, el mayor número de hijos por madre y la edad más temprana de la maternidad. La principal causa de mortalidad son las afecciones originadas en el periodo perinatal por el nacimiento prematuro debido a la edad avanzada de las embarazadas.

Así, la miembro del Patronato de 'Save the Children ', María Jesús Mohedano, señaló que España es "un magnífico país para ser madre" al mismo tiempo que alertó de la necesidad de mejorar los puntos que nos separan del resto de Europa y de adelantar la edad de los embarazos. También apuntó la importancia de acabar con los accidentes domésticos, que suponen un 5 por ciento de las muertes infantiles.

Por su parte, el ministro de Sanidad, Bernart Soria, que acudió a la presentación, recordó la elaboración durante la presente legislatura de una Estrategia de salud sexual y reproductiva con la que buscan "prevenir infecciones de transmisión sexual, mejorar la higiene sexual y la atención al embarazo, parto y puerperio".

MUERTES POR ENFERMEDAD "FÁCILMENTE TRATABLES"

A nivel mundial, la ONG alertó de que más de 200 millones de niños menores de 5 años carecen del acceso a la salud básica y 26.000 niños mueren al día por enfermedades "fácilmente prevenibles o tratables". De hecho, los menores de países menos desarrollados fallecen principalmente por neumonía, diarrea, malaria, sarampión y complicaciones durante el parto.

La neumonía es la enfermedad que causa el mayor número de muertes en los menores de 5 años, más incluso que el SIDA, la malaria y el sarampión juntos. El problema es la falta de antibióticos, que pueden llegar a costar menos de 30 céntimos de dolar, y el desconicimiento de los médicos para reconocer sus síntomas, ya que sólo un 25 por ciento de los facultativos de los países en vías de desarrollo es capaz de intuirlos.

La diarrea, que causa la muerte de dos millones de niños cada día, sólo necesita una terapia de rehidratación oral que puede costar menos de 50 céntimos de dólar por dosis. Sien embargo, sólo el 38 por ciento de los niños con esta enfermedad reciben esta terapia. En el caso de la malaria, que sólo en el África subsahariana acaba con la vida de 800.000 menores de 5 años al año, podría prevenirse con el reparto de mosquiteras, que sólo utilizan en este continente el 8 por ciento de los infantes.

La vacuna contra el sarampión, que provoca 240.000 muertes cada año, cuesta 33 céntimos de dólar, pero sólo un tercio de los niños que viven en los 47 países donde se concentra el 95 por ciento de los fallecimientos por esta enfermedad la reciben. Mohedano quiso destacar que el número total de las muertes por estas enfermedades son equivalentes a los pérdidas humanas que supondrían 40 tsunamis en un año, por lo que pidió a la sociedad que se movilice continuamente, y no lo haga exclusivamente ante desgracias puntuales.

Dentro de los países en vías de desarrollo, existen diferencias, según el estudio de la ONG, entre los niños provenientes de familias pobres y los de familias ricas. De este modo, en 12 de los 55 países estudiados, los pequeños con menos recursos tienen entre dos y tres posibilidades más de morir que el resto de niños. Perú tiene la "mayor brecha" en tasa de mortalidad, con 7,4 probabilidades más de morir que los niños ricos.

Otro de los datos analizados es la diferencia de supervivencia entre niñas y niños. Así, mientras en todos los países las tasas de las niñas son superiores a las de los varones, sucede lo contrario en India y China, donde las féminas tienen el 61 y el 30 por ciento más de posibilidades de morir respectivamente, debido a la "preferencia" por el varón arraigada en estas culturas.

Mohedano denunció la pérdida anual en India de 500.000 niñas a causa de infanticidios y abortos selectivos, lo que supone la desaparición de 10 millones de pequeñas en 20 años, y la "desaparición" de entre 35 y 41 millones de niñas en China, el 6 por ciento de la población del país.

Acceso a Save the Children: http://www.savethechildren.es

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.