Entrevista: Almuerzo de El País a Patricia Abril, presidenta y directora general de MacDonald 's España: "Básicamente, gestiono personas. Debo trasmitir una visión para que todos rememos hacia el mismo sitio y motivar para que cada empleado dé lo mejor."

A las dos de la tarde da igual que quien entre por la puerta sea la presidenta. El McDonald 's elegido por Patricia Abril, presidenta y directora general de la cadena en España desde 2005, bulle y frente al mostrador la fila de clientes va en aumento. Tiene 39 años, es menuda, de ojos vivos y sonrisa fácil. Cuesta imaginarla manejando el timón de una empresa que sólo en España facturó 707 millones de euros en 2007, tiene cerca de 19.000 empleados y 379 establecimientos distribuidos por todos los rincones de la geografía. Pero no le coge por sorpresa, la ficharon cuando era directora general para España y Portugal de Burger King, la competencia directa. Y antes ya había cogido fondo en Kodak, Lever España, Palmolive y Gillete, siempre en el campo de las ventas y el marketing.

"Cuando vas subiendo en puestos de responsabilidad es importantísimo amar lo que haces". ¿Y con el corazón se venden igual bayetas, que maquinillas de afeitar o hamburguesas? "Digamos", explica entre risas, "que lo importante es conocer muy bien a quien va a utilizar el producto. Cuando me tocaron maquinillas, mi marido y mis amigos acabaron hartos de preguntas sobre lo que hacían cuando se afeitaban. Todo es más fácil cuando puedes probar los productos".

A Patricia, licenciada en Económicas, Empresas y Derecho, se le nota que disfruta con su trabajo. Pero, ¿qué es lo que hace una presidenta de McDonald 's? "Básicamente, gestiono personas. Debo trasmitir una visión para que todos rememos hacia el mismo sitio y motivar para que cada empleado dé lo mejor de sí mismo". Sabe de lo que habla y lo demuestra dando los nombres exactos de los menús que -privilegios del cargo- nos sirven en la mesa ante las miradas curiosas de otros comensales. Para ella, ensalada de la huerta, patatas y hamburguesa Big Mac. "¿Sabes que esta hamburguesa la inventó un franquiciado hace 20 años y es la más vendida del mundo?". Pues no, no lo sabía, pero tampoco que la huerta murciana es la que suministra la casi totalidad de las lechugas que se venden en los restaurantes de la cadena en Europa.

Al llegar el inevitable debate que relaciona fast food con comida basura aparece la profesional. "Yo prefiero hablar de que McDonald 's ofrece comida de servicio rápido. Nadie ha dicho que la carne sea solomillo, pero sí puedo asegurar que es de gran calidad: piezas enteras de vacuno a las que no se añade nada. ¡Y no lo afirmamos nosotros, sino una empresa independiente que realiza un riguroso proceso de certificación!". Abril confiesa que abrir la compañía al público ha sido uno de los retos que se propuso al llegar a la presidencia: "Queremos que la gente entre hasta la cocina y nos conozca". Todo aderezado con servicio wifi gratuito, prensa o música para hacer más agradable el rato que cada consumidor pasa en sus establecimientos.

Lola, su tercer hijo, nació hace sólo unos días y Patricia se encuentra en situación de reserva laboral activa. "Las mujeres", reflexiona Abril, "tenemos unos estilos de liderazgo diferentes, que equilibran más la vida profesional y personal. Las empresas que no entiendan que cuando sus empleados están fuera de la oficina enriquecen su trabajo, tenderán a empobrecerse". Al despedirse, afirma entre risas: "Que tiemblen, porque cuando vuelva lo haré llena de ideas".


McDonald 's Campo de las Naciones. Madrid

- Menú BigMac con ensalada de la huerta y Coca-Cola Light: 5,20 euros- Menú Tradición con patatas fritas y Coca-Cola: 6,20 euros

Total: 11,40 euros

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.