Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), la destrucción de empleo por segundo trimestre consecutivo eleva la tasa de parados al 9,6%. Solbes afirma que la fase peor en la construcción ya ha pasado y que se crearán 200.000 puestos.

Los datos del paro del primer trimestre del año han puesto en evidencia los efectos de la desaceleración económica y han dejado en un objetivo casi imposible la previsión del vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes, de cerrar el ejercicio con una tasa de desempleo del 9,8%. Solo en tres meses se ha llegado ya al 9,6%, un punto más que a finales del 2007, debido a un aumento de 246.600 parados. Este incremento es consecuencia de que, por segundo trimestre consecutivo, la economía española destruyó empleo, en este caso 74.600 puestos de trabajo.

En contra de lo que apuntaban algunas tendencias, el descenso del número de ocupados se ha centrado exclusivamente en los trabajadores españoles, que perdieron 128.700 puestos de trabajo. Por el contrario, hubo 54.100 ocupados más extranjeros durante el último trimestre. No obstante, el nivel de paro de este colectivo es cinco puntos mayor que el de los nacionales.

LA INDUSTRIA, MEJOR

La destrucción de empleo se sigue cebando en la construcción y en los servicios relacionados con el sector inmobiliario. En cambio, Solbes destacó que, tras cuatro caídas consecutivas del empleo en el sector industrial, en el pasado trimestre hubo un repunte de 59.400 trabajadores más.

En España no se producía una bajada del número de ocupados, es decir un proceso de destrucción de empleo, desde la primera parte de la década de los 90. Si a este fenómeno se le une que, entre enero y abril, 172.000 personas se apuntaron a buscar empleo --fundamentalmente mujeres (105.800)--, y que las empresas no pueden absorber el aumento de demandantes, el resultado es que el paro subió el 12,79% entre enero y marzo. En total hay en España 2,174 millones de desempleados.

ESTACIONAL CCOO

y el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, coincidieron en lamentarse de que la economía española haya dejado de ser capaz de generar empleo. Pero el Gobierno discrepa y asegura que estas cifras son un síntoma de la desaceleración económica y tienen un origen estacional. Recordó que aún hay tres millones de ocupados más que hace cuatro años y que la tasa de paro es inferior a la del principio de la anterior legislatura.

Para el Ejecutivo las cifras no son buenas pero mejoran si se comparan con las de hace un año. El panorama es aún positivo en ocupación ya que, en los últimos 12 meses, aún hay un saldo positivo de 333.000 nuevos empleos creados, de los que el 79,1% fueron para mujeres. El Gobierno también pone de relieve la reactivación del sector industrial y que hay 509.000 asalariados más con contrato indefinido y 206.500 trabajadores menos con contrato precario de tal forma que la tasa de temporalidad ha bajado al 30,15%.

CRÍTICAS

El líder de UGT, Cándido Méndez, no ve que el incremento del empleo en el sector industrial y el aumento de los contratos indefinidos hayan sido suficientes para contrarrestar el aumento del paro. Más duro fue el presidente de UDC, Josep Antoni Duran, que acusó a José Luis Rodríguez Zapatero de esconder la crisis durante la campaña electoral. No está de acuerdo Solbes. Ayer dijo que lo peor del ajuste en la construcción ha pasado ya, que los incrementos de solicitantes de empleo inmigrantes tenderán a moderarse porque habrá menos demanda de los empresarios y que se generarán puestos de trabajo en la industria y en los servicios. Por todo ello, se aferró a que el paro solo subirá 1,6 puntos más sobre su primera previsión (8,2%) y que se crearán 200.000 puestos de trabajo este año y una cifra igual en el 2009.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.