Taxistas, informadores, médicos... La lista de los profesionales que últimamente han denunciado agresiones es larga. CC. OO. pide que se consideren accidentes de trabajo y UGT exige evitar que la carga de trabajo desborde a los trabajadores.

De la mirada al insulto. Del insulto al golpe. Este es el corto camino que toman algunos para hacer reclamaciones. Taxistas, conductores de autobus, profesores, personal médico, asistentes sociales, informadores... Larga es la lista de los trabajadores que últimamente han denunciado situaciones de inseguridad y, lo que es peor, agresiones por parte de los usuarios o clientes.

"El problema es muy grave, y no habría que tomar los problemas como temas de seguridad, sino de salud", afirma Neus Moreno, responsable de salud laboral de CC. OO. de Catalunya. "Las agresiones deberían ser consideradas como accidentes laborales", apunta.

Estos "accidentes" van desde la llamada agresión verbal hasta los casos más extremos de agresión física, y están expuestos a ellos todos los empleados que ofrecen sus servicios a un tercero, sin limitarse a sanitarios o profesores. "Estos son sólo una parte, nos llegan muchos casos por parte del pequeño comercio, sobre todo en cadenas de pequeños establecimientos", explica Moreno.

El hecho de que haya una persona sola en el puesto de trabajo, sobre todo cuando se trata de una mujer, y de que no disponga de un sistema rápido de comunicación de emergencia, son las causas que muchas veces dan pie a estos problemas.

Uno de los ámbitos donde se registra un mayor número de denuncias por agresión es el sanitario. De hecho, la Organización Mundial de la Salud calcula que el 25% del total de agresiones físicas laborales que se registran corresponden a este sector. Unas agresiones que, además, crecen en números. Según datos del Institut Català de la Salut, las agresiones al personal sanitario crecieron un 37% el 2007.

"Más que un aumento de las agresiones, lo que hay es un aumento de la conciencia social sobre las situaciones de violencia", continua Moreno. "Sólo somos capaces de ver los problemas cuando hay una forma de identificarlos, y el problema es que muchas veces no hay mecanismos para solucionar los conflictos", lo que acaba forzando la agresión.

Las consejerías de Sanidad de comunidades autónomas como Andalucía y Canarias han elaborado planes de prevención de agresiones para los trabajadores del servicio sanitario público. Estos protocolos fijan el procedimiento a seguir en situaciones de violencia, y dan consejos para afrontarlas y sobre todo lo que se debe hacer después de padecer una agresión. En Catalunya, que carece de protocolos, el Síndic de Greuges aconsejó hace un par de meses que la Conselleria de Salut empiece a aplicar medidas de prevención para evitar estas agresiones, una recomendación aún incumplida.

Ante esta situación, la Justicia ya ha anunciado mano dura. Varias fiscalías regionales consideran ahora las agresiones verbales o físicas a maestros y médicos como atentado a la autoridad, un delito que puede conllevar penas de hasta cuatro años de prisión.

Dionís Oña, secretario de salud laboral de la UGT, apunta que la causa del aumento de agresiones está en el mayor conocimiento que los usuarios tienen de sus derechos. "En la medida que los usuarios conocen más lo que pueden reclamar, reclaman más". Un hecho que, en ciertas situaciones, puede degenerar en agresiones. Cuando se produce una situación de crisis en un servicio, el que da la cara es culpabilizado por el usuario, que la toma con él. "La responsabilidad en estos casos es siempre del titular del servicio, nunca del trabajador", afirma Oña.

"El problema es que ha aumentado mucho la cantidad de usuarios sin que haya aumentado la cantidad ni la calidad de los servicios", por lo que la solución, según la UGT, pasa por mejorar el servicio, evitar que la demanda desborde las posibilidades de los profesionales y hacer realmente efectivas las reclamaciones y compensar por un mal servicio. Según Dionís Oña, actualmente los usuarios tienen muy claro su derecho a recibir unos servicios y una atención de calidad. "Si mejoraran se reduciría el número de agresiones", sentencia.

Ciberencuesta: ¿Qué crees que influye más en el aumento de las agresiones en las profesiones "de contacto"? http://www.factorhuma.org/participa/ciberenquesta.php

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.