BeFree ofrece solución al hecho de que muchas compañías busquen profesionales con unos perfiles muy concretos para cubrir propuestas muy especializadas y que, a su vez, estos profesionales suelan encontrar dificultades a la hora de saber de esas demandas.

BeFree contrata a profesionales para proyectos de corta duración.

Compañías de los más diversos campos, como energía, banca, gran consumo, telecomunicaciones..., que buscan personal para desarrollar proyectos concretos con principio y fin; trabajadores autónomos con experiencia en determinadas tareas que no desean formar parte del engranaje laboral de una gran empresa, pero que quieren mantener el control de sus carreras trabajando en parcelas por las que se sientan seducidos. Esto es lo que llevó a Alejandro Mollano, Javier Velasco y Rafael Rivas a crear BeFree en 2002. "Nos dimos cuenta de que muchas compañías buscaban profesionales con unos perfiles muy concretos para cubrir propuestas muy especializadas y que, a su vez, estos profesionales solían encontrar dificultades a la hora de saber de esas demandas", explican.

Por eso bien puede decirse que BeFree es una suerte de punto de encuentro entre demandados y demandantes, un proyecto empresarial que, en gran parte, es fruto de la experiencia laboral de tres emprendedores que han estado al otro lado del escritorio. "Yo", dice Alejandro, "estuve trabajando bastante tiempo como freelance y me di cuenta de lo difícil que era encontrar proyectos en los que entrar, sobretodo al principio. Luego, cuando ya había firmado un contrato de un año con una consultoría, me siguieron llegando propuestas en respuesta a los currículos que había estado enviando".

La posibilidad de abrir un nicho de mercado estaba ahí y, después de madurarlo con Rafael y Javier, a quienes su experiencia laboral previa les había llevado a similar conclusión -"trabajando en Arthur Andersen también comprobé lo difícil que era encontrar perfiles adecuados para proyectos, por ejemplo, de seis meses", asegura-, decidieron crear una sociedad limitada con 3.006 euros. Los resultados no se hicieron esperar: "Al poco tiempo ya teníamos cuatro o cinco personas", con lo que BeFree se especializó en sistemas de gestión de empresas. "Tenemos un alto conocimiento sobre lo que podemos y no podemos hacer. Además, con mucha probabilidad, el representante de la compañía con que hablemos haya sido compañero o, al menos, nos conozca y sepa de lo que somos capaces", explican.

Después de haber recorrido el mundo embarcados en las más diversas tareas ("el que no ha estado en Israel o Australia recogiendo tomates o esquilando ovejas, ha sido chófer o camarero"); los tres socios han tenido una larga experiencia como trabajadores freelance, lo que ahora se antoja una ventaja, pues "conocemos los miedos y problemas que surgen, en el terreno legal, en todo lo relativo a contratos, retenciones....". Diagnosticado el problema, desarrollada la solución. "Ofrecemos un servicio de asesoría jurídica para resolver al autónomo, gratuitamente, cualquier inconveniente que pueda surgir. Queremos que ser autónomo sea una ventaja, no un problema. Quien prefiera mantener el control de sus carreras, a cambio de renunciar a una seguridad económica, puede hacerlo". Y lo hacen, de momento las veinte personas con las que trabajan regularmente en empresas de España, México, Marruecos, Dubai y Finlandia. "Aunque en Suramérica hay muy buenos profesionales y el idioma facilita el trato, la tecnología de gestión es cara. Esto hace que nuestra área de desarrollo natural sea Europa".

Poner en contacto a contratador y contratado requiere de una continua y fluida comunicación. "Siempre que podemos, tratamos de concertar encuentros cara a cara. Si no, está el teléfono móvil, sin el que sería muy difícil trabajar". Se puede ser autónomo del mercado, pero dependiente de la tecnología. Es el sino de los tiempos.


Objetivos

- BeFree quiere consolidarse en el campo de las nuevas tecnologías: especialistas en ensayos clínicos, pilotos... Y así establecer un nuevo modelo de contratación que cree empleo de calidad. Los tres socios quieren aprovechar la presencia de la empresa en Internet para desarrollarla en los mercados internacionales, sobre todo en Europa.

Perfil

- Javier Velasco, Alejandro Mollano, ambos con 40 años e ingenieros industriales, y Rafael Rivas, de 36 años y economista, trabajaron en distintas consultorías, en algunas de las cuales coincidieron, hasta que montaron BeeFree, la empresa en la que volver a "sentir la felicidad de ser libres, como cuando recogíamos tomates o esquilábamos ovejas", según dicen.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.