Los ERE presentados justifican el cese de una parte sustancial de la plantilla por “fuerza mayor”, pero los sindicatos aseguran que se trata de una situación puntual y piden al Ministerio que no acepte ningún ERE motivado por la huelga de transportistas.

La huelga de transportistas ha facilitado la excusa perfecta a las empresas para presentar expedientes de regulación de empleo (ERE), que ya afectan a más de 11.000 trabajadores en toda España.

Campofrío, Sharp, Seat, Ford, Incarlopsa, IAC Group y Saica conforman, de momento, la lista de empresas que han presentado ERE ante el Ministerio de Trabajo. A la lista se podrían sumar Puleva, Yamaha, Honda, Rober Bosh, Nissan y compañías de la industria de la cerámica, según las propias empresas y patronales.

El número podría seguir creciendo y algunas instituciones han encendido las alarmas ante la posibilidad de que este proceso se generalice. Uno de los datos más alarmantes es el de la Confederación de Empresarios de Aragón, que habla de que se podrían ver afectados 100.000 trabajadores.

Los ERE presentados justifican el cese de una parte sustancial de la plantilla por “fuerza mayor”, ya que alegan que la huelga de transporte ha paralizado la producción en las factorías. Este tipo de procedimiento permite suspender o extinguir las relaciones laborales entre una empresa y sus empleados garantizando los derechos de los trabajadores, previa autorización del Ministerio de Trabajo. En este caso, los expedientes presentados tienen caracter temporal.

El titular de Trabajo y Asuntos Sociales, Celestino Corbacho, ha declarado no tener constancia de dichos expedientes, pero ha asegurado que los “mirará con lupa” y que “no tomará en consideración esta excusa”.

Los sindicatos han rechazado también que las empresas recurran a este tipo de procedimiento. Comisones Obreras (CCOO) ha dicho que algunas empresas afectadas se están precipitando a la hora de abordar la parada de la actividad en el sector, que ha derivado en repercusiones importantes en la actividad laboral de las mismas.

En un comunicado, el sindicato Señaló que las empresas afectadas pueden utilizar otras vías, como iniciar actuaciones a través de la vía de la interposición de demandas por daños y perjuicios o la de recurrir a la Administración para solicitar ayudas que palien los daños ocasionados.

Desde Unión General de Trabajadores (UGT), el secretario de coordinación sectorial, Camil Ros, ha pedido al Ministerio que no acepte ningún ERE temporal motivado por la huelga de transportistas. Según Ros, no están justificados ya que se trata de una situación puntual y no de fuerza mayor y ha acusado a las empresas de "exagerar la situación".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.