En la actualidad, más del 50% de la formación de Correos tiene lugar en Internet. La mayor parte de estas clases enseña a manejar las nuevas tecnologías para facilitar la labor diaria de los carteros, pero también hay lecciones de negocios e idiomas.

¿Dispone de poco tiempo? ¿Vive en una localidad alejada de la sede de su empresa? Internet se presenta como una alternativa útil para las firmas que desean mejorar la formación de sus empleados. Más de la mitad de los trabajadores de la firma de envíos ya aprende desde la web.

Todas las profesiones necesitan de formación. Ésta puede concernir a los modos de trabajar de una determinada empresa, aspectos de protocolo, el modo de rellenar ciertos formularios, el manejo de nuevas tecnologías, la necesidad de dominar un determinado idioma o la teoría de una ciencia.

Más allá de la materia que aprender, el problema más frecuente se deriva de la escasez de tiempo del que dispone la mayor parte de los trabajadores de hoy en día y de la dificultad que supone reunir a grupos de personas en un mismo lugar, especialmente, para las entidades multirregionales o internacionales.

Es el caso de Correos. La compañía española cuenta con una plantilla de más de 66.000 personas, que distribuyen cartas y paquetes en todas las localidades de España. En total, Correos recorre a diario cerca de 340.000 kilómetros, equivalente a la vuelta al mundo nueve veces cada día.

La compañía inició hace unos años un programa de formación online o e-learning, a través de un acuerdo con Educaterra. Los resultados son palpables. En la actualidad, más del 50% de la formación de Correos tiene lugar en Internet.

Implantación

El número de e-alumnos web ha pasado de 2.321 en 2003, a 55.158 en 2007. Si, en 2003, los empleados que recibieron formación online representaron el 3,3% del total, en 2007, fueron el 51,5%, mientras que el 48,5% restante escogió otras modalidades formativas (a distancia, mixta, en el lugar de trabajo o presencial).

“Cuando comenzamos a impartir estos cursos online, hace más de tres años, la mayoría de los trabajadores continuó asistiendo a clases presenciales. Con el tiempo, esta proporción está dando la vuelta”, reconocen fuentes de Correos.

La mayor parte de estas clases tiene como objetivo enseñar a los carteros a manejar las nuevas tecnologías que les facilitan para su labor diaria, aunque también se imparten lecciones de cuestiones de negocios e idiomas.

Asimismo, este año, la firma ibérica ha puesto en marcha el denominado Programa de habilidades de liderazgo, dirigido a los cargos intermedios de la empresa, para reforzar las habilidades personales y de gestión, recibiéndose en torno a 3.500 solicitudes.

“Sabemos de carteros que se conectan a la Red desde su casa y desde cibercafés para formarse. Al final, el éxito de esta iniciativa radica en que la alta dirección de la empresa se ha involucrado y ha logrado involucrar al resto de empleados”, apunta Carolina Jeux Conde, directora general de Educaterra.

El plan de formación de Correos para 2008 contempla la realización de 354 cursos, en los cuales se prevé la participación de 115.000 alumnos, a quienes se impartirán casi tres millones de horas de formación (2,91 millones), un 23% más que el año pasado.

“La formación online es para Correos una herramienta estratégica, para atender las necesidades de formación de sus 67.000 empleados, superando las dificultades que conlleva la dispersión geográfica de sus más de 4.000 centros de trabajo en todo el país”, explican desde la firma postal.

Esta declaración de intenciones ha obtenido recientemente un reconocimiento, con el galardón World Mail Awards, los Oscar del campo postal, en la categoría de Gestión de Personas.

Algunas voces críticas tachan a los cursos online de exigir unos menores resultados. “Eso depende mucho de quién facilite los contenidos. En el caso de Educaterra, nosotros proporcionamos la plataforma tecnológica y contamos con pedagogos que transforman las enseñanzas de los expertos en un producto multimedia”, indica Jeux. “Somos una compañía que da servicio a otras empresas; no a particulares. Los clientes nos adelantan sus intenciones y nosotros les desarrollamos un producto a medida, siguiendo la imagen corporativa y con contenidos obtenidos por nosotros mismos o a través del cliente”, añade.

“Un proyecto de e-learning muy básico, con unos pocos contenidos de ofimática y una tutoría para las dudas, puede obtenerse desde 1.000 euros”, detalla la ejecutiva de Educaterra. “Mientras, un portal más complejo, que trate materias novedosas como, por ejemplo, la sensibilización hacia la diversidad, y que cuente con clases en tiempo real y simuladores de negocio, ascendería a varias decenas de miles de euros”, continúa.

Telecentros

Pero Educaterra no es la única apuesta en formación por Internet de Correos. El grupo también cuenta con una cadena de telecentros, dirigidos a los trabajadores de la compañía en localidades rurales. Así, por ejemplo, la compañía ibérica ha firmado recientemente un acuerdo con la Generalitat, por el que más de 1.000 carteros rurales podrán acceder a los planes de formación online de la empresa postal, como ya hacía el resto de plantilla de la entidad en Cataluña, integrada por 10.500 trabajadores.

Esta red de telecentros está formada por 615 puntos de acceso público a Internet, que ofrecen formación y materiales didácticos y divulgativos.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.