La entrada de empleo poco cualificado vuelve a reducir un 0,7% el sueldo medio, según datos de la OCDE. Aunque todo Occidente ha abrazado la moderación salarial, España constituye uno de los principales exponentes de esa tendencia.

El crecimiento económico beneficia a los trabajadores, aunque no siempre de la mejor manera. La fórmula ensayada en España se basa en un considerable aumento del empleo a cambio de que los salarios se deprecien en conjunto. Aunque todo Occidente ha abrazado la moderación salarial, España constituye uno de los principales exponentes de esa tendencia. El sueldo medio real cayó un 0,7% en 2006, según los últimos datos de la OCDE, que aglutina a las 30 economías más desarrolladas. Así, tras una década en la que los salarios españoles perdieron terreno, según los estudios de la OCDE, vuelven a caer, hasta los 18.369 euros brutos anuales.

Las cifras sitúan a nuestra economía como la segunda donde más descienden los salarios reales (es decir, descontada la inflación), tras Portugal. "Si la media cae porque nuevos trabajadores poco cualificados se incorporan con salarios bajos, no es necesariamente un problema, siempre que éstos progresen", razona Paul Swaim, economista de la división de análisis y políticas de empleo de la OCDE. "Sería un problema si los sueldos que ya están en el mercado se redujeran", añade Swaim, editor del informe sobre perspectivas de empleo divulgado esta semana.

Se trata de una disyuntiva compleja: mantener alto el nivel salarial aun a costa de que no entren más trabajadores, o rebajarlo tanto como para crear un mercado laboral paralelo, mucho más precario que el inicial. Esto es lo que ha ocurrido en España durante los últimos años de bonanza. La creación de empleo se ha centrado en los sectores menos cualificados (construcción y servicios) y en la población inmigrante, más dispuesta a aceptar retribuciones inferiores.

"Desde la crisis de los setenta, los sindicatos han ido perdiendo capacidad de negociación. La dispersión salarial [distancia entre los salarios más altos y los más bajos] se produce desde entonces", reflexiona Antón Costas, catedrático de Política Económica de la Universidad de Barcelona. Este experto explica que aunque los salarios más altos crezcan, esa subida no puede contrarrestar la ingente incorporación de trabajadores en la parte baja de la pirámide. En consecuencia, el sueldo medio cae. Costas cree imprescindible que intervenga la política, más allá del mercado, para homogeneizar retribuciones.

Los sindicatos, responsables de la negociación salarial en las empresas, defienden la ganancia de poder adquisitivo en los convenios colectivos, que cubren a siete millones de trabajadores. No siempre lo consiguen. El alza pactada el año pasado fue inferior a la inflación de diciembre, según los datos del Ministerio de Trabajo, al igual que ocurre en lo que va de 2008, con unos precios desbocados. "Es normal que haya caído el salario medio en 2006 porque el empleo se ha creado en los sectores productivos más bajos", concede Ignacio Fernández Toxo, secretario de acción sindical de Comisiones Obreras. Para mejorar la media, Toxo propone seguir elevando el salario mínimo y ligar más las retribuciones a los beneficios empresariales.

Su homólogo en UGT, Toni Ferrer, coincide en el diagnóstico, aunque recela de las lecturas de la OCDE: "Con los datos de 2007, el salario medio ha mejorado un 0,8%, según la medida que utiliza ese informe". Ferrer aporta la otra gran referencia estadística para los salarios en España, la encuesta de coste laboral. Con esa herramienta, que elabora el Instituto Nacional de Estadística a partir de las respuestas de empresas con más de 500 empleados, los salarios han crecido un espectacular 5,3% en el primer trimestre del año, porcentaje que se modera al descontar el 4,4% de inflación media registrada en ese periodo.

La OCDE obtiene sus datos dividiendo la masa salarial conjunta entre el número de trabajadores de España, teniendo en cuenta la jornada laboral. Aunque no es la más precisa, la ventaja de esta fórmula es que recoge las retribuciones de toda la economía, tanto las sujetas a convenio colectivo como las que no lo están, en grandes y pequeñas empresas.

Con ese parámetro, los 18.369 euros convierten a España en unos de los países con sueldos más bajos de la OCDE. Esa cifra está expresada en paridad de poder de compra, es decir, elimina el efecto de la brecha de precios entre países, por lo que es más representativa del poder adquisitivo.

Los expertos apuntan otros motivos de la caída. "En los últimos años se han introducido elementos retributivos nuevos, como la parte variable o los salarios en especie", explica Yolanda Gutiérrez, socia de consultoría de PriceWaterhouseCoopers. Esos elementos, que no recoge la estadística de la OCDE, representan ya entre un 20% y un 25% adicional al salario en el caso de la parte variable y otro 15% más por beneficios sociales, según Gutiérrez. En todo caso, la OCDE ofrece otro cálculo con esos conceptos que tampoco deja en buen lugar a España.

Tras el festín de estos años, el final de 2007 marca un cambio de tendencia en el empleo. Paradójicamente, la destrucción de puestos puede incidir positivamente en el salario medio, pues desaparecen principalmente los puestos peor remunerados mientras el resto permanece o incluso crece. "Hay carencia de empleo cualificado. Ése sí ha tenido alzas retributivas por encima de la inflación en los últimos años", argumenta Rafael Barrilero, socio experto en retribución de la consultora Mercer.

El vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, resumía la polémica con este ejemplo: "Si un padre gana 2.000 euros y su hijo está en paro, el salario medio en esa familia son 2.000 euros. Si el hijo empieza a trabajar y cobra 1.000 euros, el salario medio pierde una cuarta parte. Por tanto, una bajada en el sueldo medio es claramente compatible con un aumento en la renta general".


Tres métodos

- OCDE. El trabajador español ingresa de media 18.369 euros brutos anuales, según los cálculos de esta organización, lo que supone 1.312 euros al mes en 14 pagas. En 2006 perdieron un 0,7% real.- INE. La encuesta de coste laboral arroja una subida salarial del 3,7% a finales de 2006, lo que sitúa el sueldo bruto mensual en 1.743 euros.- Trabajo. La estadística de convenios colectivos fija en el 3,29% el aumento salarial medio en diciembre de 2006.


Alemania se incorpora al descenso

España no es una excepción en la caída del salario medio real. Al contrario de lo ocurrido en otros periodos, cuatro países más se han sumado al deterioro de los sueldos españoles. Encabeza la lista Portugal, un país que "ha tenido un crecimiento económico bastante débil", explica Paul Swaim, economista de la OCDE. Además, Portugal se ha visto directamente afectado por el desarrollo de Estados asiáticos, como China, que ahora compiten en el mismo segmento donde anteriormente proliferó el empleo en Portugal, según Swaim. Una de esas industrias es la textil.

Sorprende la presencia de Alemania en ese reducido grupo de países donde los trabajadores pierden poder adquisitivo. La locomotora europea consagró su recuperación económica en 2006 -año al que se refieren los datos de la OCDE- tras varios ejercicios de atonía. Swaim aporta una razón para ese deterioro de las retribuciones medias: "Con las reformas laborales que ha adoptado ese país, se han creado los llamados miniempleos, trabajos de menos horas, principalmente ocupados por mujeres, que están por debajo de los salarios mínimos".

Tampoco Holanda es un país habitual en los retrocesos sociales y laborales. En este caso, la tímida bajada, del 0,1%, dificulta las conclusiones. Más terreno que los holandeses pierden los italianos (un 0,2%), cuya economía creció un 1,8% en 2006.

Pese a esas nuevas incorporaciones, España es el único país reincidente. Sólo los sueldos españoles registraron números rojos en el periodo 2000-2005 (esta vez, un 0,4%), tras acumular otro retroceso de medio punto en los cinco años previos.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.