La mayor parte del colectivo afirma soportar sobrecarga de trabajo o realizar sus tareas con falta de tiempo, lo que afecta a su bienestar mental. Así se desprende del informe 2007 de la EPA sobre accidentes de trabajo y enfermedades profesionales.

Más de cinco millones de trabajadores se ven obligados a trabajar bajo presión o son víctimas de violencia o abusos. La mayor parte de este colectivo (el 82%, lo que equivale a casi cinco millones de personas) afirma soportar sobrecarga de trabajo o realizar sus tareas con falta de tiempo, lo que afecta a su bienestar mental. Así se desprende del informe sobre accidentes de trabajo y enfermedades profesionales obtenido de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al 2007 y que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Otro 11% de ese colectivo (esto es, unas 556.000 personas) afirma haber sufrido violencia en su puesto de trabajo a lo largo del último año. Finalmente, un 7,4% (unas 375.000 personas) declara haber padecido acoso o intimidación por parte de la empresa o de sus jefes. El porcentaje es mayor en el caso de las mujeres, tanto en lo que hace referencia a la violencia como a los abusos.

El INE aprovecha las respuestas que obtiene de la EPA que se realiza trimestralmente a cerca de 80.000 personas para analizar temas puntuales del mercado laboral. El último estudio relacionado con la accidentalidad y la salud en el trabajo data de 1996. El correspondiente al último ejercicio pone de manifiesto que el 5% de los trabajadores ha tenido algún tipo de accidente laboral a lo largo de los últimos doce meses. En esta materia son mayoritarios los hombres, que realizan trabajos de mayor riesgo.

También destaca que más de seis millones de trabajadores a lo largo del año han sufrido algún tipo de enfermedad. Sin embargo, es muy importante subrayar que más del 27% de los trabajadores que han caído enfermos dicen que sufren una enfermedad provocada o agravada por las condiciones de trabajo en las que se mueven. Más de un 5% dicen haber sufrido dos o más enfermedades en un año.

Las enfermedades más comunes son las relacionadas con el aparato respiratorio, como las gripes, que han afectado a más del 28% de ese colectivo. Otro paquete de enfermedades importante (hasta un 34%) son problemas musculares que afectan fundamentalmente a la espalda -un 17,2%, relacionado básicamente con personas que trabajan sentadas la mayor parte del día- y a piernas, caderas y pies -otro 17%, más relacionado con empleos de gran esfuerzo físico como los del metal o la construcción, en los que la mayor parte de la jornada laboral se desarrolla de pie-. Finalmente, otro 14% corresponde a enfermedades como dolores de cabeza y fatiga ocular, como consecuencia de muchas horas seguidas frente al ordenador.

Los datos indican que las dolencias cardiacas afectan más a las mujeres que a los hombres. Por el contrario los problemas derivados de la depresión, estrés o ansiedad afectan fundamentalmente a los hombres, aunque en conjunto no llegan al 1%.

Cerca de un 18% de la población ocupada ha sufrido algún tipo de enfermedad en el último año, lo que supone un elevado coste social, económico y laboral. La mayor parte de ellas han sido enfermedades comunes.

Respecto al absentismo laboral, hay que subrayar que casi un 36% (más de dos millones de trabajadores enfermos) ha estado de baja más de un mes. La otra cara de la moneda es que un 33% de los trabajadores que estuvieron enfermos no faltaron ni un día a su puesto de trabajo. Casi el 16% estuvo de baja de uno a tres meses y el 13,2% entre cuatro y trece días. Solo el 8% estuvo ausente del trabajo entre 3 y 6 meses. El 4% entre 6 y 9 meses, periodo que sólo sobrepasó un 5%.

Estos datos ponen de manifiesto según el Instituto de Empresa Familiar y otras patronales y asociaciones empresariales que el absentismo laboral es uno de los principales problemas de las empresas. Por ello han solicitado que sean las mutuas de trabajo las que den el alta y la baja, en las enfermedades profesionales y comunes.

El secretario de Estado de la Seguridad Social se ha defendido afirmando que puede haber casos puntuales como el hecho que estas bajas se registran fundamentalmente los lunes, pero en la mayor parte de los casos denunciados el tribunal médico ha dado la razón a los trabajadores.

Otro de los factores que eleva la siniestralidad y convierte España en uno de los países con más accidentes de trabajo del mundo es que se contabilizan los accidentes in itínere (en el desplazamiento al trabajo). Los sindicatos mantienen que falta control en los centros de trabajo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.