Las causas: prejuicios, envidia y conflictos personales. Un 40% de los encuestados ve la Administración 'chapada a la antigua '. El 90% se siente desmoralizado ante las nulas perspectivas de promoción, según un estudio de Hacienda.

Casi el 84% de los funcionarios de la Administración no se siente motivado ni animado en el desempeño de su trabajo y un 61% no encuentra un ambiente cómodo y que ayude a ejercer su profesión, según un estudio del colectivo de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

El informe, en el que han sido entrevistados 4.200 funcionarios técnicos de la Administración, pone de manifiesto que las dificultades para el ejercicio de su profesión se ven agravadas por un ambiente enrarecido y la falta de organización.

Los prejuicios, la envidia y los conflictos personales son, de acuerdo con el 44% de los encuestados, las causas principales de que el entorno laboral sea "individualista" y "competitivo", lo que se traduce en la ausencia de libertad para expresarse.

El 70% de los encuestados lamenta carecer de libertad de expresión para manifestar una opinión genuina y el 78,5% considera que la Administración no aprecia la iniciativa e independencia de sus trabajadores a la hora de tomar decisiones. Como consecuencia, el 38% asegura no sentirse respaldado por sus superiores.

Además, el estudio advierte de la falta de planificación y organización laboral, ya que el 70% de los encuestados estima que la carga de trabajo no es acorde con los medios de que dispone la Administración y que los objetivos no son realistas (78%).

Demasiada burocracia

Por otro lado, el estudio muestra que esta situación de descontento profesional se agrava por la presencia de un entorno de trabajo poco amistoso, así como por la falta de reconocimiento personal y una retribución por debajo de las expectativas trazadas.

En este sentido, casi un 40% de los encuestados ve la Administración "chapada a la antigua" y anclada en "trámites burocráticos" que entorpecen el trabajo y el diálogo. El 65,2% de los funcionarios cree que las diferencias de opinión son resueltas adoptando un posición de autoridad o esquivando el problema.

Este descontento generalizado se ve agudizado para nueve de cada diez funcionarios por un sistema retributivo "poco proporcional" y "ajustado", falta de reconocimiento económico que hace que el 90% de los encuestados se sienta desmoralizado ante las nulas perspectivas de promoción.

Ante esta situación, Gestha propone habilitar a más de 8.000 técnicos financieros para desarrollar las liquidaciones e inspecciones, para funciones aduaneras, de recaudación tributaria y de control de las subvenciones con el fin de lograr una significativa reducción del fraude.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.